Verdades del Impuesto de Sucesiones

Es injusto pues fomenta la desigualdad entre españoles, vulnerando principios constitucionales y de la Unión europea.

Es discriminatorio, cebándose unicamente con la clase trabajadora, los “ricos” tienen los instrumentos fiscales y medios proporcionados por el propio gobierno para evadirlo o reducirlo al máximo.

Es inútil, al no cumplir por tanto el fin para el que fue creado “la teórica redistribución de la riqueza”.

Es marginal, ya que tan solo supone una media del 1.3 % de los recursos no financieros que manejan las regiones.

Es confiscatorio, expoliándote a la fuerza lo que legítimamente por derecho te pertenece.

Es abusivo, tributando una vez más por lo ya tributado gravado y pagado varias veces a lo largo de una vida de esfuerzo. - Es cruel, riéndose de la voluntad de tus difuntos que lucharon por darte una vida mejor.

Es desproporcionado, frente al resto de tributos aprovechándose de la fuerte carga emocional que comportan los bienes sobre los que recae.

Es corrupto, en su base de calculo inflando los coeficientes para asegurar la “mordida”.

Es desalmado, pues no tiene en cuenta la situación real del heredero, exigiendo un pago por adelantado para liberar unos bienes legítimamente suyos.

Es despiadado, al no aceptar la renuncia posterior, la dacción en pago, o la fragmentación de la herencia.

Es contrario a la familia, al ser la unidad familiar en su conjunto quien asume y sufre los sacrificios para crear el legado que después le es despiadadamente arrebatado.

Es inhumano, sumiendo a la familia en la mas absoluta indefensión y ruina ante el desproporcionado abuso de poder de la administración publica cuyo deber debería ser defender el bien común y procurar en todo momento la felicidad de los administrados.

Es indigno, privándote de tu pasado, robándote el presente e hipotecando el futuro de tu familia. - Es un ataque directo al ahorro, y por tanto a la inversión lo que se traduce en perdida de empleo y riqueza.

Es devastador fomentando la fuga de empresas y capitales empobreciendo con ello a nuestra tierra, estando ya Andalucía en el umbral del 35,4% de pobreza, trece puntos por encima de la media nacional.

Es anti social, Con la desinversión crece igualmente el paro, estando Andalucía cercana al 30%, el mayor de España.

Es despótico provocando la renuncias de las familias al no poder disponer del bien ni acceder al crédito para liquidar el impuesto. Desde 2007 año del comienzo de la crisis, Según datos del colegio oficial del notariado el número de renuncias aumento en un 420%, cerrando el 2016 en el 13,1% más de 20 diarias.

 Es un bandolerismo institucional, robando al pobre para dárselo al rico, embargando a la clase trabajadora unos bienes que son malvendidos a quienes realmente tienen capital sobrado para su compra.

Es usurero, pues una vez subastados tus bienes por un valor muy inferior al reclamado sigues debiendo el diferencial a la Junta quien ademas aplica sanciones económicas e intereses desproporcionados.

Es inmoral, un tributo denostado y marcado como injusto en su aplicación por el defensor del pueblo Andaluz y Nacional, el tribunal constitucional, tribunal Supremo e incluso el mismo tribunal Europeo.

Es un desacato de la clase política a los preceptos de nuestra constitución, creada para y por la defensa igualdad y bienestar de todos los españoles.

Es un engaño continuo al pueblo por parte de egolatras políticos egoístas que traicionan con total descaro e impunidad sus programas electorales en beneficio propio.

Es un abuso canalla del poder, la Señora Susana Diaz y sus socios de gobierno desde su prepotencia política consienten todo lo anterior dando la espalda al pueblo a quien dicen representar, dilapidan fondos públicos tratando de ocultar la sangrante realidad, mientras amparan y promueven este incuestionable drama social, haciendo caso omiso del clamor popular y llamamientos de todos los sectores y colectivos de nuestra tierra para acabar con tanta injusticia y sufrimiento estéril.

Finalmente todo el sudor, trabajo, esfuerzo y esperanzas de quienes tan solo querían legarnos un futuro mejor sirve unicamente para pagar la mala gestión, corruptelas, despropósitos, pesebrismo y perpetuación de un régimen clientelar, una misera dedocracia señalada por la Unión Europea como la mas corrupta del país, que ostenta la vergüenza añadida de batir todos los indicadores de pobreza, paro e ignorancia.