Novedades fiscales 2017: El impuesto de sucesiones por comunidades autónomas

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es el responsable de que tengas que pagar por recibir una herencia o una donación. Su gestión está cedida a las Comunidades Autónomas, lo que da lugar a la polémica actual de que recibir una herencia en Madrid, Asturias o Andalucía tenga unas consecuencias económicas muy diferentes para los herederos.

A continuación vamos a tratar de explicar en qué consiste este impuestocómo se calcula lo que hay que pagar por una herencia y por qué se paga más en unas Comunidades Autónomas que en otras.

Además de saber que es potestad en su mayor parte de los gobiernos de cada Comunidad Autónoma, lo siguiente que hay que saber es que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un impuesto directo, es decir, se aplica sobre los bienes e ingresos económicos de las personas. Además, es un impuesto de carácter progresivo, que hace que la tasa impositiva aumente a medida que aumenta la base imponible.

Como veremos a continuación, a la hora de pagar el impuesto se tienen en cuenta numerosas variables, que van desde el parentesco a la naturaleza del bien heredado, pasando por la Comunidad Autónoma donde se liquide o el propio patrimonio del heredero o la persona fallecida.

El Impuesto de Sucesiones

Para simplificar el artículo, nos vamos a centrar en las herencias, dejando de lado, las donaciones. Lo primero que hay que saber es que este tributo se tiene que declarar en un plazo de seis meses contados desde el día de fallecimiento del causante o desde aquel en que adquiera firmeza la declaración de fallecimiento.

Hasta llegar a la liquidación o total a pagar en una herencia, hay que realizar diferentes cálculos, que se resumen en:

a) Calcular el valor real de los bienes y derechos + ajuar doméstico (inmobiliario) = masa hereditaria bruta.

b) A esa cantidad se le restan las cargas, deudas y gastos deducibles = masa hereditaria neta.

c) Se divide entre cada heredero de acuerdo con el testamento o la normativa = porción hereditaria individual.

d) Se le suman los seguros de vida (en caso de haberlos) = base imponible

e) Se aplican las reducciones = base liquidable

f) Se aplica la tarifa o porcentaje del impuesto = cuota íntegra. 

g) Se aplica el coeficiente multiplicador = cuota tributaria.

h) Se aplican las deducciones y bonificaciones = total a ingresar.

1. Base imponible del Impuesto de Sucesiones: ¿Qué es? ¿Cómo se calcula?

Recibir una herencia supone un incremento de patrimonio por el que hay que pagar. Por lo tanto, lo primero que hay que calcular es la base imponible que se obtiene del valor neto de los bienes y derechos que configuran la masa hereditaria bruta.

A este montante se le restan las cargas, deudas y gastos deducibles para obtener la masa hereditaria neta, que una vez dividida entre cada heredero y sumados los seguros de vida dan como resultados la base imponible del impuesto de sucesiones.

2) Reducciones, base liquidable, porcentajes, cuota íntegra, coeficientes multiplicadores y cuota tributaria

A esa base imponible se le pueden aplicar reducciones según la Comunidad Autónoma por parentesco, minusvalía, naturaleza de los bienes, etc, que dan lugar a la base liquidable.

Sobre ese valor, se aplica el temido porcentaje del impuesto. Las Comunidades Autónomas son las responsables de qué porcentaje "cobrar", aunque la normativa estatal establece una tarifa del 7,65% al 34% en función del montante de la base liquidable. A priori, cuánto más se heredase más se tendría que pagar. El resultado de aplicar la tarifa del impuesto a la base liquidable, que se detalla en la siguiente tabla, daría como resultado la cuota íntegra.

Sin embargo, no acaban aquí los cálculos. Para llegar a la cuota tributaria hay que aplicar los llamados coeficientes multiplicadores, que varían en función del patrimonio pre-existente del heredero y del grupo parentesco entre el heredero y el fallecido.

De acuerdo con esto último, se establecen los siguientes grupos de parentesco en el Impuesto de Sucesiones:

  • Grupo I: descendientes y adoptados menores de 21 años.
  • Grupo II: descendientes y adoptados de 21 o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes.
  • Grupo III: colaterales de segundo grado (hermanos) y tercer grado (sobrinos, tíos), y ascendientes y descendientes por afinidad.
  • Grupo IV: colaterales de cuarto grado (primos), grados más distantes y extraños.

Si cruzamos el patrimonio pre-exisitente del heredero con su grado de parentesco obtendremos el coeficiente multiplicador por el que multiplicar la cuota íntegra para obtener la cuota tributaria.

3) Deducciones, bonificaciones y total a pagar

Por último, quedan por aplicar las deducciones y bonificaciones que sean pertinentes sobre la cuota tributaria. De nuevo, son las Comunidades Autónomas las que tienen compentencia para regular estas deducciones. 

Así, por ejemplo, la Comunidad de Madrid establece una bonificación del 99% en la cuota para descendientes, cónyuge y ascendientes. Esto es lo que provoca que sea mucho más ventajoso heredar en las mismas condiciones en Madrid que en otras Comunidades, como Asturias o Andalucía que no cuenten con esta bonificación o descuento del 99%.

La polémica de este Impuesto de Sucesiones ha provocado que en las últimas fechas se hayan producido algunas correcciones o novedades según cada Comunidad Autónoma. Entre ellos, destacan:

Novedades en las CCAA sobre el impuesto de sucesiones:

Gracias al informe Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2017, elaborado por el Registro de Asesores Fiscales REAF-REGAF [órgano especializado en materia fiscal del Consejo General de Economistas], resumimos las principales novedades para este año:

Sucesores del Grupo I: pagan solo importes simbólicos: Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja, Navarra y País Vasco.

Casi no pagan si lo transmitido no supera ciertos límites: Andalucía, Castilla y León, Aragón (donde los menores no pagan salvo que hereden más de 3 millones de euros), Cataluña (bonificación del 99-57,37%) y Comunidad Valenciana (bonificación del 75%).

Sucesores del Grupo II: prácticamente liberados de tributación: Canarias, Cantabria, La Rioja y Madrid. Además, País Vasco y Navarra.

En Andalucía o Extremadura casi no se paga para bases < de 250.000 y 175.000 euros, respectivamente. Aragón (bonificación del 65% solo para bases < 100.000 euros). Asturias (no se gravan herencias si base imponible es < 200.000 euros y tiene una tarifa del 21,25% al 36,50%). Murcia (deducción del 60%). Galicia (tarifa para familiares y reducción de 400.000 euros, con tipos del 5 al 18%). Cataluña (bonificaciones decrecientes del 99% al 57,37% e inversamente proporcionales a la base imponible). Comunidad Valenciana (bonificación del 50%). Baleares (tarifa del 1% al 20%). Castilla-La Mancha (suprime la bonificación sustituyéndose por otras del 100% al 80% a partir de 300.000 euros).

Donaciones: para los Grupos I y II: Madrid bonificación del 99% y Canarias, del 99,9%. Castilla-La Mancha establece una bonificación desde el 95% al 85 %(a partir esta última de 240.000 euros). Illes Balears solo se paga el 7% de la base liquidable. Aragón reducción del 65%, pero solo para bases < de 75.000 euros. Cataluña y Galicia tienen una tarifa entre parientes cercanos con tipos del 5% al 9%. Murcia bonifica el 60%.

El impuesto de sucesiones en Andalucía:

  • La Comunidad modifica la reducción por adquisición de vivienda habitual estableciendo distintos porcentajes en función del valor real del inmueble con tipos del 100% al 95% (con efectos 2 de agosto de 2016)
  • Introduce una reducción del 99% por adquisición de explotaciones agrarias (con efectos 2 de agosto de 2016).
  • Modifica la reducción por parentesco a Grupos I y II, consistente en una cantidad variable, ampliando su aplicación hasta bases imponibles inferiores o iguales a 350.000 euros, limitada a un máximo de 250.000 euros para bases imponibles hasta ese importe y de 200.000 euros para bases entre 250.000 y 350.000 euros (con efectos 1 de enero de 2017).

El impuesto de sucesiones en Asturias

  • Reducción por parentesco 200.000 euros a Grupos I y II (antes se aplicaban los estatales)
  • Suprime la bonificación del 100% para personas del Grupo II no discapacitadas con base igual o inferior a 150.000 euros.
  • Aprueba una tarifa para Grupos I y II con tipos del 21,2% al 36,50 %.

El impuesto de sucesiones en Castilla-La Mancha

  • Sucesiones: bonificación para Grupos I y II con tipos del 100% al 80%, en función de la cuantía de la base liquidable (80% a partir de 300.000 euros), con efectos 1 de junio de 2016. Antes había una bonificación general del 95%
  • Donaciones: bonificación para Grupos I y II con tipos del 95% al 85%, en función de la cuantía de la base liquidable (85% a partir de 240.000 euros), con efectos 1 de junio de 2016. Antes, labonificación general era del 95%.

El impuesto de sucesiones en Extremadura

  • Donaciones: suprime la bonificación que se regulaba en los mismos términos que en la modalidad mortis causa y que era del 99% al 90% para bases de menos de 600.000 euros.

El impuesto de sucesiones en Murcia

  • Aumenta la bonificación en 10 puntos aplicable al Grupo II, pasando del 50% al 60%. Es del 99% en el caso de sujetos pasivos integrantes de una familia numerosa de categoría especial.

El impuesto de sucesiones en Comunidad Valenciana

  • Sucesiones: la bonificación para el Grupo II se reduce al 50% (antes era del 75%).
  • Donaciones: reduce el requisito del importe mínimo de patrimonio preexistente a 600.000 euros (antes 2.000.000 euros), para poder aplicar la reducción por parentesco. Y sesuprime la bonificación del 75% tipificada para Grupos I y II y discapacitados

El impuesto de sucesiones de Baleares 2017

  • Los sucesores del Grupo I pagan solo importes simbólicos
  • Para los sucesores del grupo II la tarifa es del 1% al 20%.

El impuesto de sucesiones en Cataluña 2017:

¿Cuánto se paga de impuesto de sucesiones en Cataluña? 

  • Sucesores del Grupo I: bonificación del 99-57,37%.
  • Sucesores del Grupo II: bonificaciones decrecientes del 99% al 57,37% e inversamente proporcionales a la base imponible.
  • Donaciones: tienen una tarifa entre parientes cercanos con tipos del 5% al 9%.

Más información en: https://blog.bankinter.com/economia/-/noticia/2017/3/8/novedades-impuesto-sucesiones-2017-comunidades-autonomas