¿Se heredan las deudas ante Hacienda del difunto?

He encontrado una Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central de 23 de marzo de 2017 que podemos usar como pretexto para repasar un tema de sumo interés. Una persona se muere y tenía deudas con Hacienda. ¿Se heredan esas deudas?

Esta cuestión se regula en el artículo 39 de la Ley General Tributaria y la respuesta es afirmativa. Claro que sí. La deuda tributaria es una deuda más, una deuda como otra cualquiera. A la muerte del obligado tributario estas deudas forman parte del pasivo de la herencia, de modo que todo aquel que suceda a título universal -como heredero- se llevará la parte que le corresponda de las mismas. El apartado primero del artículo 39 lo expresa con absoluta claridad:

“A la muerte de los obligados tributarios, las obligaciones tributarias pendientes se transmitirán a los herederos, sin perjuicio de lo que establece la legislación civil en cuanto a la adquisición de la herencia”.

Eso sí, si repudio o rechazo la herencia no me convierto en sucesor de deuda alguna. No soy sucesor de nada, ni de deudas ni de nada. Me quedo sin herencia. Este resultado -la sucesión en las deudas del causante- sólo se produce si acepto la herencia, y cuidado porque hay dos formas de aceptar:

Aceptarla sin más, expresa o tácitamente, da igual. Esta primera opción puede generar situaciones de cierto peligro, en el sentido de que si no he adquirido bienes suficientes para saldar la deuda respondo con mi patrimonio personal.
Si acepto la herencia a beneficio de inventario, que es la segunda posibilidad, sólo responderé con los bienes y derechos adquiridos, no comprometiendo en tal sentido mi patrimonio personal.

Es evidente que si no tenemos seguridad sobre la situación del causante ante la Hacienda pública la segunda alternativa es la que debe seguirse.

¿Las sanciones impuestas al causante también se heredan? No. Las sanciones no.

¿Los legatarios también suceden al causante en sus deudas frente a Hacienda? No. Aprovecho para recordar que el legatario no recibe un porcentaje del caudal hereditario -un 50 por ciento por ejemplo- sino un bien concreto. Si en una sucesión mortis causa adquieres un bien determinado por voluntad del testador no te conviertes en sucesor de sus deudas.

Y una última cuestión. Imaginemos que somos tres hermanos y cada uno hemos recibido un tercio de una herencia valorada en 3 millones de euros. Nuestro padre debía 30.000 euros a Hacienda. ¿Cómo respondemos solidaria o mancomunadamente?
Si la respuesta fuera mancomunadamente estaríamos diciendo que Hacienda sólo puede pedirle a cada uno 10.000 euros.

Si la respuesta fuera solidariamente estaríamos diciendo que Hacienda puede pedirle a cualquiera los 30.000 euros, y a continuación, el pagador, al que técnicamente se le denomina “pringado fiscal”, tiene una acción de cobro ante cada uno de sus hermanos pudiéndole exigir a cada uno 10.000 euros ante la jurisdicción civil.

¿Cuál es la solución? Antes de seguir leyendo pensad cuál os parece más lógica…
Ahí va la respuesta: solidariamente. Si esta solución os parece especialmente dura o incluso injusta, estáis en vuestro derecho como es obvio, pero no debéis echar la culpa a la legislación tributaria sino al Código Civil. Es consecuencia del artículo 1084 del Código Civil, que establece esta ventaja para cualquier tipo de acreedor, no sólo para Hacienda.

Fijaos qué curioso. En Cataluña no rige este Código Civil común, tienen uno específico, propio. El Código Civil Catalán, en su artículo 461 establece como solución a la cuestión planteada la contraria, la mancomunidad. ¿Quiere esto decir que en Cataluña Hacienda sólo puede exigirle a cada uno 10.000 euros y en Andalucía, por ejemplo, o en cualquier otro territorio común puede exigirle 30.000 euros a cualquiera? Exacto, y esto es lo que defiende el Tribunal Económico Administrativo Central en la Resolución de 23 de marzo de 2017. Sostiene que la diferencia existente entre el Derecho Civil catalán y el común condiciona la forma en que la Administración tributaria puede exigir a los herederos las deudas del causante. Nada más, por el momento. Un cordial saludo a todos.

Más información en: https://actualidadfiscal.com/se-heredan-las-deudas-ante-hacienda-del-difunto/