La Junta de Andalucía hizo caja con las herencias durante la crisis

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero - EFE

ANTONIO R. VEGA Sevilla24/01/2017 20:15h - Actualizado: 25/01/2017 07:18h. Guardado en: Andalucía

La crisis provocó un descenso generalizado de los ingresos que recibe la Administración andaluza a través de los contribuyentes. El tramo autonómico del IRPF, las transmisiones patrimoniales y los impuestos especiales vinculados a la actividad económica notaron los rigores del crack financiero de 2008. No ocurrió así con el impuesto de Sucesiones y Donaciones. Es uno de los pocos tributos gestionados por la Junta de Andalucía cuya recaudación ha crecido a medida que la recesión se agudizaba, el desempleo alcanzaba cifras alarmantes y la clase media perdía efectivos, renta y salario.

El caudal de ingresos procedentes de los contribuyentes que reciben herencias de familiares difuntos («mortis causa») y donaciones en vida (los supuestos «inter vivos») se ha disparado un 23,1 por ciento (62,12 millones de euros más) desde noviembre de 2010 hasta el mismo mes de 2016, según las estadísticas que publica la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

La Junta recauda un 180 por ciento más por el impuesto de sucesiones que por el canon del agua

Desde el hundimiento del ladrillo hasta los últimos síntomas de recuperación, la caja no ha parado de crecer año a año, al extremo de dejar cortas las propias previsiones que recogía el Gobierno andaluz en los presupuestos. Los 267,94 millones de euros de recaudación acumulada hasta noviembre de 2010 se convirtieron en 284,77 millones en 2011.

Esta tendencia sólo se quebró en 2012, cuando los ingresos procedentes de esta figura impositiva cayeron levemente (280,63 millones). Aquello fue puro espejismo. Doce meses después, el dinero procedente de las liquidaciones de los contribuyentes que se quedan con una herencia superó los 300 millones de euros. Exactamente fueron 303,54 millones de euros.

Reforma fiscal en 2016

Las nuevas bonificaciones introducidas por la Junta en agosto, tras la presión ejercida por Ciudadanos, su principal aliado en el Parlamento, no se aprecian todavía en la caja. La recaudación acumulada hasta noviembre de 2016 (el último dato actualizado) anotó un nuevo récord: 330,06 millones.Un 180 por ciento más del dinero que se cobra en concepto de canon del agua (118 millones), el impuesto incluido desde 2011 en el recibo para sufragar obras de depuradoras.

El filón de los difuntos no tiene visos de agotarse. Las cuentas de la Junta de Andalucía en vigor contabilizan unos ingresos aún superiores, de 437,71 millones de euros, a través del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que sin embargo está lejos la recaudación prevista en concepto de IRPF (4.596 millones) y IVA(5.650 millones).

El balance de autoliquidaciones presentadas hasta   el tercer trimestre de 2016 revela que la mayoría de los afectados por el pago de este impuesto son familiares de primer grado. Los descendientes menores de 21 años (Grupo I) e hijos mayores de esta edad, ascendientes y cónyuges (Grupo II) representan el 88 por ciento de los contribuyentes.

Si se atiende al grado de parentesco del beneficiario de la herencia, la mitad de los ingresos que recibe la Junta a través de esta figura impositiva procede de familiares de los citados grupos, que pueden acogerse a las mayores bonificaciones dependiendo del valor de los bienes que aceptan.

Según los datos acumulados a 30 de septiembre de 2016, se registraron 199.902 abonos en la caja de la Consejería por herencias y donaciones recibidas. El importe ingresado en los nueve meses del año sumaba 187,8 millones de euros, según las estadísticas de la Agencia Tributaria de Andalucía consultadas por ABC.

Fuente: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-junta-andalucia-hizo-caja-herencias-durante-crisis-201701242015_noticia.html