ABC de Sevilla

Tres niños se enfrentan a un embargo millonario por una herencia de sus tías abuelas que no han recibido

Emma no vive en la opulencia. Ya le gustaría. Esta administradora de fincasresidente en Cádiz, con un marido en el paro y tres hijos en edad de estudiar, atraviesa una situación económica plagada de baches. Sin los lujos de aquellos a los que los políticos de izquierdas retratan, con el trazo grueso del estereotipo, como los «ricos» que pagan el impuesto de sucesiones y donaciones de Andalucía.

Sus tres hijos, dos de ellos eran menores cuando heredaron de sus tías abuelas y otra acababa de cumplir 18 años, han recibido ya tres notificaciones de embargo. Hacienda les reclama 334.136, 336.991 y 412.669 euros: más de un millón de euros en total. Una losa insoportable para su presente y futuro, fruto de una herencia de dos tías solteras de Emma que fallecieron sin descendencia con pocos meses de diferencia.

La última en morir dejó a los niños tres pisos, dos fincas urbanas, un local comercial y los ahorros de toda su vida. Los herederos aceptaron la herencia, pero formalmente no la han recibido. Los bienes siguen escriturados a nombre de sus antiguas propietarias. Si quisieran venderlos, necesitarían permiso de la Agencia Tributaria estatal, que ha embargado sus derechos hereditarios.

«Están condenados a no tener nada en su vida», asegura el abogado de la familia

«Su único delito ha sido heredar», se lamenta esta gaditana que pinta un horizonte muy negro: «Mi marido está en el paro y lo que saco con mi trabajo, que no es un sueldo fijo, es para comer. Lo que quiero es quitarle este marronazo a mis hijos. ¿Por qué una persona cualquiera no puede dejarle bienes a quien le dé la gana sin que se los quede Hacienda?».

Emma, que está recibiendo el apoyo de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones y la federación nacional que aboga por su supresión, tuvo una relación muy cercana con sus tías. «Ellas me criaron cuando mi madre falleció; yo tenía 11 años. Cuando fueron mayores yo las cuidé, sacrificando también a mis hijos», recuerda.

El problema es que vender los bienes tampoco soluciona este «marrón». La Junta cifró la herencia en 2,99 millones de euros, pero los bienes, sostiene Emma, no valen tanto como dice, y los derechos hereditarios, afectados por los embargos, aún valen menos.

«El valor de esos derechos es mínimo si Hacienda los sacara a subasta. Seguirán debiendo dinero por unos bienes que no han llegado a recibir. Si nadie pujara por ellos y se los quedara Hacienda, el valor de esos derechos siempre será menor al de los bienes», explica Armando Rozados, abogado de la familia, que va a presentar una reclamación ante la Agencia Tributaria andaluza.

La Constitución Española promueve «la protección jurídica, económica y social de la familia» y estipula que el sistema tributario «en ningún caso tendrá alcance confiscatorio», recuerda este letrado. Lo que se embarga debe ser proporcional a lo que se debe y aquí no lo es. Todo, por unos bienes «que ni se han adjudicado aún porque no son lo que se llama en términos jurídicos causahabientes», añade. Rozados planteará que se acepte la dación en pago porque «parece lógico que la Administración acepte un bien por el valor que ella misma le dio cuando cuantificó la liquidación».

De momento, tienen embargado su futuro. Cualquier euro que ganen cuando trabajen se lo van a quitar. «Están condenados a no tener nada en su vida», asegura el abogado. Lo más parecido a una muerte civil cuando tienen toda la vida por delante.

La rebaja del tributo que promueve el nuevo Gobierno andaluz no les vale

Como sus hijos son parientes de cuatro grado —grupo en el que se encuentran hermanos, tíos, sobrinos y primos—, no pueden acogerse a ninguna bonificación en la liquidación de tributo. Para ellos no tiene ningún efecto la reforma del anterior Gobierno de Susana Díaz -que elevó al millón de euros el importe exento de pagar el tributo- ni la que se propone aprobar el nuevo Ejecutivo del PP y Ciudadanos, que generaliza la rebaja del 99 por ciento. Ambas reformas fiscales benefician a los que la ley considera como parientes directos: hijos, cónyuges, padres y nietos. En este caso, confluyen un cúmulo de desgracias, un mal asesoramiento y un parentesco lejano. La tormenta perfecta. «¡Para que luego digan que somos ricos!», se indigna Emma.

¿Cuánto cobra tu ayuntamiento por la plusvalía, el «impuesto de sucesiones» municipal?

Los ayuntamientos de Cádiz, Córdoba y Granada no pueden subir más el impuesto sobre la plusvalía por la sencilla razón de que ya está al tope que permite la ley. Este tributo local se paga cada vez que un inmueble cambia de manos y grava la revalorización teórica que registra una vivienda, atendiendo al valor catastral y a los años transcurridos entre la compra y la venta.

En el caso de las herencias a quien le corresponde pagarlo es al heredero teniendo en cuenta el valor catastral del suelo (no el de la construcción) y los años que han pasado desde que la adquisición de la vivienda hasta el fallecimiento de su propietario.

Según un informe que publica el Ministerio de Hacienda, las citadas capitales andaluzas aplicaron durante el pasado año el tipo impositivo más alto (un 30%) dentro de una escala de coeficientes mínimos y máximos, que es el margen de maniobra del que disponen en sus ordenanzas municipales.

El Ayuntamiento de Huelva ha dejado en suspenso el cobro hasta que se reforme el tributo

El objetivo es exprimir al máximo las posibilidades que le permite la ley estatal que regula las plusvalías, para mantener su nivel de ingresos, que se han visto amenazados tras una sentencia del Tribunal Constitucional (TC).

Una sentencia del pasado 11 de mayo tumbó varios artículos de la norma al considerar que no es constitucional que se pueda cobrar porganar dinero a un contribuyente que en realidad lo ha perdido. La fórmula de cálculo provocaba que tuvieran que pagarlo hasta los ciudadanos que vendían un inmueble por menos de lo que lo habían comprado, algo no tan infrecuente cuando estalló la crisis.

Ante el aluvión de reclamaciones que se esperaban tras la sentencia y la incertidumbre generada, el Consistorio de Huelva, que también aplicaba los tipos máximos, acordó dejar en suspenso el cobro «hasta que el Gobierno central no modifique la Ley de Haciendas Locales para regular este tributo».

El abogado de Jerez José Cepero, que consiguió que el TC tumbara varios artículos, ha iniciado una cruzada judicial ante los ayuntamientos para pedir la devolución del dinero indebidamente cobrado.

Caso práctico

A modo de ejemplo, el Ayuntamiento de Cádiz aplica una tasa de revalorización del 3,5 en plazos de venta de cinco a diez años. Tiene un tipo impositivo del 30%. Esto significa que si alguien que comprase en 2007 una casa en la capital gaditana con un valor catastral de 200.000 euros y la vendiese en 2017 habría obtenido una plusvalía teórica del 35% (3,5 multiplicado por 10), es decir, 70.000 euros. La cuota a pagar corresponde al 30% (tipo) de dicha cantidad: 21.000 euros.

En otras ciudades como Málaga y Jaén los tipos están al 29 por ciento. Les siguen Sevilla (26,8%) y Almería (20%), donde el pago del impuesto sobre la plusvalía resulta menos costoso para los vendedores y herederos.

En cuanto a otros municipios que no son capitales de provincia, el impuesto que grava el incremento de valor experimentado en terrenos urbanos está en niveles máximos en Jerez de la Frontera, La Línea de la Concepción, Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda (en la provincia gaditana) y en Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

Hay 105.700 afectados por el fallo del Constitucional

Según los cálculos que ha realizado Tinsa, la tasadora nacional española, este fallo judicial afectaría a un total de 105.700 inmuebles en las capitales andaluzas. Los ayuntamientos de Málaga (35.100 viviendas), Sevilla (18.700) y Granada(11.100) serían los más afectados en el caso de que solicitaran la devolución todos los contribuyentes que han tenido que pasar por caja pese a las pérdidas ocasionadas.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-cuanto-cobra-ayuntamiento-plusvalia-impuesto-sucesiones-municipal-201801300719_noticia.html

¿Cuánto pagan los andaluces por el impuesto de sucesiones y donaciones?

Todos los españoles son iguales ante la ley, menos a la hora de pagar impuestos. El Estado de las Autonomías ha generado disparidades que son especialmente sangrantes en el caso del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que a partir de 2018 experimentará su segunda reforma en lo que va de legislatura en Andalucía. Como consecuencia de las distintas exenciones, deducciones y tipos de gravamen que aplica cada región, un andaluz que herede de su padre puede llegar a pagar hasta cien veces más que un madrileño y 1.200 veces más que un contribuyente de Canarias.

El ejemplo está sacado de un estudio (el Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017) que compara la cuota que se pagaría en cada comunidad autónoma por una persona soltera de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden al valor de la vivienda del fallecido. En Andalucía tendría que abonar 164.049,35 euros, frente a los 1.586,04 euros que pagaría si el mismo contribuyente viviese en Madrid, 1.486,68 euros si se trasladara a Cantabria, y sólo 134,23 euros si su domicilio estuviera en Canarias.

Esta es la poca favorecedora foto que arroja el impuesto de sucesiones en estos momentos. A partir de enero, este contribuyente no pagaría el tributo al declararse exentos los familiares directos que reciban hasta un millón de euros en herencia. La rebaja es fruto de una reforma pactada entre Ciudadanos y el PSOE ante la clamor social en contra de este tributo cedido a las autonomías por el Estado.

ABC hace una radiografía de cómo funciona en Andalucía el impuesto más odiado del sistema tributario español en la actualidad.

¿Quién está exento de pagar el tributo?

Desde el 1 de enero de 2017, el mínimo exento de tributación para las herencias que dejan los parientes directos está en los 250.000 euros. Para bases imponibles de entre 250.000 y 350.000 euros, los 200.000 primeros euros están libres de impuesto y se pagará por todo lo que exceda de esa cantidad. Por ejemplo, si la herencia está valorada en 280.000 euros, la base para calcular el tributo serán 80.000 euros.

 

Pero si ésta supera los 350.000 euros (lo que no es tan extraño tras pasar por el filtro de los coeficientes multiplicadores), la factura aumenta de forma exponencial. Un hijo soltero mayor de 21 años que hereda de su padre bienes valorados en 350.000 euros paga 21.262 euros a Hacienda, mientras que si éstos suman 350.001 euros, ese euro de más triplica la factura en la actualidad: 68.217 euros. La exención tiene sus condicionantes. El heredero de un inmueble está obligado a mantenerlo durante al menos tres años (hasta hace unos meses eran diez). Pasado este plazo, podrá venderlo sin perder la reducción en el tributo.

¿Se puede aplazar el pago del tributo?

Sí. El plazo máximo para pasar por caja es de seis meses desde el fallecimiento. Pasado ese período, Hacienda cobra un recargo estipulado por ley. Lo que pocos saben es que el aplazamiento debe solicitarse en el quinto mes. Para ello debe presentar un aval bancario por el importe de lo que debe y no siempre es fácil obtenerlo. Fraccionar el pago puede ser una alternativa, ya que los intereses son inferiores a los que ofertan las entidades financieras.

¿Cómo se calcula el valor de las herencias?

Al recibir una herencia se tienen en cuenta tanto el patrimonio preexistente que tienen los herederos como el valor de los bienes que se reciben. Para calcular la base imponible se multiplica el valor catastral de la vivienda o local por unos coeficientes que la Junta de Andalucía actualiza cada año y que aumentan la cuota teóricamente con el fin de acercarse al valor real en el mercado en el momento del fallecimiento.

Sin embargo, los detractores del tributo, entre los que se encuentran afectados, abogados y notarios, afirman que los valores están inflados y no se compadecen con la realidad. Así, por ejemplo, en Sevilla un piso valorado por el Catastro en 100.000 se multiplica por 2,55, por lo que pasa a tasarse en 255.000 euros por parte de la Agencia Tributaria. La crisis agrandó las diferencias entre el valor asignado por la Junta y el real. Los expertos en tramitación de herencias recomiendan buscar a un tasador porque no hay que fiarse de lo que marca la Administración.

¿Qué gastos se puede uno deducir en el tributo?

Son gastos deducibles en el impuesto los del entierro y funeral, los derivados de los pleitos que pueda originar una herencia, así como los denominados «gastos de última enfermedad». Por ejemplo, los gastos de cuidados en el caso de que el causante esté diagnosticado como dependiente. Pero para ello hay que guardar siempre las facturas.

¿La reforma beneficiará a todos los herederos?

No. Desde el 1 de enero se librarán de pagar los andaluces que hereden de familiares directos hasta un millón de euros. Son considerados familiares directos los hijos, padres, nietos y cónyuges. Ni los hermanos ni los sobrinos, por mucho apego que se tengan, se podrán beneficiar de la reforma. Para ellos, que están encuadrados en el grupo III, la situación permanece invariable.

La Junta de Andalucía establece una reducción de 7.993,46 euros en general y otra del 95% en el caso de la vivienda habitual heredada entre hermanos mayores de 65 años. En otras comunidades hay más ventajas, pero lo cierto es que las diferencias son menores a medida que los lazos de parentesco son más lejanos. En Vizcaya, en las herencias entre hermanos están exentos los primeros 40.000 euros y los primeros 20.000 euros en el caso de los tíos y sobrinos. En Canarias, en cambio, se bonifican 9.300 euros, mientras que Madrid, Galicia y Cataluña tienen la misma reducción que Andalucía.

La reforma tampoco afecta a los expedientes que están en trámite y a herederos estén inmersos en procesos de embargo por impago del tributo. STOP Impuesto Sucesiones pide que se aplique la reforma con retroactividad, pero su demanda no ha sido atendida por la Junta.

¿Cuánto recauda la Junta por este impuesto?

Durante 2016, el último ejercicio liquidado, la Junta de Andalucía recaudó 340,85 millones de euros a través del impuesto de sucesiones y donaciones. Según los datos de la Administración, de 255.009 autoliquidaciones por sucesiones tuvieron que realizar un ingreso 19.136.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-cuanto-pagan-andaluces-impuesto-sucesiones-y-donaciones-201710242249_noticia.html

Comunicado Stop Impuesto Sucesiones: «No comprarán nuestro silencio con rebajas y chapuzas»

El presidente de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones, Juan Carlos Valverde, tras el anuncio del pacto entre PSOE y Ciudadanos, ha advertido a ambos partidos de que «no comprarán nuestro silencio con rebajas ni chapuzas políticas», tras lo que ha pedido la bonificación al 99,9 por ciento de dicho impuesto.

En una nota, la asociación ha apuntado que este acuerdo «no es un éxito político, es un paso más que se ha dado en la supresión del impuesto de Sucesiones y Donaciones gracias de la presión y las denuncias de todo el pueblo andaluz frente a los abusos del Gobierno de la Junta de Andalucía», ha manifestado Valverde.

El portavoz de los afectados ha recordado a los políticos que «no comprarán nuestro silencio con rebajas ni chapuzas políticas y, por consiguiente, la lucha continuará hasta que el impuesto sea bonificado al 99,9 por ciento». «Quieren taparnos la boca, pero va a ocurrir como en Asturias», ha advertido Valverde.

Ha advertido de que, «de no ser así, de nuevo se queda en manos políticas la continuidad de la norma, en función de posibles pactos y alianzas».

La plataforma ha estimado que el pacto «es una declaración de intenciones» porque «no se conoce la letra pequeña» y ha dejado claro que «no nos iguala con Madrid».

Manifestación en octubre

STOP Impuesto Sucesiones anuncia que seguirá luchando por «la bonificación al máximo esta traba». El próximo sábado, 7 de octubre, está convocada en Sevilla una manifestación contra el impuesto de sucesiones, que partirá de la Plaza Nueva, y finalizará en el Palacio deSan Telmo.

Ha asegurado además que «si los andaluces no hubiéramos salido a la calle, mediante protestas en todas las capitales de provincias y en las redes sociales, y si los medios de comunicación no se hubieran hecho eco de los casos de los afectados, no estaríamos hablando de cambios enel Impuesto de Sucesiones».

«Con el pacto firmado entre PSOE y Ciudadanos, Susana Díaz deja al descubierto la injusticia que estaba cometiendo con el puebloandaluz por el cobro abusivo y cruel del impuesto de sucesiones», dice Valverde.

Sobre las donaciones, Valverde ha asegurado que «igualmente es una trampa puesto que la donación en vida está sujeta a condiciones previas».

Ha recordado asimismo que en el pacto, «se ha dejado de lado a los tíos, sobrino y hermanos».

STOP Impuesto Sucesiones ha advertido al PSOE y Ciudadanos de que están obligados con los andaluces a «ejecutar la inmediata retroactividad de la Ley que entrará en vigor», y que se debería aplicar «el principio de la norma más favorable en orden a esa retroactividad». A reglón seguido, ha afirmado que «es imprescindible la revisión de la sobrevaloración de los inmuebles y la ejecución abusiva de los pagos, que tanto daño hace a las economías familiares».

Más información aqui: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-stop-impuesto-sucesiones-no-compraran-nuestro-silencio-rebajas-y-chapuzas-201709201826_noticia.html#ns_campaign=rrss-inducido&ns_mchannel=abcdesevilla-es&ns_source=tw&ns_linkname=noticia.foto&ns_fee=0

Stop Impuesto Sucesiones entrega 143.000 firmas al Defensor del Pueblo andaluz pidiendo amparo para acabar con el drama

Directiva STOP Impuesto Sucesiones junto con Jesús Maeztu Defensor del Pueblo Andaluz

Directiva STOP Impuesto Sucesiones junto con Jesús Maeztu Defensor del Pueblo Andaluz

La Asociación Stop Impuesto de Sucesiones ha pedido este martes amparo al Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, al que ha entregado unas 143.000 firmas para acabar con el «drama» que supone para muchas familias andaluzas la actual aplicación del impuesto de sucesiones y donaciones.

La firmas entregadas al Defensor completan las 34.000 que esta asociación entregó el pasado mes de febrero ante el «grave daño familiar que supone el cobro abusivo» de este impuesto, por lo que defiende la bonificación al 99 por ciento de este tributo en la comunidad, el modelo implantado por el PP en la Comunidad de Madrid.

Maeztu, según Stop Impuesto de Sucesiones, se ha comprometido a defender ante la Junta y en el Parlamento casos concretos de afectados por el impuesto, mientras el presidente de la plataforma Juan Carlos Valverde ha explicado en un comunicado que se están produciendo situaciones de «drama y ruina» social porque lo herederos no pueden asumir el coste.

Mesa de dialogo con el defensor del pueblo Andaluz

Mesa de dialogo con el defensor del pueblo Andaluz

Según los datos de la plataforma, en Andalucía el 13,1 por ciento de los herederos renuncian a las herencias por no poder hacer frente a los gastos que ocasionan.

Valverde ha esgrimido, en este sentido, que el impuesto de sucesiones atenta contra el ahorro familiar, provoca la «desinversión y fomenta el paro».

«Este impuesto se ceba con los trabajadores y ahorradores, no con las grandes fortunas que disponen de resortes para resolver sus pagos», ha denunciado el presidente de la plataforma de afectados.

 

Entrega de las 134.000 firmas

Entrega de las 134.000 firmas

Si la Junta precisa de un parado 8.500€, avergüenza ser Andaluz

Persecución por parte de la Junta de Andalucía a todos sus contribuyentes en el impuesto de sucesiones

La Agencia Tributaria de Andalucía estrecha el cerco sobre los contribuyentes que cambian su domicilio fiscal a otras comunidades autónomas para ahorrarse la factura del impuesto de sucesiones. Perseguir los posibles traslados ficticios es uno de los ejes preferentes de actuación recogidos en el Plan de Control Tributario para 2017, la guía donde el organismo dependiente de la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, establece las directrices para el fisco andaluz. Entre sus «prioridades» para este año, se ha marcado poner a sus inspectores a redoblar el control sobre el impuesto de sucesiones y donaciones, que grava las herencias, y el de patrimonio.

Las actuaciones no son públicas para no dar pistas a posibles defraudadores

¿Cómo va a aumentar la vigilancia? Desde la Consejería de Hacienda advierten al periódico de que las actuaciones no son públicas para no dar pistas a posibles defraudadores. Sólo aporta algunas claves en el documento publicado el 22 de mayo en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Así, el Plan de Control Tributario señala entre sus prioridades realizar «cruces e intercambio de información de la Agencia Tributaria (AEAT) para la detección de posibles deslocalizaciones en el ámbito de este impuesto, en especial por cambios ficticios del domicilio fiscal a otras comunidades autónomas que han aprobado importantes reducciones en la base imponible u otros beneficios fiscales».

El impuesto de sucesiones constituye cada año una preocupación recurrente para el Gobierno andaluz. En la última Conferencia de Presidentes, celebrada el pasado enero, Andalucía y la Comunidad Valenciana pidieron una «armonización» de los impuestos y llegaron a acusar a Madrid de practicar «dumping fiscal» por rebajar al límite este tributo cedido por el Estado a las autonomías hasta convertirlo en una cuota residual. En la actualidad, existe la gran disparidad entre lo que paga una persona por recibir una herencia en Andalucía con respecto a la factura que se abona en Madrid. El estudio «Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017» presentado por el Consejo General de Economistas ofrece un ejemplo elocuente: el de un andaluz de 30 años que acaba de recibir una herencia de 800.000 euros de su difunto padre, de los cuales 200.000 corresponden al valor de la vivienda del fallecido, y que tendría que abonar 164.049 euros por el impuesto de sucesiones y donaciones. En Madrid, sólo pagaría 1.586 euros.

El impuesto de sucesiones y donaciones constituye lo que el Plan de Control Fiscal cataloga como un «área de atención preferente». Paralelamente, se ha creado una mesa de trabajo con el grupo de Ciudadanos, su aliado político, para negociar una rebaja en el impuesto de sucesiones y el tramo autonómico del IRPF.

Qué controla

Con independencia del incierto resultado de estos contactos, la Agencia Tributaria de Andalucía pone la lupa sobre el «cumplimiento de los requisitos para disfrutar de determinados beneficios fiscales» mediante «la comprobación de la principal fuente de renta». También vigila el valor de la masa hereditaria declarada y el valor de los bienes que la integran.

En el impuesto que grava las herencias, cada comunidad tiene su norma, aplica reducciones propias en la cuota y aprueba cada año coeficientes multiplicadores para calcular el valor de los inmuebles en el mercado. De ahí que su impacto esté en el punto de mira de Hacienda.

El impuesto de sucesiones está catalogado como «área de actuación preferente» por Hacienda

La Junta de Andalucía someterá a un grupo de expertos la revisión de la actual orden de coeficientes que sirve de referencia en el cálculo de la cuota del impuesto de sucesiones y de otros tributos estatales que gestiona la comunidad. La comisión está integrada por técnicos de organismos estatales, registradores, notarios y sociedades de tasación, entre otros colectivos.

El punto de referencia en el caso de este tributo, el que determina a qué comunidad le corresponde recaudarlo y qué norma se aplica, es la residencia de la persona fallecida. Es decir, el tributo se paga allí donde el difunto haya vivido durante al menos cinco años antes de su fallecimiento.
La Comunidad de Madrid aseguró que unos 40.000 andaluces que se habían empadronado en un año en Madrid para evitar el pago de impuestos, pero la Agencia Tributaria contabiliza en torno a 6.500.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-junta-investiga-traslados-ficticios-regiones-donde-heredar-cuesta-menos-201706182104_noticia.html

RESPUESTA DE LA ASOCIACIÓN STOP IMPUESTO SUCESIONES MANIFESTACIÓN EL VIERNES DÍA 30 DE JUNIO A LAS 12 DE LA MAÑANA EN TODAS LAS CONSEJERÍAS DE HACIENDA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA.

Embargos a lo bestia Capítulo II. Pago de impuesto de sucesiones por bienes culturales

Sólo en dos ocasiones la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía ha aceptado el pago del impuesto de Sucesiones mediante la entrega de bienes de interés cultural, según fuentes del Gobierno autonómico. La primera vez tuvo lugar hace veinte años, cuando los herederos del Conde de Santa Coloma entregaron a la Junta la Casa de las Conchas de Salamanca como dación en pago de ese impuesto. La segunda y última vez ha tenido lugar en abril pasado, cuando Hacienda aceptó quedarse con un busto romano del emperador Augusto localizado en 1955 en el Cortijo Ossorio, en Lora del Río (Sevilla), como pago de impuesto de Sucesiones de los herederos de Ildefonso Sanz Naranjo.

La Ley 29/197 del Impuesto de Sucesiones y Donaciones establece que «el pago de la deuda tributaria podrá realizarse mediante entrega de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español que estén inscritos en el Inventario General de Bienes Muebles o en el Registro General de Bienes de Interés Cultural», de acuerdo con lo dispuesto en la Ley del Patrimonio Histórico Español.

Interior de la Casa de las Conchas de Salamanca, entregada por el impuesto de Sucesiones

Interior de la Casa de las Conchas de Salamanca, entregada por el impuesto de Sucesiones

Tres años después de iniciar las negociaciones, en 1997 la Junta de Andalucía y los herederos del Conde de Santa Coloma firmaron un acuerdo para el pago del impuesto de Sucesiones mediante la entrega de la Casa de las Conchas de Salamanca, un edificio que se concluyó en 1517 y que fue declarado Monumento Artístico en 1929. El inmueble estaba entonces arrendado al Estado por los herederos del Conde de Santa Coloma por un período de 99 años.

Polémica operación

La entonces consejera de Economía, Magdalena Álvarez, defendió a capa y espada la operación que le permitió a la Junta quedarse con la Casa de las Conchas, valorada en 95 millones de las antiguas pesetas (poco más de 500.000 euros), a cambio del pago de la deuda tributaria devengada por el impuesto de Sucesiones y Donaciones.

El inmueble, de estilo gótico tardío, fue restaurada por los arquitectos Carlos Puente y Víctor López-Cotelo, por cuya labor recibieron el premio Europa Nostra. El Ministerio de Cultura había realizado en el edificio obras por 1.500 millones de pesetas, unos 9 millones de euros.

La operación fue criticada por la Junta de Castilla y León, así como por e Ministerio de Cultura -que lo usa desde 1993 como biblioteca pública- , ante lo cual la consejera de Economía mostró su disposición a entablar negociaciones con Madrid para permutar el edificio. Los herederos del Conde de Santa Coloma explicaron que habían ofrecido el inmueble al Gobierno central, pero la otrora ministra de Cultura, Esperanza Aguirre, no quiso comprarla y le propuso venderla a la Junta. Posteriormente, en 2005, la Junta inició negociaciones con el Gobierno central para permutar la Casa de las Conchas por la antigua sede del Banco de España en Granada, perteneciente a Patrimonio del Estado.

La segunda ocasión en la que la Junta ha aceptado un bien de interés cultural como pago del impuesto de Sucesiones se ha producido hace dos meses, aunque las negociaciones se iniciaron en 2009. Se trata de un busto del emperador Augusto, inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural (BIC). La escultura fue hallada casualmente en 1955 en el Cortijo Ossorio, en Lora del Río (Sevilla), cuando se realizaban labores de arado.

Busto del emperador Augusto

Busto del emperador Augusto

Un busto romano como tributo

Busto del emperador Augusto- ABC

El propietario de la finca, Ildefonso Sanz Naranjo, propuso venderla al Ministerio de Cultura, que aceptó la oferta por unos 10 millones de las antiguas pesetas, según fuentes cercanas a la operación. Sin embargo, la operación se fue al traste porque se produjeron las transferencias de competencias de Cultura a la Junta de Andalucía, que no quiso pasar ese dinero por el busto. Ildefonso Sanz llegó a ceder la escultura para una exposición del Museo Arqueológico Nacional pero el resto del tiempo la obra estaba en su casa, con el consiguiente riesgo de robo.

Falleció el dueño de esta pieza excepcional sin hijos, por lo que heredaron su patrimonio sus sobrinos, quienes finalmente accedieron a depositar provisionalmente la escultura en el Museo de Arqueología de Sevilla, mientras iniciaron negociaciones con la Consejería de Hacienda y la de Cultura para la dación del busto en pago del impuesto de Sucesiones. La falta de acuerdo sobre el valor de la pieza a punto estuvo de provocar que la misma saliera de España en una subasta internacional.

Finalmente, la Consejería de Hacienda, al frente de la cual está María Jesús Montero, aceptó valorar la pieza en 200.000 euros , firmándose el acuerdo con los herederos en abril de 2017. La pieza pasa a formar parte de la colección del Museo Arqueológico de Sevilla, que en breve la expondrá. La escultura es de mármol blanco «de grano fino y cristalino, de 27 centímetros de altura y 25,2 de anchura, carece de policromías y su tamaño supera ligeramente a la escala natural. La base del cuello indica que formó parte de una estatua de cuerpo entero en la que el emperador podría manifestarse como máxima autoridad militar o magistrado. Este busto es uno de los tres hallados en la Bética romana y de los cinco de la antigua