Ciudadanos

El Partido Popular de Casado: aciertos, contradicciones y dudas

El Partido Popular ha presentado en el Senado una proposición de ley para suprimir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en todo el territorio nacional, dando así un paso adelante de gran importancia, ya que hasta ahora sólo proponía la bonificación al 99 por ciento en las autonomías donde gobernaba.

Pero ese paso, positivo y prometedor, despierta dudas y pone de manifiesto las falsedades y contradicciones del PP, que mientras defiende en el Senado que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones desaparezca, lo mantiene y aplica con crueldad inaudita en Castilla y León y Galicia, donde gobierna, y plantea en Andalucía una reforma tímida y decepcionante que sólo libera del brutal tributo a hijos y nietos, manteniéndolo para hermanos, sobrinos y restantes grupo de herederos.

Es como si tomaran por tontos a los españoles y quisieran engañarlos con promesas falsas que ya tuvieron protagonismo en el pasado, cuando Rajoy prometió bajar los impuestos y los subió y cuando decía que acabaría con el rastro del Zapaterismo y a cambio lo condecoró y dejó intactas sus principales leyes, sobre todo la indecente y nociva ley de la Memoria Histórica.

El PP defiende la acertada tesis de que es necesario suprimir totalmente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, en busca de "un sistema tributario justo, inspirado en los principios de igualdad y progresividad, que en ningún caso, tendrá carácter confiscatorio", tal como se establece en la Constitución. 

Pero pocas personas ya se fían de las promesas del PP. Desde la Asociación Stop Impuesto Sucesiones Andalucía, cuya lucha contra ese cruel e injusto impuesto ha sido decisiva para la sustitución del anterior gobierno socialista de la Junta, se saluda esa decisión por lo que significa de corrección de errores importantes del pasado y de avance hacia una sociedad más justa y democrática, pero, al mismo tiempo, recuerda al Partido Popular que sigue manteniendo vigente ese impuesto en Galicia y Castilla y León, donde gobierna, y que, si quiere ser consecuente con su propuesta en el Senado, debe bonificar también en Madrid y Andalucía, comunidades presididas por el PP, ese impuesto en todas las herencias, no sólo cuando los herederos son hijos o nietos, como en la actualidad. 

Es lógico también, después del paso dado en el Senado, que el PP, en las autonomías donde gobierna, solucione el drama de las personas y familias víctimas de un impuesto injusto, anticonstitucional y de una crueldad insólita, que cuya aplicación sin piedad y alevosa ha sembrado el dolor y la ruina en miles de víctimas, destrozado familias y cerrado empresas, desplegando una política de tierra quemada con embargos, multas, intereses abusivos, tasaciones que duplican y triplican los precios de mercado y una subastas de bienes embargados que otorgan las herencias a subasteros profesionales, muchos de ellos conectados al poder. Las miles de víctimas estafadas por los gobiernos que les arrebataron sus herencias y que les destrozaron sus vidas con tasaciones brutales, embargos, multas y subastas, que hoy se arrastran por la vida con sus sueldos secuestrados y sus familias hundidas, merecen el apoyo de los gobiernos autonómicos donde gobierna el PP. 

Del PSOE ni siquier merece la pena hablar porque ese partido sigue empeñado en aplicar el impuesto con toda crueldad, bajo el falso argumento de que sólo lo pagan los ricos, una mentira supina y fácilmente comprobable en las estadísticas y notarías, donde queda demostrado que los ricos, con sus trucos fiscales de ingeniería, eluden un impuesto que sólo arruina y maltrata a trabajadores, autónomos y profesionales de las clases medias. 

El PP debe entender que los tiempos en los que se engañaba fácil e impunemente a los españoles han concluido y que ahora los electores han aprendido a vengarse de los que le maltratan y engañan, de los hipócritas y mentirosos. Ahí están para demostrarlo las grandes perdidas de votantes que han padecido los dos grandes partidos españoles, el PSOE y el PP, maestros en engaños y falsedades. Proclamar la supresión del Impuesto en el Senado, donde el PP tiene mayoría, sabiendo que ese propuesta no prosperará porque la tumbará el Congreso tiene un mérito relativo, pero lo que clama al cielo y desborda falsedad e hipocresía es proclamar la supresión de un impuesto claramente injusto que el mismo PP mantiene vivo y sangrante en Galicia y Castilla y León, donde podría bonificarlo al 99 por ciento, lo que equivale casi a suprimirlo, y aplica en Andalucía y Madrid una bonificación parcial y tímida, que sólo afecta a herederos hijos y nietos, pero que exprime y esquilma con cantidades obscenas a los herederos que son hermanos, sobrinos, primos y otros parientes. 

El PP, si quiere recuperar votos perdidos y si pretende evitar que VOX se haga con la mayoría absoluta hacia la que avanza, empujado y sostenido por millones de ciudadanos decepcionados y cansados de ser maltratados, debe aprender a regenerarse, a decir la verdad y a cumplir sus promesas. 

Francisco Rubiales 

Más información: https://www.votoenblanco.com/El-Partido-Popular-de-Casado-aciertos-contradicciones-y-dudas_a7427.html

¡Llego el momento de la verdad!. Partido Popular y Ciudadanos

Partido Popular y Ciudadanos, déjense de palabras grandilocuentes y adopten de una vez por todas la solución real que les exige la sociedad para acabar de una vez y para siempre con el drama que viven miles de afectados por el impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Ciudadanos rechaza ahora bonificar al 99% el impuesto de sucesiones en Andalucía

El portavoz de Cs en Andalucía y presidente del grupo parlamentario,Juan Marín, ha asegurado que ve «margen» para una «bajada muy importante» sobre el impuesto de sucesiones y donaciones tras una conversación mantenida el pasado lunes con la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, con quien se reunirá en la segunda quincena de este mes para abordar este asunto, sin que hasta el momento se haya cerrado ningún tipo de acuerdo pero sí hay «sensibilidad» de la Junta con esta cuestión.

En una entrevista concedida a Europa Press, Marín ha precisado que la consejera de Hacienda le indicó el pasado lunes que los datos de recaudación de liquidación de 2015 del Gobierno de España son «favorables», siendo «positivo» el incremento de ingresos que Andalucía recibirá en relación a esta liquidación para la negociación delPresupuesto de la Junta para 2018.

También es «positivo», según ha señalado el dirigente de Cs, que el techo de gasto se haya subido una décima «lo que supone, aunque no lo parezca, muchos millones de cara a los Presupuestos». «Eso, junto con el aumento de la recaudación del IRPF porque hay más contratos y del IVA porque sigue creciendo el consumo, creo va a dar un margen suficiente para llegar a un acuerdo en materia de sucesiones», ha añadido Marín.

Ha precisado que en la reunión que mantendrá en la segunda quincena de agosto con Montero y en la que puede que también participe el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, la Junta le expondrá de manera más técnica «cuáles son sus previsiones económicas de cara a los Presupuestos de 2018 y a la reforma del impuesto de sucesiones y donaciones reclamada por Cs».

Así, se ha mostrado convencido de que se podrá llegar a un acuerdo para ver culminadas algunas de las propuestas que su formación ha planteado, entre ellas, el aumento del mínimo exento «que haga que la inmensa mayoría de los andaluces ya no tengan que preocuparse por el impuesto de sucesiones».

«Ahí recojo el guante de la presidenta de la Junta, quien dijo en el Pleno del Parlamento que en Andalucía sólo pagarían este impuesto los millonarios», ha afirmado Marín, para quien ése es «un buen indicativo de por donde pueden ir las negociaciones». A su juicio, si ello se consiguiera sería «un logro muy importante» que supondría «pasar página en el impuesto de sucesiones».

En este contexto, se ha mostrado convencido de que el Gobierno andaluzes hoy «sensible» a que esta reforma se tiene que producir. «Pero no me atrevo a decir hasta qué punto porque eso estará en el marco de las conversaciones que estamos manteniendo y no hay acuerdo hasta el momento», ha afirmado Marín, quien ha destacado que «si mañana Susana Díaz me dice que eleva el mínimo exento a un millón de euros yo se lo compro».

Junto a ello, Marín ha defendido que la bonificación del 99 por ciento que reclama el PP-A no sería justa porque «estaríamos bonificando al que hereda tres, cinco o 20 millones, cuando quienes heredan esa cantidad es justo que paguen por ello». No obstante, ha indicado que lo que sí habría que corregir son los coeficientes correctores que aplica la Junta.

Y es que, según ha explicado, la administración andaluza sigue aplicandocoeficientes del año 2007, «de cuando la crisis no había llegado, y hoy no se vende un piso por la cantidad que en esa fecha». Por ello, Cs también ha remitido a la Junta una propuesta en este sentido, al objeto de se haga una modificación para que a la hora de liquidar el impuesto se haga «a precio actual de mercado».

Marín ha querido dejar claro al PP-A que su formación no pretende lograr «una rebajita» de este impuesto sino «una gran reforma» del impuesto para «acabar de una vez por todas con una injusticia social y no para que un partido consiga rédito electoral», acusando a los 'populares' de estar «engañando a mucha gente» en relación a este gravamen.

Así, según ha explicado, el PP-A está prometiendo cosas que no son posibles como «el carácter retroactivo» o que su propuesta vaya a afectar a los grados tres y cuatro de parentesco a la hora de heredar. Y todo ello, como consecuencia del «interés electoral» que mueve a este partido «que ha tenido la oportunidad de acabar con este impuesto porque a nivel nacional tiene mayoría absoluta».

Asimismo, ha destacado que solo Madrid tiene una bonificación del 99 por ciento de este impuesto pero no otras comunidades gobernadas por el PP como Galicia, con mayoría absoluta. De hecho, según ha apuntado, en esta región el mínimo exento se sitúa en 400.000 euros por heredero, «poco más que en Andalucía», fijado en 250.000 euros, tras ampliarse la cifra fruto de un acuerdo entre PSOE-A y Cs.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-ciudadanos-rechaza-ahora-bonificar-99-por-ciento-impuesto-sucesiones-andalucia-201708031416_noticia.html

La amenaza de perder su estabilidad política forzará al Gobierno andaluz a negociar otra rebaja

El impuesto de sucesiones y donaciones vive una agónica cuenta atrás. La presión ejercida por el nutrido ejército de descontentos ha terminado incubando un clima eléctrico en la opinión pública, donde ha calado la idea de que pagar un tributo por recibir herencias de familiares es «injusto», castiga a las esquilmadas clases medias y «discrimina» a los andaluces respecto a los ciudadanos de otras regiones que abonan una cuota simbólica.

Despejada la premisa mayor —los principales actores políticos en Andalucía han asumido que deben rebajarlo sí o sí—, resta saber cómo y cuándo lo van a liquidar. Añádanle el quién, el por qué y el dónde y tendrán las seis preguntas clásicas que encierran el secreto de la alquimia del periodismo, a las que debe responder cualquier noticia que se precie de serlo. Lo único que está meridianamente claro a día de hoy es que en el patio parlamentario andaluz no van a faltar candidatos dispuestos a apuntarse el tanto de haberle dado matarile al impuesto con peor prensa del sistema fiscal español. Aún no lo han liquidado, pero la guerra política por arrogarse el éxito ya es una realidad palpable.

La combativa campaña de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones —que ha reunido más de 150.000 firmas para tumbarlo— y la agitación en las redes sociales han arrojado combustible a esa hoguera de descontento. Los partidos han tenido que reaccionar. PP, Ciudadanos (Cs) y el hasta ahora remiso PSOE —IU y Podemos no cuestionan el tributo— han interiorizado la idea de que la presión fiscal sobre las herencias debe aflojarse.

Cada uno tiene sus razones. Unos por convicción política o por mera estrategia, para erosionar al adversario que achica su espacio electoral. Son los casos del PP y Ciudadanos. Otros, como el partido que gobierna la Junta de Andalucía, han aceptado la reforma a regañadientes para enfriar una patata caliente que iba camino de achicharrarles y, sobre todo, para preservar su estabilidad política amenazada por el órdago que ha lanzado el partido de Juan Marín. Ciudadanos, el aliado de Susana Díaz en el Parlamento andaluz, condiciona su apoyo a los presupuestos autonómicos para el próximo año a una segunda revisión del impuesto en lo que va de legislatura.

En este juego acrobático en el que ha derivado el debate del impuesto de sucesiones, el Gobierno andaluz, que partía de posiciones más alejadas, se prepara para dar un triple salto mortal ideológico con doble tirabuzón.La forzosa conversión que ha experimentado el PSOE en pocos meses tiene ya reflejo en los mensajes que los máximos responsables del Ejecutivo trasladan a los medios de comunicación.

El «no es no» inicial ha mutado en un «ya veremos», para instalarse, luego, en un «no pero sí», a la espera de conocer las entregas a cuenta de la recaudación prevista que Andalucía va a recibir del Estado. Será entonces, a finales de este mes, cuando retomará la negociación con Cs para modificar sucesiones y el tramo autonómico del IRPF.

De vincular el impuesto con los ricos, la Junta pasó a desplegar una campaña de propaganda institucional para defender su legitimidad y el PSOE movilizó a sus cuadros locales para convencer a los militantes de que «en Andalucía el 98% de los parientes directos no paga nada». La herramienta estrella fue un simulador «on line», sin validez jurídica, para que los usuarios pudieran calcular el importe de su factura. El simulador dejaba fuera a los familiares que más pagan: hermanos, padres, sobrinos, nietos, tíos y primos hermanos, cuya tributación apenas varía entre regiones.

Devolución frustrada

Como el clamor social no decaía, Díaz buscó otro golpe de efecto: amagó con devolver al Estado la gestión de este tributo cedido por el Estado a cambio de los 400 millones de euros que reporta a las arcas autonómicas.

La operación, más voluntarista que efectiva, tuvo corto recorrido. Ni respuesta le han dado desde el Ministerio de Hacienda. Sin más combustible que gastar y con Ciudadanos apretándole las tuercas, la misma presidenta que en abril proclamaba que no iba a consentir que los trabajadores pagaran «los caprichos de los ricos en Andalucía» a cuenta de este tributo, ha dejado ahora la puerta abierta a su rebaja. Susana Díaz aseguró el pasado martes que quiere cumplir su acuerdo de investidura con Cs, lo que «exige saber primero qué tenemos y con cuánto contamos». Sus palabras sonaron a claudicación, sabedora de que la guerra se gana perdiendo algunas batallas. Ésta ya la ha dado por perdida. Pero no explicó ni cuándo ni cómo va a revisarlo, aunque de sus palabras se intuye el porqué al quejarse del «proceso de deslegitimación» del tributo.

El problema de Ciudadanos es otro. En su reunión con Stop Impuesto Sucesiones, Marín defendió que los familiares directos no paguen el impuesto por herencias de hasta un millón de euros. Las expectativas que ha creado son tan altas que todo lo que quede por debajo de este listón puede generar frustración. Necesita reivindicarse como oposición útil para cerrar el paso al PP, un partido que le disputa el electorado, y proyectarse frente a quienes critican que actúa como «muleta» del Gobierno andaluz. Juega a su favor que el PSOE, al que le reprocha que le está dando largas, tampoco quiere dar aire a los populares.

Juanma Moreno pugna para que la pareja PSOE-Cs no lo saque de la pista de baile.Tras el veto de la izquierda a una proposición de los populares para bonificar el impuesto al 99%, el presidente del PP andaluz ha prometido aplicar la reducción si llega a ser presidente. Asume como propias las reclamaciones de los afectados contra la Junta pero su firmeza flojea cuando se trata de atender la demanda deStop Impuesto Sucesiones para que el Gobierno central derogue el impuesto.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-pp-ciudadanos-y-psoe-compiten-rentabilizar-impuesto-sucesiones-201707092113_noticia.html

Los "bandazos" de Ciudadanos por miedo al PSOE-A

Juanma Moreno cree que Ciudadanos tiene dos versiones cuando se habla del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Una la muestra cuando pone como línea roja al PSOE una rebaja sustancial del gravamen para seguir apoyando al Gobierno de Susana Díaz. La otra cuando, en el Parlamento y otras instituciones, los naranjas no se alinean con el PP si los populares presentan iniciativas que permitirían minimizar al máximo el impacto del impuesto en los bolsillos de los andaluces. "Tienen demasiado miedo al PSOE", afirmó ayer el presidente del PP andaluz para criticar los "bandazos" que, a su juicio, da Ciudadanos en este asunto.

Lo hizo en la sede regional del su partido, donde se reunió con representantes de la plataforma Stop Impuesto Sucesiones, que aboga también por la bonificación del polémico gravamen. Si las cosas salen como Moreno pretende, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones "será historia" dentro de, como mucho, tres años. Los planes del líder popular pasan por superar en votos a Susana Díaz en las autonómicas de 2019, llegar a San Telmo y bonificar al 99% el gravamen en uno de sus primeros consejos de Gobierno.

C'S NO TIENE QUE SER UN SOCIO CÓMODO PARA EL PSOE. DEBE DEFENDER A LOS ANDALUCES"

Con la actual situación política las mayorías absolutas se han vuelto casi una quimera, por lo que es más que probable que el PP necesite a Ciudadanos si logra la complicada meta de superar a los socialistas en las urnas. En ese hipotético escenario la formación naranja sería la llave de San Telmo para un Ejecutivo popular. Justo como lo es ahora para uno socialista. Juanma Moreno considera que Juan Marín y los suyos no hacen valer esa "capacidad de influir y decidir grandes asuntos". "No tienen que ser un socio cómodo para el PSOE, sino que deben defender los intereses de los andaluces, cosa que no están haciendo", añadió el presidente regional de los populares.

Moreno cree que el momento "más óptimo" para llevar a cabo la rebaja del Impuesto de Sucesiones es durante el trámite parlamentario de los Presupuestos autonómicos. En los últimos dos ejercicios, Ciudadanos ha rechazado las enmiendas que los populares han presentado con el objetivo de bonificar el gravamen al mismo nivel que otras comunidades autónomas. En la Diputación de Málaga, desveló Moreno, también apoyaron al PSOE para rechazar una moción "para que la provincia quedara libre de este impuesto".

"No han condicionado o protestado" para que los socialistas se vieran obligados a reducir la tasa al máximo, lamentó el líder del PP. Es cierto que Ciudadanos no ha hecho nada por la reducción drástica por la que apuestan los populares, pero su intento por bajar el impuesto de forma gradual no se puede negar. Una muestra es que, según mantiene Juan Marín, no se sentarán con el PSOE para hablar de presupuestos sin reforma de Sucesiones.

La actitud de los socialistas en las últimas semanas no ha gustado en la formación naranja. Tras la primera reunión para abordar la rebaja fiscal, Ciudadanos lamentó la falta de propuestas del PSOE, que se limitó a establecer un calendario para los próximos meses. Hay fecha de caducidad, sin embargo. Las cuentas autonómicas de 2018 deberán empezar a ser una realidad tras el verano y los socialistas esperan seguir contando con el apoyo de los ocho diputados naranjas.

En San Vicente piden paciencia. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo se mostró ayer partidario de que las negociaciones entre ambos partidos continúen hasta que se alcance un acuerdo "asumible" para todos. No se puede olvidar que el escenario cambió la semana pasada tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. El Ministerio de Hacienda fijó impuso un objetivo de déficit del 0,3% del PIB para las regiones, que se traduce en una pérdida de 450 millones de euros para la Administración andaluza. El portavoz del PSOE en el Parlamento, Mario Jiménez, mandó el viernes parar máquinas. Cornejo, por contra, mostró ayer "voluntad de acuerdo" para alcanzar una cifra "asumible para el Gobierno, las cuentas de la comunidad y Ciudadanos".

La Junta pide a Moreno "que levante la voz" contra Rajoy

El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, exigió ayer al PP andaluz que "levante la voz con claridad" ante la pérdida de 450 millones de euros en los Presupuestos autonómicos para 2018 a causa del objetivo de déficit del 0,3% para el año que viene. Tras mantener una reunión con los delegados de la Junta en San Telmo, Jiménez Barrios explicó que para el Ejecutivo andaluz es "fundamental" que el Gobierno central entienda que las comunidades tienen que estar financiadas. Para los socialistas el modelo de financiación es "clave", por lo que es lógico que hayan propuesto la creación de un grupo de trabajo en el Parlamento para buscar la unidad de acción con el resto de partidos andaluces en la negociación sobre el reparto de fondos estatales. El objetivo, según Jiménez Barrios, es "aunar un criterio que sea la fuerza que muestra Andalucía para trasladar claramente que para el crecimiento económico es necesario que el Gobierno central aporte los recursos necesarios". Por eso cree que el PP andaluz y su presidente, Juanma Moreno, no pueden estar ajenos a esta discusión. El vicepresidente de la Junta considera necesario que Moreno "dé un aviso importante, levante la voz con claridad, y exija al Gobierno [de Mariano Rajoy] porque sino no tendrá credibilidad". "Ante el dilema en el que se encuentra el PP en Andalucía de defender los intereses de los andaluces o defender las políticas del Partido Popular, se tienen que anteponer los intereses de Andalucía para una financiación adecuada de los servicios públicos", añadió el vicepresidente. Según Jiménez Barios, Moreno incurre en una "falta de credibilidad" cuando exige permanentemente en el Parlamento regional "y al mismo tiempo se le quita dinero a los andaluces". "De ahí que el señor Moreno Bonilla no esté ahora prodigándose en declaraciones públicas, pero yo creo que aquí tiene la realidad frente a él. Tiene que defender los intereses de Andalucía frente a los intereses del PP", apostilló el número dos del Ejecutivo andaluz.

Falta de voluntad y de acuerdos por parte del PSOE Andaluz contra el impuesto de sucesiones

"Ciudadanos se macha decepcionado, no hemos visto voluntad de llegar a un acuerdo por parte del PSOE", ha manifestado el presidente y portavoz del grupo de Cs en el Parlamento Andaluz, Juan Marín, tras la primera reunión este miércoles del grupo de trabajo para la reforma fiscal exigido por la formación naranja, al tiempo que ha lamentado que "el PSOE quiera cubrir el expediente con pequeños retoques. Y Ciudadanos no se va a conformar con migajas".

"Ciudadanos se macha decepcionado, no hemos visto voluntad de llegar a un acuerdo por parte del PSOE", ha manifestado el presidente y portavoz del grupo de Cs en el Parlamento Andaluz, Juan Marín, tras la primera reunión este miércoles del grupo de trabajo para la reforma fiscal exigido por la formación naranja, al tiempo que ha lamentado que "el PSOE quiera cubrir el expediente con pequeños retoques. Y Ciudadanos no se va a conformar con migajas".

"Hemos hecho nuestros deberes como siempre presentando propuestas, pero hemos encontrado la callada por respuesta del PSOE, que sólo ha venido a escuchar y no hacer ninguna propuesta", ha lamentado Marín, quien ha advertido que "el PSOE tiene que decidir si quiere o no reformar el impuesto de sucesiones y el IRPF, o si sólo está dejando pasar el tiempo. Pero el tiempo se agota. Y nos vamos a mantener firmes: si no hay una reforma integral del impuesto de sucesiones, no nos vamos a sentar a negociar el presupuesto de 2018".

Según ha informado Cs en una nota, el líder andaluz de Ciudadanos, además de confirmar que "las posturas están muy distantes", ha señalado que "seguiremos sentado en la mesa de negociación", pero ha esperado que "el PSOE recapacite y haga una propuesta. En cualquier caso, no vamos a renunciar a que se trate a los andaluces igual que al resto de los españoles".

Más información: http://www.lavanguardia.com/vida/20170614/423400521453/cs-decepcionado-con-la-reunion-sobre-el-impuesto-de-sucesiones-ante-la-falta-de-voluntad-para-un-acuerdo-del-psoe.html

No queremos ni parches, ni rebajas, no somos ricos ni acaudalados. Queremos bonificación al 99,99%

En los próximos meses, Andalucía volverá a contar con tantos trabajadores como en el año 2007, cuando comenzó la crisis. Mayo ha dejado casi tres millones de empleados en la Seguridad Social, y en 2018 la cifra de parados bajará de los 800.000. El PIB aún crecerá al 2,8% y sigue aumentando la recaudación por impuestos, aunque algunos tipos hayan bajado. El turismo, el sector noble desde los años setenta del siglo pasado (nunca se oxida), va a reventar las costuras de las estadísticas, hasta el punto de que algunos capitales tendrán que replantearse el encaje de cientos de miles de visitantes todos los años. La economía va mejor, pero diez años después del inicio de la crisis todo ha cambiado, el marco laboral no es el mismo, los salarios retrocedieron una década, y allí se quedaron, y la revolución tecnológica está derrumbando los últimos sectores blindados. Antes de que entremos en el verano, el Gobierno andaluz contará con los datos de techo de gasto y de déficit que le exige Madrid, pero el Presupuesto de 2018 será expansivo, ya lleva creciendo algunos años de modo tímido, pero ahora se entrará en porcentajes un poco superiores al 3%.

La presidenta Susana Díaz, que acaba de cambiar de Ejecutivo, ya ha adelantado que 2018 será el de la recuperación, y sus aliados de Ciudadanos (C's) van a exigir una nueva bajada de impuestos, en especial el de Sucesiones, del que ha hecho una bandera en todo el país. Los de Juan Marín sostienen que será intransigentes en esto: en junio o julio quieren cerrar la reforma del descenso.

La reforma que Ciudadanos defiende se basa en una reducción de los coeficientes que se aplican al valor catastral de los inmuebles que sirven de base imponible para el cálculo de los impuestos. La última actualización es de julio de 2016, y el partido de Albert Rivera sostiene que es la causa principal de los altos impuestos que se pagan en Andalucía al recibir las herencias. C's ya consiguió que el PSOE ampliase la bonificación hasta los 250.000 euros por heredero de primer grado, pero ha hecho bandera de esta reducción y ha planteado que si no se produce para 2018 no habrá Presupuesto. Por este concepto, la Junta recaudó en 2016 un total de 376 millones de euros, y los naranjas estiman que su reforma recortará la cantidad hasta la mitad. Una visión más optimista de este partido sostiene que la recaudación aumentará si bajan estos tipos, porque habrá nuevos contribuyentes. Eso está por ver. Quitar 150 millones de euros de la partida de ingresos es mucho, pero la recaudación por IVA y por IRPF va bastante bien, por lo que los naranjas entienden que es posible hacerlo.

El Gobierno de Susana Díaz no se niega a ello, otra cosa es la oposición que pueda encontrar en María Jesús Montero, la consejera de Hacienda, siempre más estricta con la calculadora y enemiga de bajar un impuesto que considera que ya sólo lo pagan los acaudalados. En las próximas semanas, Ciudadanos y PSOE tienen que constituir un grupo de trabajo para la reforma. La idea de Díaz y de Montero, sin embargo, es que la Junta necesita ganar tiempo: ellas suponen que el Gobierno central acabará con este impuesto, o lo reducirá de modo drástico, con motivo del nuevo sistema de financiación autonómica. Si fuese así, el Estado tendría que compensar a las comunidades que lo recaudan con esa misma cantidad. Pero el modelo de financiación no se va a negociar hasta 2018, y Ciudadanos quiere que ese año ya esté reducido.

Antes del verano, el Ministerio de Hacienda convocará a las comunidades autónomas para dos reuniones. En una de ellas les comunicará el techo de gasto y en la otra debe abrirse la negociación del modelo. Está pendiente también de establecer la regla de gasto, que obliga a los gobiernos autónomas a limitar sus gastos corrientes, aunque cuenten con financiación para ello, de modo que no creen conceptos estructurales que sean incapaces de financiar en tiempo de vacas flacas.

Las relaciones entre Ciudadanos y el PSOE son buenas, todo indica que Susana Díaz podrá acabar su legislatura sin problemas. En el cambio de Gobierno del jueves pasado no ha quedado afectado su vicepresidente Manuel Jiménez Barrios, que es quien lleva las relaciones con Juan Marín, el líder de los naranjas. A principios de esta semana, Ciudadanos entregó al PSOE una hoja de ruta con los deberes de este año, que incluye la reforma fiscal, la limitación de mandatos, el fin de los aforamientos y la renovación del consejo de administración de la RTVA, que es el mismo desde el último Gobierno de José Antonio Griñán. El PSOE preferiría que Ciudadanos entrase en un Gobierno de coalición, ya que de este modo blindaría a un posible socio para las próxima legislatura. Las relaciones con IU han empeorado y no parece que se reconduzcan, por lo que Susana Díaz necesita contar con Juan Marín a su lado para lo que hiciese falta en un futuro. La oferta de entrada en el Gobierno es permanente, aunque Ciudadanos no entrará en esta legislatura.

El aumento del Presupuesto puede estar en torno al 3%, y recogerá la contratación de nuevos profesores y de profesionales de la salud en una oferta pública de empleo que ascenderá a 5.000 personas. Susana Díaz también se ha comprometido a bonificar las matrículas universitarias en un 99% para los alumnos que vayan aprobando, para lo que se calcula un coste de 25 millones de euros. Y, además, implantará una renta mínima de inserción social para quienes no ingresen ni 415 euros al mes, un salario que se prolongará durante 12 meses. De este modo, podrá encarar 2018 de un modo distinto al que deparó el año en que llegó, en 2013. Las elecciones autonómicas se deberían celebrar a mediados de 2019, y su candidatura parece despejada una vez que Pedro Sánchez ha ganado las primarias del PSOE.

Más información en: http://www.diariodesevilla.es/andalucia/Ciudadanos-exigira-rebaja-Sucesiones-millones_0_1144085809.html

Stop Impuesto Sucesiones lamenta el "malabarismo" de Cs y pide que "cumpla su palabra y se deje de parche" sobre la tasa

La organización 'Stop Impuesto Sucesiones' lamenta el "malabarismo" de Ciudadanos y ha pedido a la formación naranja que "cumpla con su palabra y se deje de parches" en este impuesto.

Esta organización ha reaccionado a la noticia de que Ciudadanos (Cs) Andalucía ha condicionado su apoyo al Presupuesto de la Junta para el 2018 a que se produzca una rebaja "ambiciosa" del impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía, mientras que el PSOE-A se ha mostrado "abierto al diálogo" para buscar puntos de encuentro, aunque sin precisar hasta dónde estarían dispuestos a reducir este tributo que Cs quiere bonificar casi al 100 por ciento como en otras comunidades.

El presidente de esta asociación, Juan Carlos Valverde, ha indicado a Europa Press que Ciudadanos, "en un constante alarde de malabarismo político, no ha demostrado otra cosa que su única preocupación por perpetuarse a toda costa en el poder, no dudando para ello en realizar toda clase de pactos contranatura, incumpliendo una y otra vez sus promesas electorales, actuando no ya como partido bisagra, sino como tenaza implacable, que destroza aún más y sin justificación alguna una sociedad andaluza sumida en una profunda crisis económica y social".

Lamenta que "todo el sudor, trabajo, esfuerzo y esperanzas expoliado sin piedad a quienes tan solo querían legarnos un futuro mejor sirve únicamente para pagar la mala gestión, corruptelas, despropósitos, pesebrismo y perpetuación de un régimen clientelar, una mísera dedocracia señalada por la UE como la mas corrupta del país, que ostenta la vergüenza añadida de batir todos los indicadores de pobreza".

Por ello, 'Stop Impuesto Sucesiones' pide a Ciudadanos que "deje de dar la espalda al pueblo a quien dice representar, tenga por una vez la honradez moral, decencia y valentía política de cumplir la palabra empeñada, dejándose de inútiles parches para justificar lo injustificable acabe definitivamente con el drama social provocado a miles de honradas familias trabajadoras andaluzas por un impuesto, injusto, discriminatorio, cruel, abusivo e inútil, tomando como propio el clamor popular y llamamientos desde todos los sectores y colectivos de nuestra tierra para terminar con tanta injusticia".

Ha dejado claro que 'Stop Impuesto de Sucesiones' "no cejará en el empeño, por más que una maquinaria de poder bien engrasada quiera impedírnoslo", de forma que considera que "al final del camino abriremos la puerta a la justicia acabando con tanto sufrimiento o ésta será derribada a fuerza de tanto llamar sin respuesta".

PERJUICIOS DEL TRIBUTO

'Stop Impuesto Sucesiones' considera que ese impuesto "es injusto pues fomenta la desigualdad entre españoles, vulnerando principios constitucionales y de la Unión europea; es discriminatorio, cebándose unicamente con la clase trabajadora, los 'ricos' tienen los instrumentos fiscales y medios proporcionados por el propio gobierno para evadirlo o reducirlo al máximo; es inútil, al no cumplir por tanto el fin para el que fue creado 'la teórica redistribución de la riqueza'".

Considera que este impuesto además "es marginal, ya que tan solo supone una media del 1,3 por ciento de los recursos no financieros que manejan las regiones; es confiscatorio, expoliándote a la fuerza lo que legítimamente por derecho te pertenece; es abusivo, tributando una vez más por lo ya tributado gravado y pagado varias veces a lo largo de una vida de esfuerzo; y es cruel, riéndose de la voluntad de tus difuntos que lucharon por darte una vida mejor".

A su juicio, también es "desproporcionado, frente al resto de tributos aprovechándose de la fuerte carga emocional que comportan los bienes sobre los que recae; es corrupto, en su base de calculo inflando los coeficientes para asegurar la 'mordida'; es desalmado, pues no tiene en cuenta la situación real del heredero, exigiendo un pago por adelantado para liberar unos bienes legítimamente suyos; y es despiadado, al no aceptar la renuncia posterior, la dación en pago, o la fragmentación de la herencia".

Asegura que esta tasa es "contrario a la familia, al ser la unidad familiar en su conjunto quien asume y sufre los sacrificios para crear el legado que después le es despiadadamente arrebatado; es inhumano, sumiendo a la familia en la mas absoluta indefensión y ruina ante el desproporcionado abuso de poder de la administración publica cuyo deber debería ser defender el bien común y procurar en todo momento la felicidad de los administrados; es indigno, privándote de tu pasado, robándote el presente e hipotecando el futuro de tu familia; y es un ataque directo al ahorro, y por tanto a la inversión".

Añade que el impuesto "es devastador fomentando la fuga de empresas y capitales empobreciendo con ello a nuestra tierra, estando ya Andalucía en el umbral del 35,4 por ciento de pobreza, trece puntos por encima de la media nacional; es antisocial; es despótico, provocando la renuncias de las familias al no poder disponer del bien ni acceder al crédito para liquidar el impuesto; y es un bandolerismo institucional, robando al pobre para dárselo al rico, embargando a la clase trabajadora unos bienes que son malvendidos a quienes realmente tienen capital sobrado".

Para 'Stop Impuesto Sucesiones', este impuesto "es usurero, pues una vez subastados tus bienes por un valor muy inferior al reclamado sigues debiendo el diferencial a la Junta quien ademas aplica sanciones económicas e intereses desproporcionados; es inmoral, un tributo denostado y marcado como injusto en su aplicación por el Defensor del Pueblo andaluz y nacional, el Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo e incluso el mismo Tribunal Europeo".

Considera que "es un desacato de la clase política a los preceptos de nuestra constitución, creada para y por la defensa igualdad y bienestar de todos los españoles; es un engaño continuo al pueblo por parte de egolatras políticos egoístas que traicionan con total descaro e impunidad sus programas electorales en beneficio propio; y es un abuso canalla del poder, porque la presidenta de la Junta, Susana Diaz, y sus socios de gobierno, desde su prepotencia política, consienten todo lo anterior dando la espalda al pueblo a quien dicen representar, dilapidan fondos públicos tratando de ocultar la sangrante realidad, mientras amparan y promueven este incuestionable drama social, haciendo caso omiso del clamor popular y llamamientos de todos los sectores".

Más información en: http://www.lavanguardia.com/vida/20170606/423230228392/stop-impuesto-sucesiones-lamenta-el-malabarismo-de-cs-y-pide-que-cumpla-su-palabra-y-se-deje-de-parche-sobre-la-tasa.html