La rebelión fiscal contra el Impuesto de Sucesiones se extiende por toda España

La rebelión contra el Impuesto de Sucesiones sigue sumando adeptos a lo largo y ancho del país. Si el pasado febrero cientos de asturianos y andaluces se echaron a las calles para protestar contra la alta tributación que soportan las herencias y donaciones en sus respectivas comunidades autónomas, recogiendo, además, decenas de miles de firmas para apoyar su derogación, ahora son varios los colectivos, ciudades y regiones que se han ido sumando a esta corriente para reclamar lo mismo, aumentando así de forma muy sustancial el número de apoyos.

Asociaciones de juristas, autónomos, profesionales y empresas ya han reclamado la eliminación de este tributo en Andalucía, que mantiene uno de los gravámenes más altos del país. Asimismo, cientos de extremeños y miles de asturianos volvieron a protestar el pasado sábado para solicitar, igualmente, su derogación total.

Pero las marchas y manifestaciones también se extendieron el pasado domingo a otras ciudades importantes, tras protagonizar concentraciones a las puertas de los ayuntamientos de Granada, Almería, Cádiz, Córdoba, Sevilla, Murcia y Zaragoza, entre otros, para "decir NO al impuesto de Sucesiones, Donaciones y Plusvalías".

La revuelta fiscal se extiende, pues, desde Asturias a Almería, aunque una de las más destacadas y numerosas fue la de Zaragoza, donde se concentraron entre 3.000 y 5.000 personas, superando las expectativas de los organizadores.

Según el comunicado que lanzaron desde Stopsucesiones, "no nos resignamos a que tras la pérdida de un ser querido, venga la administración a quedarse con su fruto a toda una vida de sacrificios e ilusiones". El Impuesto de Sucesiones, Donaciones y Plusvalías "atenta contra la igualdad entre españoles, atenta contra las familias, contra la generación de empleo y de riqueza […] En España sobran políticos, sobran coches oficiales, sobra despilfarro y, por supuesto, este impuesto".

Más información en: LibreMercado.com