Impuesto de Sucesiones

Modernos profanadores de tumbas

Es incomprensible que los tribunales españoles no hayan condenado todavía un impuesto como el de Sucesiones y Donaciones, que es claramente anticonstitucional y abusivo. La vigencia por tanto tiempo de ese "impuesto a los muertos" es la más clara evidencia de que la democracia española ha sido tan deteriorada y degradada por la clase política que la ha alejado del bien común y convertido en un vertedero sin ética. 

Si siempre necesitan dinero porque son incapaces de ser austeros y de reducir el tamaño del Estado, pueden conseguirlo de otro modo, sin arruinar familias, sin burlar la voluntad de los fallecidos, sin tener que violar la Constitución y practicar la doble o la triple imposición. 

La peor ofensa a los muertos es la que realizan los insaciables y codiciosos políticos actuales cuando impiden con sus impuestos que los que fallecen cumplan su voluntad de transmitir a sus herederos los bienes que han acumulado en vida, gracias a su trabajo, esfuerzo y ahorro. 

Es difícil imaginar algo mas bajo que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, un tributo que, además de ser injusto, confiscatorio, inconstitucional y abusivo, doblega la voluntad de los muertos, los saquea impunemente y genera en sus herederos impotencia ante el saqueo, ruina, dolor e indignación. 

Más información en: http://www.votoenblanco.com/Modernos-profanadores-de-tumbas_a6760.html

Razones para la eliminación del impuesto de sucesiones

En la transmisión hay cambio de valor (ya sean rentas o plusvalías o minusvalías) y cambio de titularidad.

En la sucesión hay cambio de titularidad, pero no hay cambio de valorde losbienes y derechos heredados o legados). Y no la hay porque el cambio de valor no se produce en el mercado, sino en la familia. Es autoconsumo pospuesto o post mortem.

La transmisión genera un hecho imponible que es cuantificable y que por tanto se muta en base imponible, en tanto que se realiza en el seno del mercado.

En la sucesión el hecho imponible solo es cuantificable en basey conforme a la ficción de lametodología de cálculo del impuesto, que se sustrae del mercado, que se realiza fuera del mercado. Ni que decir tiene, que solo las operaciones que se realizan en el mercado, en el tráfico mercantil son cuantificables y por tanto tributables.

Los bienes y derechos que se sustraen del mercado, que se desafectan del mercado para el consumo familiar, ya tributaron cuando se desafectaron y el hecho de que su consumo sea retardado o post mortem no justifica su tributación en cuanto se duplica su imposición.

Es más lo que se produce y se distribuye en el seno de la familia y no por y para el mercado no es susceptible de imposición por dicho hecho en sí mismo y que fundamenta y razona la inexistencia de hecho imponible.

Más información en: http://franciscoanayaberrocal.blogspot.com.es/