Un 15% de los malagueños que pudieron heredar el año pasado rechazaron los bienes, sumando un total de 1.610 casos, cinco veces más que al inicio de la crisis

Heredar puede aliviar la situación económica de muchas familias, pero también puede convertirse en un regalo envenenado. Así lo está siendo desde que estalló la crisis, como lo demuestra el hecho de que cada vez son más las personas que rechazan ese legado. En el caso de la provincia de Málaga, de las 10.466 herencias que se tramitaron el año pasado, 1.610 acabaron en renuncia (15,4%), una cifra que no ha hecho más que crecer en los últimos tiempos y que supone quintuplicar las 358 contabilizadas en 2009, según las estadísticas que maneja el Colegio Notarial de Andalucía. A nivel regional, en este mismo periodo se han cuadruplicado (7.152 frente a 1.856), mientras que en el cómputo estatal se han triplicado (38.791 frente a 14.603). En términos generales, una de cada diez herencias acaba siendo rechazada en España, cuando antes de la crisis apenas representaban un 3%. Sin embargo, en Andalucía sube hasta el 14,4% y en Málaga, hasta el 15,4%.

Más información en: Diariosur.es