¿Dónde van a parar las herencias sin dueño y rechazadas en Andalucía?

Las propiedades que no tienen herederos sumaron 8,7 millones de euros entre 2005 y 2016. Cristóbal Montoro charla con la consejera de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero - EFE. ANTONIO R. VEGA Sevilla05/02/2017 08:34h - Actualizado: 05/02/2017 08:36h. Guardado en: Andalucía

Josefa Ruiz, una enigmática octogenaria de La Carolina, murió en Suiza sin dejar herederos. El Ayuntamiento de este municipio jienense y las autoridades suizas se pusieron rápidamente tras la pista de posibles descendientes de la millonaria difunta. La búsqueda dio sus frutos. Un sobrino suyo que había emigrado a Barcelona, enterado de la repentina muerte de su tía soltera, reclamó la herencia. De no haber aparecido ningún descendiente, el heredero legítimo de todos sus bienes habría sido el Estado.

Es algo más habitual de lo que parece. Entre 2005 y 2016, a las arcas del Estado fueron a parar 8,71 millones de euros, según las cuentas de las herencias abintestato, como se denominan las que asume el Estado a través de las distintas delegaciones provinciales del Ministerio de Hacienda. Es lo que suman las propiedades inmobiliarias, bienes muebles, cuentas corrientes, dinero en metálico y joyas de residentes en Andalucía que murieron sin testamento y ni parientes con derecho a recibirlos. Los 8,7 millones incluyen también las herencias que son repudiadas por todos sus beneficiarios, según el informe facilitado a ABC por el Ministerio de Hacienda. Cada día se producen 19 renuncias en esta comunidad. En el último año se registraron 6.939 desestimientos.

Andalucía es la cuarta comunidad por los ingresos que generan las herencias al Estado

Uno de cada diez euros que ha llegado al Estado por esta vía (fueron 101,5 millones de euros en total) procede de herencias sin testar y rechazadas en Andalucía, que es la cuarta región que aporta más ingresos después de Madrid, Castilla y León, País Vasco. Sólo en Sevilla, la Delegación Tributaria ha contabilizado 2,61 millones desde el año 2005.

 

A falta de herededos legítimos —los familiares hasta el cuarto grado por consanguinidad (por ejemplo, primos hermanos) y el cónyuge viudo—, el Código Civil establece que «heredará el Estado», que debe ingresar la cantidad resultante en el Tesoro Público. Aunque es la Junta quien gestiona, recauda, determina la factura y se financia con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, «Andalucía no hereda nada en caso de renuncia», aclaran desde la Consejería de Hacienda. A diferencia de otras comunidades (Navarra, Cataluña, Galicia, Aragón, Valencia y País Vasco) que han asumido competencias sobre la regulación de la sucesión intestada (sin testamento) a su favor, Andalucía no lo ha hecho.

CÓMO SE HACE EL REPARTO

¿Dónde van las herencias que no tienen dueño? El Estado está obligado a asignar un tercio del dinero de las herencias abintestato y de las repudiadas a instituciones municipales de beneficencia, acción social y profesionales, tanto públicas como privadas. Debe entregar otro tercio a instituciones de las mismas características de ámbito provincial, y el resto tiene que destinarlo a cancelar deuda pública, salvo que el Consejo de Ministros disponga lo contrario.

El director general de Patrimonio del Estado podrá excluir de la liquidación y reparto aquellos bienes y derechos que convenga conservar. En el caso de viviendas o locales, lo habitual es que se desprenda de ellos sacándolos a subasta o adjudicación directa.

La sucesión a favor del Estado no es un proceso sencillo. Cuando un juez tiene conocimiento de un fallecimiento sin herederos, debe citar a la Abogacía del Estado. La declaración administrativa de heredero requiere un informe de ésta antes de tomar posesión de los bienes. Cuando la Delegación de Hacienda recibe los bienes, da cuenta a la Diputación y al Ayuntamiento donde estuviera empadronado el fallecido. El siguiente paso es publicar en el Boletín Oficial un anuncio para que las instituciones que consideren que tienen derecho a recibirla pidan que se les adjudique.

Quien avise a las autoridades de que alguien ha fallecido sin haber testado y sin herederos tiene su recompensa: el vecino que informa se lleva como premio el 10 por ciento de lo que valgan los bienes del finado. Entre 2005 y 2016 se han pagado quince «premios» que sumaron 254.634 euros.

Pagan los que más tienen, según la Junta

Ante el asedio de críticas de afectados, que han creado una asociación que demanda la supresión del Impuesto de Sucesiones, la Consejería de Hacienda defiende que «sólo un 7% de las herencias lo pagan en Andalucía; las de aquellos que más tienen». En los parientes directos, «esta cifra baja al 2%». Al tratarse de un impuesto estatal, «los grupos que piden su eliminación tuvieron mayoría absoluta para hacerlo y no lo eliminaron», aseguran desde la Junta en alusión al PP.

Fuente: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-donde-parar-herencias-sin-dueno-y-rechazadas-andalucia-201702050834_noticia.html