Modernos profanadores de tumbas

Es incomprensible que los tribunales españoles no hayan condenado todavía un impuesto como el de Sucesiones y Donaciones, que es claramente anticonstitucional y abusivo. La vigencia por tanto tiempo de ese "impuesto a los muertos" es la más clara evidencia de que la democracia española ha sido tan deteriorada y degradada por la clase política que la ha alejado del bien común y convertido en un vertedero sin ética. 

Si siempre necesitan dinero porque son incapaces de ser austeros y de reducir el tamaño del Estado, pueden conseguirlo de otro modo, sin arruinar familias, sin burlar la voluntad de los fallecidos, sin tener que violar la Constitución y practicar la doble o la triple imposición. 

La peor ofensa a los muertos es la que realizan los insaciables y codiciosos políticos actuales cuando impiden con sus impuestos que los que fallecen cumplan su voluntad de transmitir a sus herederos los bienes que han acumulado en vida, gracias a su trabajo, esfuerzo y ahorro. 

Es difícil imaginar algo mas bajo que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, un tributo que, además de ser injusto, confiscatorio, inconstitucional y abusivo, doblega la voluntad de los muertos, los saquea impunemente y genera en sus herederos impotencia ante el saqueo, ruina, dolor e indignación. 

Más información en: http://www.votoenblanco.com/Modernos-profanadores-de-tumbas_a6760.html