LAS 13 MENTIRAS MÁS RECURRENTES SOBRE EL IMPUESTOS DE SUCESIONES Y DONACIONES, PONGAMOS BLANCO SOBRE NEGRO.

Primera Mentira “Este impuesto esta presente en toda Europa”.

Completamente falso, el impuesto esta siendo progresivamente eliminado,  no existiendo en mas de la mitad de los países de la Unión Europea...

Segunda Mentira: “es un impuesto defendido por  expertos economistas”.

La administración de turno tendrá siempre voceros a sueldo que repitan sus dogmas para poder emplearlos como argumentos. La realidad es que este tributo esta descalificado por por los principales economistas de renombre internacional como “Daniel Lacalle”, “Carlos Rodrígues Braun” o “Domingo Soriano” entre otros  que lo consideran un ataque  innecesario y directo al ahorro de las familias, generando desinversión,  paro y miseria allí...

Tercera Mentira: “forma parte de un correcto sistema fiscal ”.

De la real voracidad injusta y  desproporcionada de la administración da cuenta la “Declaracion de Granada 2018”,  Entre los 35 firmantes de este demoledor documento están Álvaro Rodríguez Bereijo, expresidente del Tribunal Constitucional, y los catedráticos José María Martín Delgado, Juan Martín Queralt, José Manuel Tejerizo, Fernando Pérez-Royo o Matías Cortés, autor, hace 50 años, del primer manual de Derecho Tributario español; la declaración expone claramente entre sus conclusiones….

Cuarta Mentira: “es un impuesto justo en su aplicación”.

Este tributo es sin lugar a dudas la aplicación más injusta y canalla del poder pues como vimos en un punto anterior  solo recae sobre la clase trabajadora, un impuesto que además no tiene en cuenta la capacidad económica real del heredero para hacerle frente, que o bien renuncia previamente a lo que por derecho le pertenece, o caso de aceptar de buena fe la herencia y no poder pagar el impuesto (entiéndase recomprar  su herencia) se enfrentara a un panorama desolador...

Quinta Mentira: “es un impuesto progresivo que redistribuye la riqueza”.

Este demagógico argumento es completamente falso, porque lo dicen las estadísticas y porque el mismo gobierno  facilita  que las personas con sobrados recursos económicos y asesorados por gabinetes de especialistas puedan crear sociedades instrumentales y adquirir productos financieros que eludan el impuesto, recursos que no están al alcance de las familias trabajadoras, que son las que realmente sufren el expolio que este tributo conlleva...

Sexta Mentira: “ este impuesto solo afecta a un porcentaje reducido”.

Esta justificación es igualmente falsa, las cifras oficiales hacen referencia únicamente a las personas que pasan por “caja”, una gran parte de ellas endeudándose para pagar nuevamente por lo ya pagado y tributado...

Séptima Mentira: “Las renuncias lo son por deudas acumuladas del difunto”.

Esta descarada mentira enlaza directamente con la anterior, Por norma, las personas fallecen a edad avanzada, justo en el momento de la vida en el que ya cuentan con un patrimonio consolidado y libre de cargas...

Octava Mentira: “En una familia con varios …. hijos, estos no pagaría nada”.

La administración de turno nos presenta un teórico ejemplo perfectamente maquillado  en el que nunca  hablan de los valores del capital preexistente, es decir, el capital financiero e inmobiliario que el heredero ya pudiera tener previamente y que sera tenido en cuenta para aplicar nuevos factores multiplicadores destinados a engordar  y asegurar el tributo...

Novena Mentira: “Se tributa por el valor real de los bienes inmobiliarios heredados”.

Es la más descarada de las mentiras difundidas y que aun mantienen los voceros del poder pese a las sentencias en contra del Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo que cuestionan el método de calculo utilizado en las valoraciones. La Administración Autonómica cuantifica los bienes inmuebles mediante una fórmula resultante de aplicar al valor catastral (que pone cada ayuntamiento) un coeficiente multiplicador específico para cada localidad (que pone la administración autonómica), añadiendo además para asegurar la mordida  un 3% adicional del mal llamado ajuar, pues da igual que se trate de una vivienda vacía, local o campo...

Décima Mentira: “Sin este impuesto peligra la sanidad y educación”.

Es una de las demagógicas mentiras preferidas mas obvias y repetidas de los políticos y sus perroflautas a sueldo,  una vieja y rancia variante  de aquel  “con esto pagamos las pensiones”, un trasnochado y caduco recurso al miedo, propio sólo de quienes no tienen otro argumento que esgrimir...

Décimo primera Mentira: “El gobierno de la nación es quien debe de dar solución”.

El impuesto de sucesiones y donaciones, pese a estar siendo eliminado en toda Europa, fue revisado e implantado en España en 1987 por el gobierno socialista de Felipe González, transfiriéndose con el de Zapatero su gestión a las autonomías dentro del marco de financiación autonómica...

Décimo segunda Mentira: “Con los cambios introducidos a niveles autonómicos se elimino el impuesto e hizo justicia”.ES LA MAS SANGRANTE Y FALSA DE TODAS LAS MENTIRAS.

Décimo tercera Mentira “Todo este movimiento social contra el tributo son maniobras partidistas”.

Cuando todas las demás mentiras fallan y los falsos argumentos caen por su propio peso,  el descrédito y victimismo son las ultimas argucias del poder y sus voceros perro-flautas  a sueldo, una pirueta final  tratando de cuestionar  la integridad  de un movimiento social sin colores ni afiliación alguna,  nacido únicamente del conocimiento de la realidad...

 

Juan Carlos Valverde.
STOP Impuesto Sucesiones.
Federación Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones “FENCIS”