Susana Díaz insiste en que son «los millonarios» los que pagan el impuesto de sucesiones en Andalucía

Los que pagan y deben pagar el impuesto de sucesiones en Andalucía no son ricos, para el Gobierno andaluz. Ahora son «millonarios de euros». Es decir, han subido un escalón en su poder adquisitivo. Así ha definido la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a quienes deben tributar por las herencias que reciben de sus familiares directosdurante el bronco debate que ha mantenido con el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, en el último pleno del Parlamento antes de las vacaciones de verano.

Un día después de que PSOE, Podemos e IU sumaran sus votos en la Cámara autonómica para tumbar una iniciativa del PP que instaba al Gobierno a rebajar al máximo este tributo para hijos y cónyuges, Moreno le echó en cara que «usted tiene competencia para bonificar el impuesto al 99%» y que «esta batalla usted la ha perdido y además va a tener que tragarse sus propias palabras porque dijo que este impuesto lo pagan los ricos y va a tener que reformarlo».

El reproche tuvo una respuesta sucinta pero reveladora de cómo entiende este tributo la Junta de Andalucía. La presidenta afirmó que «los millonarios de euros en Andalucía, esos van a pagar ese impuesto y lo que haga falta». Hay que recordar que Ciudadanos, su socio parlamentario, llevaba en su programa electoral una propuesta para que las herencias inferiores a un millón de euros no tributaran. PSOE y Cs tienen abierta una mesa de negociación para modificar este impuesto, ante la amplia contestación social, y el tramo autonómico del IRPF.

Durante la sesión de control al Gobierno, el portavoz del partido naranja, Juan Marín, también dedicó su turno de intervención al fraude fiscal y reveló que la mitad de los ingresos obtenidos por la Junta a través de su plan contra la evasión de impuestos provengan de los tributos de sucesiones y de transmisiones patrimoniales. «¿Estamos luchando contra el fraude o volviendo a presionar a los que por voluntad propia han dicho que ésta es su liquidación?».

La presidenta andaluza defendió que «tenemos la obligación los ciudadanos de pagar los impuestos» y «quien presente una declaración y no declare todo lo que posee debe ser perseguido porque si no, la picaresca se hará mas fuerte». Recordó que se ha devuelto el impuesto de hidrocarburos a las empresas de transporte y ha habido «mejoras en el impuesto de sucesiones». A renglón seguido, apuntó que «tienen que pagar los millonarios y no la inmensa mayoría de los ciudadanos».

En última sesión plenaria del curso político se trataron otros asuntos.Antonio Maíllo, el portavoz de IU, se centró «en la burbuja de manual del sector turístico», y Teresa Rodríguez, responsable de Podemos, le hizo una «pregunta blanca» –dicho por ella- para que se reconociera la figura de Manuel José García Caparrós, el joven malagueño militante de Comisiones Obreras, asesinado durante la manifestación de la autonomía andaluza el 4 de diciembre de 1977.

Sobre el estado de las urgencias hospitalarias

Pero la temperatura política del Pleno alcanzó niveles tropicales durante el cara a cara de Moreno y Díaz. En concreto cuando el dirigente popular le mostró la foto de Claudia, una mujer de 96 años de edad que estuvo el lunes más de ocho horas en los pasillos de las urgencias del Hospital de Valme de Sevilla hasta que ingresó en Observación y luego fue trasladada a El Tomillar. La presidenta de la Junta afirmó que «usted prefiere hacer de tertuliano y sacar fotografías indecentes». «Las personas decentes no utilizan el dolor de la gente», ha dicho Díaz a Moreno, a quien ha instado a dirigirse a la familia de esa anciana para decirle que apoya a Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro cuando quieren «quitar» 1.000 millones.

Moreno le contestó que «lo indecente» no es que él como líder de la oposición denuncie esa situación y muestre una fotografía real realizada por los propios familiares, sino que una mujer tenga que estar en los pasillos de urgencia por falta de atención.