¿Qué es el Impuesto de Sucesiones?

Es un tributo mediante el cual se grava, es decir: "se castiga", los bienes que uno recibe de forma no onerosa, o en otras palabras: "gratuita".
Si compro un piso pago el impuesto de Transmisiones patrimoniales, si me regalan un piso en vida o si lo heredo tras la muerte de un familiar hay que pagar el impuesto de sucesiones y donaciones.

¿Cuál es la justificación política para convencer a la sociedad de la necesidad de este impuesto?

La misma que para todos los tributos: "la financiación de la sanidad, la educación y las políticas sociales". Parece una broma de mal gusto que en la época de mayores recortes sanitarios, educativos y sociales, se pueda exigir un impuesto por recibir un regalo.

¿Cuál es la justificación tributaria de este impuesto?

Ninguna. Sólo el afán recaudatorio. No hay argumentos que puedan explicarlo de otro modo, en el momento que se debe pagar un precio por un bien que te están regalando.

¿Quién debe pagarlo?

Todo aquél que recibe de forma gratuita un bien, en función de variables como el parentesco, se su patrimonio previo, del valor que desde la administración se conceda el bien.

El valor se calcula con una complicada fórmula donde se ponen en relación el valor catastral y unos valores fijos que se establecen para cada município desde la administración autonómica. En este caso, desde la Junta de Andalucía.

El problema aparece cuando el valor catastral está fijado desde antes de la crisis y tenemos viviendas sobre valoradas... Por lo que la persona supera fácilmente los 250 000 euros a partir de los cuales, debe abonar el impuesto.