psoe

Las CCAA con más presión fiscal sobre la renta: todas en manos del PSOE

Uno de los indicadores más recurrentes a la hora de responder a estas preguntas es el que mide la presión fiscal, habitualmente definida como comparativa entre recaudación tributaria y PIB. No obstante, otra aproximación pasa por explorar el peso de la recaudación sobre las rentas percibidas en cada territorio. En clave nacional, los impuestos se llevan el 38,7% de la renta, pero hay grandes diferencias entre unas y otras regiones.

Así, en el extremo superior de la tabla aparecen Baleares (40,48% de la renta), Asturias (40,34%), Extremadura (40,24%), Andalucía (40,03%), Aragón (39,94%) y Castilla-La Mancha (39,68%). El denominador común de estos territorios es que, en clave política, todas las autonomías con mayor presión tributaria sobre la renta regional están gobernadas por el PSOE, apoyado en ocasiones por Podemos o incluso por Cs en el caso andaluz.

La presión tributaria media sobre la renta de los españoles está ubicada en el 38,7%, de modo que también encontramos niveles superiores al promedio nacional en Murcia (39,1% de la renta), Castilla y León (39,1%), Cantabria (39%) y Comunidad Valenciana (38,8%). Cataluña se queda algunas décimas por debajo de la media, pero la fiscalidad total cobrada en dicha región llega al 38,4% de la renta de sus residentes.

Más reducido es el peso de los impuestos en otras regiones como Galicia (37,7%), País Vasco (37,5%) y La Rioja (37,4% del PIB). Pero los niveles más reducidos se dan en Canarias (35,5%), Navarra (35,5%), la Comunidad de Madrid (35,1%), Ceuta (33,7%) y Melilla (32,2%).

¿Qué ocurre si comparamos los resultados de las comunidades gobernadas por el PP con los datos de las regiones gobernadas por el PSOE? En solitario o vía pactos, el partido azul está presente en el Ejecutivo de Melilla, Ceuta, Madrid, Canarias, La Rioja, Galicia, Castilla y León y Murcia. Por su parte, el partido rojo toca poder en los Ejecutivos regionales de Valencia, Cantabria, Castilla-La Mancha, Aragón, Andalucía, Extremadura, Asturias y Baleares. Pues bien, la presión fiscal media en las autonomías en manos del PP es del 36,2% del PIB, mientras que en aquellos territorios en que el PSOE tiene responsabilidades de gobierno, este indicador llega al 39,8% del PIB.

Más información en: http://m.libertaddigital.com/economia/2017/07/29/las-ccaa-con-mas-presion-fiscal-sobre-la-renta-todas-en-manos-del-psoe-1276603365/

Las comunidades con más impuestos son las gobernadas por el PSOE

Corría el año 2003 cuando el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo aquello de que «bajar impuestos es de izquierdas». Varios años después -burbujas, crisis, recortes y medidas de ajustes-, los tributos que establecen sus compañeros de partido en las comunidades donde gobiernan ponen en entredicho su afirmación. Extremadura, Andalucía, Aragón, Baleares... todas estas regiones tienen dos cosas en común: están gobernadas por el PSOE y sus ciudadanos son los que mayor carga fiscal soportan. En el caso de Baleares, su presión fiscal a través del IRPF es más alta para rentas bajas y medias.

Así se desprende de los datos del estudio Panorama de la Fiscalidad Autonómica 2017 del Consejo General de Economistas, que compara cuánto tendría que pagar un contribuyente tipo en concepto de IRPF, Impuesto de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones en todas las regiones, excepto las de régimen foral. La conclusión es clara: el Partido Socialista es la formación que más castiga a sus contribuyentes. Los extremeños, los aragoneses, los andaluces o los asturianos tienen que pagar más cuando ajustan sus cuentas con el fisco que los castellano-leoneses o los gallegos; estos últimos viven en regiones con gobiernos del PP, al igual que Madrid, que es la autonomía en la que menos volumen alcanzan los tributos.

Respecto al IRPF, una persona soltera y sin hijos, con edad inferior a 65 años, sin discapacidad ni ninguna otra circunstancia personal que pudiera tener derecho a una deducción estatal o autonómica y con una renta bruta anual de 16.000 euros, tendría que pagar 1.611 euros en Cataluña; 1.510, en Extremadura o 1.492 en las Islas Baleares, frente a los 1.439 euros de La Rioja, los 1.437 euros de Galicia o los 1.434 euros de Madrid.

Si su renta es de 30.000 euros anuales, la diferencia entre la tributación más alta (Cataluña, 5.102) y la más baja (Madrid, 4.829) asciende a 273 euros. Ese margen se eleva a 1.025 euros cuando la renta es de 70.000 euros, aunque en este caso la región que más ingresaría sería Extremadura (20.000 euros).

El Ejecutivo presidido por Ximo Puig es el que más grava a los que más declaran, por eso es también el que obtiene más ingresos por IRPF de las rentas a partir de los 110.000 euros. Al igual que sucede con el IRPF, los socialistas lideran la recaudación procedente de los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones.

Más información en: http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2017/05/29/59247ef2268e3e87268b45b6.html