Una familia andaluza se queda en la ruina por cobrar la herencia de sus padre

Los padres de Alejandro emigraron a Alemania en los años 60. Estuvieron 20 años trabajando allí y a su regreso a Arcos de la Frontera (Cádiz) montaron un hostal para ganarse la vida.

Al fallecer el padre de familia Alejandro recibió su parte de la herencia, ya que sus padres se habían casado en régimen de bienes gananciales. Ahora la Junta de Andalucía le reclama 280.000 euros de impuestos de sucesiones, cantidad que cuando fallezca su madre será el doble.