El Gobierno andaluz amordaza al Parlamento con apoyo de Ciudadanos

El Gobierno andaluz logró ayer, con la imprescindible colaboración de Ciudadanos, vetar el debate de dos proyectos de ley presentados por la oposición, uno sobre la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (del PP) y el otro sobre la publicación de todas las cuentas de la Junta de Andalucía (de Podemos). Dos iniciativas legislativas que se han quedado, de momento, en un limbo jurídico en una situación sin precedentes hasta ahora en la historia parlamentaria andaluza.

La Mesa del Parlamento, el órgano de Gobierno de la Cámara, impidió que ambas leyes sean incluidas para su debate político en el próximo Pleno que se celebrará la semana que viene contando con los votos mayoritarios del PSOE y la connivencia de Ciudadanos que se abstuvo en la votación. En el otro lado, PP, Podemos e IU se pronunciaron a favor de debatir sobre estas leyes. El argumento presentado por el PSOE para este bloqueo no fue otro que la oposición mostrada por el Gobierno andaluz a ambas iniciativas alegando que interfieren en sus decisiones sobre el Presupuesto. No es la primera vez, ni mucho menos, que el Ejecutivo se opone a una ley de la oposición pero, hasta ahora, siempre se habían tramitado y debatido aunque después el Pleno del Parlamento no las hubiese aprobado. La reunión terminó con los ánimos exaltados.
 

Ahora la situación ha cambiado. Durante más de cinco horas estuvieron los grupos políticos discutiendo sobre el asunto, en una reunión que terminó con los ánimos exaltados y con una enorme tensión política que el presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, trató de aplacar alegando un «limbo jurídico» que pretende resolver con una propuesta de cambio en el Reglamento que ahora tendrá que analizarse.

A esa «laguna» o «cuestión formal» se aferró ayer el grupo de Ciudadanos que volvió a ser —como ha ocurrido en la creación de la comisión de investigación de los cursos— el eje de todas las críticas por servir de muleta a los intereses del Gobierno del PSOE a pesar de negar una y otra vez la existencia de un pacto oculto entre ambos, como sí consideran el resto de fuerzas de la oposición.

 

Nunca se ha aprobado

Claro que en esta ocasión el contenido de las propuestas también interesa a Ciudadanos. Con su abstención favoreciendo al PSOE, la formación naranja ha impedido que se debata en el Pleno la bajada de impuestos, una iniciativa que el PP lleva presentando desde el año 2003, que se ha debatido en, al menos, tres veces desde entonces, pero que nunca se ha aprobado.

La formación de Juan Marín quiere ser la que ha logrado reducir los impuestos en Andalucía, una batalla que lleva librando desde que firmó el acuerdo de investidura con el PSOE. Así, si esta ley se presenta en el Pleno, no tendrá más remedio que votar a su favor —lo contrario sería una incongruencia muy visible— por lo que habría perdido la iniciativa política en este sentido y, precisamente, a favor del PP. Lo mismo le ocurre con la iniciativa legislativa de Podemos. La formación morada quiere que la Junta haga públicos todos los saldos de las cuentas, un ejercicio de transparencia sin precedentes que también Ciudadanos quiere arrogarse.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/20150917/sevi-ciudadanos-psoe-mordaza-201509162216.html