La Junta de Andalucía embarga a un parado por heredar un humilde piso protegido de su madre adoptiva

Cuando Juan Miguel Ramos García cuenta su caso, asegura que «nadie se lo cree». El primer descreído es él mismo. Este vecino de la Línea de la Concepción (Cádiz) jamás hubiera imaginado que algo así le podía pasar a él, acostumbrado a pagar religiosamente sus impuestos. Lleva tres años penando por la modesta herencia que su difunta madre adoptiva le dejó en el testamento en 2014. «Después de tres años he decidido dejar de sufrir en silencio», se justifica.

Su situación, más que crítica, es desesperada. La Consejería de Hacienda ha embargado su cuenta corriente por el impago del impuesto de sucesiones correspondiente a un humilde piso social. Tenía 38 euros de saldo y le ha dejado sólo dos. Una broma pesada.

La factura fiscal ascendía a 6.500 euros, pero con los intereses de demora la bola ha ido creciendo y ya ronda los 9.600. Nada del otro mundo, si no fuera porque Juan Miguel sobrevive a duras penas estirando su único ingreso: los 426 euros que recibe al mes procedentes de la ayuda postdesempleo, la llamada Renta Activa de Inserción.

La Agencia Tributaria de Andalucía no hizo distinciones y lo metió en su particular «lista negra» de morosos. De nada le sirvió exponer su apurada situación económica en el recurso que interpuso al embargo.

Su historia —«más propia de un cuento de Kafka», ironiza— se remonta a 1998. Ese año su madre de adopción, Ana, pidió un préstamo para comprarle a su casero, la Junta de Andalucía, el inmueble que ésta le había asignado en régimen de alquiler.

El objeto de su pesadilla es una vivienda edificada «deplorablemente» en 1963 por el Ministerio de Vivienda en el municipio del Campo del Gibraltar. El inmueble está situado en San Bernardo, un barrio obrero de casas protegidas, muchas de ellas ocupadas o traspasadas de forma irregular, habitadas por familias azotadas por el paro y la precariedad o que han caído en las redes de la droga. «La Junta sólo les exige que paguen el alquiler para regularizar su situación, mientras a los que llevamos toda la vida pagando nos crujen», clama indignado.

La Administración autonómica, que había asumido la titularidad de estas viviendas estatales, tasó el piso heredado en 45.000 euros, un valor «del todo punto irreal». El Catastro decía que no valía más de 14.000 euros.

Este vecino linense ha quemado todos los cartuchos para convencer al Tribunal Económico-Administrativo Regional de Andalucía (Teara) de que la tasación estaba mal hecha. Hasta tres periciales ha presentado con nulo éxito hasta ahora. La Junta contraatacó con «una tasación por Google Maps, ¡créame!», asegura al periodista.

Al «disparatado» valor de la herencia se suma otro contratiempo. La Agencia Tributaria de Andalucía no reconoce su condición de «hijo adoptivo de hecho». Su padre biológico falleció en 1984 «sin haber promovido adopción por parte de Ana de mí, de 12 años, y de mi hermana Cristina, de 14». Desde entonces, «mi madre Ana ejerció de hecho la custodia de ambos hasta nuestra mayoría de edad, sin que ninguna administración competente le demandara la patria potestad».

Un «robo»

«Después de cuidar de mi madre Ana durante más de diez años, enferma de Alzhéimer y con un cáncer colorrectal», Hacienda le embargó el 8 de mayo «la “fortuna” de 1.043 euros, mis únicos ahorros para subsistir. Estando en paro, me han robado 1.000 euros».

Esta semana han vuelto a retirarle 36 euros de los 38 euros que tenía. «Tuve que pedir a una vecina que me ingresara los 15 euros para poder pagar el recibo de la luz», lamenta. «El remate del tomate fue que recibí el 13 de junio la notificacion del embargo del 8 de mayo con fecha de salida del día 4, es decir, que sabían muy bien lo que hacían para llevarse el dinero sin que yo lo supiera».

Juan Miguel acaba de firmar un contrato laboral hasta septiembre. Ahora le angustia que le embarguen la nómina y lo desahucien. «Por increíble que parezca, me veo forzado a trabajar sin cobrar para pagar un impuesto propio del Sheriff de Nottingham». Concluye su relato con una invitación. «Me encantaría que Susana Díaz viniera a mi Palacio de Liria para que viera con sus propios ojos que no sólo los ricos pagan este impuesto injusto. También nos hace pagar a los pobres».

Más información: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-junta-andalucia-embarga-parado-heredar-humilde-piso-protegido-madre-adoptiva-201706202333_noticia.html