Los contratos de un andaluz con la NASA, en peligro por culpa del impuesto de sucesiones

Ramón Ramírez Liñán es uno de los pocos españoles que ha cumplido el sueño americano. Con grandes dosis de ingenio y esfuerzo, Navteca, la empresa tecnológica que este programador sevillano fundó con su exmujer hace cinco años en EE UU, ha logrado vender sus aplicaciones de realidad virtual a la NASA.

La agencia espacial estadounidense la galardonó en 2016 como la mejor subcontratista del Centro de Vuelos Espaciales Goddard. Pero esta historia de éxito en la mayor potencia del mundo puede verse truncada por culpa del impuesto de sucesiones y donaciones.

El pasado 5 de abril, el empresario andaluz recibió en su domicilio de Greenbelt (Maryland) una providencia que le apremiaba a pagar antes de veinte días 118.681,93 euros por aceptar la herencia de su padre, fallecido el 19 de junio de 2007. Una deuda que este emprendedor no puede asumir si no es a costa de sacrificar su prometedor negocio justo cuando iba a expandirse a España.

De hecho, en 2017 contrató a personal español para extender la realidad virtual a otros campos como la educación y el turismo a través de la visualización de datos en 360 grados, una tecnología con una creciente demanda que puede encarnar una revolución semejante a la que protagonizó la telefonía móvil tiempo atrás.

Para trabajar en los campus que tiene la NASA, el Ejecutivo norteamericano exige a cualquier proveedor una autorización de seguridad (security clearance en inglés) «que se ve afectada negativamente por deudas con gobiernos externos porque incrementa el nivel de riesgo del individuo y puede reducir la confianza que el Gobierno federal tiene depositada en mí y en mi empresa», explica Ramón Ramírez a ABC desde el otro lado del Atlántico. «Si perdemos el security clearance por la deuda con la Administración andaluza,algunos proyectos que desarrolla Navteca serán asignados a otros de sus contratistas», se queja.

El Gobierno de EE UU exige no tener deudas con otros gobiernos para trabajar con la agencia aeroespacial

De hecho, el impuesto ya ha empezado a pasarle factura. En marzo tuvo que viajar a España para acudir a la sede de la Agencia Tributaria en Sevilla. Le habían dado cita el mismo día que entregaba un nuevo proyecto informático a la agencia aeroespacial.

En 2016, lanzó una aplicación que permitía trasladar virtualmente a cualquier espectador a la Feria de Sevilla y tener una visión esférica de cada detalle del recinto mediante el uso de un visor VR o unas gafas cardboard.

Actualmente desarrolla otras soluciones con técnicas como la nube para la central de la Nasa que pueden verse lastradas por la deuda fiscal. «También estamos haciendo visualización de datos científicos y un sistema de información geográfica en realidad virtual», explica Ramón, que ha recibido el firme respaldo de la Federación Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones (Fencis) y la asociación Stop Impuesto Sucesiones, que preside Juan Carlos Valverde, en su cruzada contra el tributo.

Aparte de representar una pesadilla para toda su familia, que lleva diez años batallando contra la Junta de Andalucía, el impuesto puede arruinar el sueño americano del empresario. Hacienda reclama 118.681,93 euros (intereses de demora incluidos) a cada heredero del difunto Carlos Ramírez de la Lastra, un farmacéutico sevillano que invirtió sus ahorros de toda la vida en ladrillo con la creencia de que así iba a dejar asegurado el futuro a sus hijos.

El Teara anuló la liquidación dos veces por defectos, pero Hacienda ha abierto un tercer expediente

La Agencia Tributaria de Andalucía ha abierto el expediente hasta en tres ocasiones, después de que el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Andalucía (Teara) anulara dos veces su liquidación al apreciar defectos de forma que la invalidaban. Como ningún hermano puede afrontar el desembolso, han pedido su fraccionamiento. Entre tanto, de forma inexorable ha comenzado la cuenta atrás para el embargo de sus bienes.

Como Ramón, sus cuatro hermanos, Fátima, Raquel, Carlos y Gabriel, que viven en Sevilla, han recibido las temidas cartas de Hacienda. Ya han saldado la factura del impuesto de su madre, que murió en 2011, pero la herencia de su padre sigue coleando casi una década después. Éste les dejó tres apartamentos, dos pisos en la capital y un cortijo en Villanueva del Río y Minas (Sevilla) que construyó su bisabuelo y ha sido durante años «el mascarón de proa» de la familia y lugar de recreo en los veranos de su infancia.

Dos de las hermanas lo explotan ahora como alojamiento turístico después de vender parte de la finca para obtener liquidez «porque no nos dejó un duro» y tras pedir un préstamo para rehabilitarlo porque «se caía a pedazos», apunta Raquel.

Ella y Fátima han montado una cafetería y un espacio cultural en Sevilla gracias a un crédito de 30.000 euros del ICO que siguen pagando. Con cuatro camareras en un negocio que da sus primeros pasos y la bola creciente de la deuda que amenaza con arrollarles, «estamos que no levantamos cabeza», se lamenta Fátima.

A Gabriel Ramírez ya le han embargado la nómina y tiene que alquilar a turistas una habitación en su propia casa para subsistir. Carlos, padre separado con dos hijos, se hizo cargo de la farmacia paterna. La deuda le ha obligado a rehipotecar su vivienda.

«Durante generaciones, nuestros padres nos enseñaron que había que tener un apartamento en la playa o una casita en el campo. Era «The Spanish Dream» (el sueño español), hasta que hemos descubierto que heredar es muy difícil. La mayoría no recibimos dinero en metálico para pagar», se desahoga el andaluz que ha conquistado a la NASA.

linan-kQYB--540x285@abc.jpg

«Sufrimos una asfixia económica insoportable»

La Consejería de Hacienda abrió en septiembre pasado un tercer expediente del impuesto de sucesiones después de que los dos anteriores fueran anulados por el Teara. «Da la impresión de que está dando sucesivos palos de ciego, a ver si en algún momento llegan a acertar con el resultado perseguido, pero todo ello a costa de unos contribuyentes que hemos de soportar los sucesivos expedientes, incertidumbres y embargos» y «una asfixia económica insoportable», expone el escrito que ha presentado el abogado de la familia Ramírez, Germán Saldaña, contra la última liquidación. El letrado alega que el derecho de la Junta a reclamar el pago está prescrito porque han pasado más de cuatro años desde que inició el expediente tras las anulaciones. También cuestiona la valoración de los inmuebles. El cortijo lo tasaron en casi un millón. La consejera María Jesús Montero, nueva ministra de Hacienda, acordó con Ciudadanos que las herencias de padres a hijos inferiores al millón de euros no tributen en Andalucía desde este año, pero la deuda de la familia Ramírez es anterior a 2018. La rebaja no se aplica con carácter retroactivo como pide el colectivo Stop Impuesto Sucesiones.

Su presidente y responsable de la federación nacional Fencis, Juan Carlos Valverde, ha asegurado a ABC que el Ejecutivo andaluz reconoció con la modificación del tributo «la injusticia cometida pero no arbitró medida alguna para paliar sus efectos». Como consecuencia, «miles de familias se encuentran en la más absoluta ruina moral y económica, sometidas a expedientes de embargos, multas e intereses desproporcionados». Se preguntó si la nueva ministra tomará ahora alguna de las medidas que propusimos en el Parlamento andaluz para la protección de los afectados. «Solo el tiempo responderá a estas cuestiones, esperemos no tener que invocar aquella famosa frase de “Dios nos coja confesados”», concluyó.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-contratos-andaluz-nasa-peligro-culpa-impuesto-sucesiones-201806100146_noticia.html#ns_campaign=rrss-inducido&ns_mchannel=abcdesevilla-es&ns_source=wh&ns_linkname=noticia-foto&ns_fee=0

Ana. Endeudada hasta los 70 años para pagar a la Junta de Andalucía el impuesto de sucesiones

A sus 59 años, Ana Rosario Arenas Cardeilhac está endeudada hasta las cejas. La casa que esta sevillana heredó de una tía suya y donde residía con ella desde 1991 hasta su muerte, pertenece en realidad a un banco que en su día le concedió un préstamo para hacer frente a la factura del impuestos de sucesiones y donaciones. Sobre la vivienda que heredó libre de cargas pesa ahora una hipoteca. Una condena de por vida. Hasta el año 2028, cuando cumplirá 70 años, no liquidará la deuda contraída con el banco.

Sin más ingresos que una ayuda de 426 euros al mes dirigida a parados de larga duración, a esta auxiliar de enfermería sin trabajo, en trámites de separación de su marido y con dos hijos adolescentes, se le vino el mundo encima cuando recibió una carta de la Agencia Tributaria de Andalucía.

Le reclamaba el pago de 43.365 euros por heredar de su familiar la vivienda en Carrión de los Céspedes, un pueblo del Aljarafe sevillano, y una hectárea de terreno agrícola. Luego rebajó la liquidación a 42.365 euros tras constatar que el valor catastral aplicado no coincidía con la fecha en que se produjo el deceso, el 17 de diciembre de 2009.

«Ahora mi vida consiste en trabajar donde me sale para pagarle a la Junta de Andalucía y al banco»

El organismo dependiente de la Consejería de Hacienda valoró los bienes en 186.000 euros.«Pedí dos tipos de aplazamiento, uno que fraccionaba el pago en tres cuotas anuales y otro con más plazos, que empezaba por 300 euros y llegaba a los 3.000 cada tres meses». Ni por esas. La deuda suponía un engrudo indigerible en la endeble economía familiar.

«Así que pedí un préstamo hipotecario para pagar el impuesto. Me avaló mi cuñada. Yo soy auxiliar de enfermería y no tengo estabilidad laboral», se justifica. En septiembre de 2012 pagó el impuesto.

Pero la penitencia no había terminado. Dos meses después de liquidar el tributo, la Nochebuena de 2012 recibió otra notificación de Hacienda. Le reclamaba el pago de 4.812,67 euros en concepto de intereses de demora por la deuda ya amortizada. Tras pedirle el dinero prestado a su cuñada para pagar los intereses, Ana, indignada, mandó un escrito a la Junta pidiendo que anulara la resolución. «Solicito que se me aplique la ley en su justa medida, ya que considero que los dos años que la Administración tarda en contestarme a la primera solicitud de fraccionamiento es injusta o excesiva y perjudica», argumentó.

«Me ha cambiado la vida»

«Este zarpazo me vino cuando tenía 52 años; la vida me la ha cambiado por completo. Ahora mi vida consiste en trabajar donde me sale para pagarle a la Junta de Andalucía y al banco. Éste es el regalito que me han dejado», clama vencida por la emoción. Esta heredera se ha puesto en contacto con el bufete GMesaAbogados, que colabora con la Asociación Stop Impuesto Sucesiones, para que se revise su caso. «Por ser mi única vivienda no he tenido reducción, me dijeron que no la tenía por ser sobrina», se lamenta.

Ante casos similares, la Consejería de Hacienda esgrime que para las herencias de «los grupos II y IV» (hermanos, tíos y sobrinos), los contribuyentes «pagan lo mismo en cualquier comunidad autónoma», y recuerda que todo andaluz que hereda de parientes directos hasta 250.000 euros está exento de pagar desde enero.

Ana Rosario Arenas cree, sin embargo, que la ley no le ha hecho justicia. Cuando la Administración calcula el importe del impuesto de sucesiones,añade de forma automática un 3 por ciento del valor total de los bienesque componen el patrimonio del fallecido. Es el llamado «ajuar doméstico».

«El 90% de los muebles que había en la casa de mi tía, con la que estaba viviendo, eran míos. Me encarecieron un 3% la factura por unos bienes que no había heredado. Me dijeron que presentara las facturas para demostrarlo». Pero, ¿quién guarda las facturas de toda una vida? El abogado Fernando Soler asegura que está estudiando reabrir su caso solicitando una devolución de ingresos indebidos porque Ana Rosario Arenas estuvo conviviendo con su tía en la misma casa. «Esto es una vergüenza. Se les está robando su patrimonio a los pobres, los ricos no pagan», responde la afectada a la presidenta andaluza, Susana Díaz.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-endeudada-hasta-70-anos-para-pagar-junta-andalucia-impuesto-sucesiones-201708190213_noticia.html?_ga=2.139010547.1383713897.1502907092-622205802.1502907092

Segundo día consecutivo 13TV El Cascabel Aborda el Cruel Impuesto de Sucesiones con nuestros afectados

13TV con Antonio Jimenez en El Cascabel, entrevista a Fabiola Lara y Juan Antonio Reina, dos afectadas por el impuesto de Sucesiones que fueron expulsadas a la fuerza el pasado jueves del parlamento de Andalucia junto con otros miembros de la asociación #StopImpuestoSucesiones.

Segundo día consecutivo que 13TV aborda la injusticia del impuesto de Sucesiones en Andalucía, un Impuesto claramente Anticonstitucional. Art 14 de la Constitución Española, El principio de igualdad, que es consagrado como derecho fundamental en la Constitución Española, en su Artículo 14, al establecer que “TODOS los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

El Artículo 9.3, que garantiza el principio seguridad jurídica. El Artículo 19, al establecer que “los españoles tienen el derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional” El Artículo 31 de la indicada Norma establece, respecto al sistema tributario, que “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario, justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”.

El Artículo 33.1 subraya que “se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia”. Y por último, en el Artículo 35 se establece el derecho al trabajo y a la “libre elección de profesión y oficio”, y en el art. 39 se garantiza y asegura la “protección social, económica y jurídica de la familia”. Los andaluces y quienes, aún no siéndolo, residen y trabajan en esta Comunidad, no podemos ser ciudadanos de tercera y estar injustamente discriminados por este impuesto sólo por esa condición. Enlace al Video: https://youtu.be/FeqyzCF3zpg

Víctimas de la asociación STOP Impuesto Sucesiones en 13TV con Antonio Jiménez

Estrella Ramírez está con el agua al cuello. Por un local, la casa donde reside con su marido, su hijo de 25 años y su suegra hasta que ésta falleció en 2014 y donde tienen una platería (su medio de vida), la Junta le pide 122.000 euros. Ha impugnado la liquidación porque entiende que la casa está «sobrevalorada». Hasta que la Justicia dictamine, ha ido saldando a plazos parte de su deuda. Le restan 30.000 euros, pero la economía doméstica no da más de sí. «He ido a Hacienda a suplicarle que me den más tiempo, pero se niegan. Han arruinado mi vida, la de mi marido y la de mi hijo, que ha tenido que dejar las oposiciones porque no podemos pagarle la academia».

Maribel Pires se derrumbó. No podía más. Fue escuchar cómo el Parlamento andaluz rechazaba por tercera vez la bonificación del 99% del impuesto de sucesiones y venirse abajo. Ocurrió el pasado miércoles. Esta sevillana estalló en un llanto convulso, sin consuelo, al presenciar cómo diputados del PSOE, Podemos e IU tumbaban la iniciativa del PP. Junto con otros miembros de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones que montaron en cólera en la tribuna, Maribel fue expulsada pero sus palabras al salir retumbaron como un trueno en la Cámara: «El patrimonio de mi padre agricultor me lo estáis robando todo». Ella, dos hermanos y su madre, desde que enviudó en 2010, se enfrentan a una factura de 130.000 euros que no saben cómo pagar. La causa de su desconsuelo son casi seis hectáreas de tierras donde tienen una huerta que dio de comer a su familia, la casa donde vive con su marido e hijo y otra vivienda que comparten su madre y un hermano en silla de ruedas. Está en el extrarradio de Sevilla, en el Aeropuerto Viejo, con un asentamiento chabolista muy cerca. Allí se asentaron en 1936 sus abuelos, emigrantes de Duas Igrejas, un pueblo portugués de 700 habitantes. «Mi abuela vino a Sevilla con 18 años montada en un burro y se puso a servir aquí». Tras agotar la vía administrativa, Maribel está en litigios con la Junta de Andalucía porque ha valorado los terrenos como urbanizables a pesar de que no figuran en ningún planeamiento y su uso es rústico, como constata el Catastro. Pero el tiempo sigue corriendo y la deuda, con sus intereses, engordando. La situación es desesperada. «Cuando escuché las barbaridades que dijeron en el Pleno del Parlamento, no me pude contener. ¿Ricos? Si yo no tengo empleo con un niño de cinco años y a mi marido lo despidieron», clama con la voz quebrada por la emoción. «Mi familia tuvo una vida muy sacrificada. Mi padre tenía vacas, había que ordeñarlas todos los días y mi madre repartía leche por las calles. No sabemos que son unas vacaciones. Y otros detalles que me ahorro porque me da vergüenza», explica.

Un millar de almerienses renuncia a su herencia

  Fuente: La Voz de Almería

Fuente: La Voz de Almería

A Margarita Jiménez, una almeriense de Serón, casi le embargan el cortijo que heredó de su padre para pagar el Impuesto de Sucesiones por valor de 270.000 euros.

Algo parecido le ocurrió a Antonio Ruiz, un guardia civil, que creía que con la herencia recibida de sus progenitores iba a tener un buen colchón económico.

El impuesto de sucesiones lleva tiempo levantando ampollas en Andalucía y son más de 7.000 andaluces los que cada año renuncian a su herencia por no poder pagar el tributo que la Junta le exige por ella, según datos del Consejo Notarial. En Almería se calcula que en 2014, último año computado hubo más de 1.000 renuncias. Tres asociaciones constituidas contra este impuestohan convocado una manifestación en Almería para el próximo sábado 3 de junio a las 12 del mediodía que partirá desde la Puerta de Purchena hasta la sede de la Delegación del Gobierno. Los convocantes son Stop Impuesto de Sucesiones, Stop Sucesiones y Pacis. Los organizadores han previsto que acudan a la manifestación no solo almerienses sino también andaluces de otras provincias como Granada y Sevilla que vendrán en autobuses.

Estas plataformas consideran que los andaluces pagan cien veces más que los ciudadanos de otras comunidades como Madrid o el País Vasco.

El portavoz de Stop Impuesto Sucesiones en Almería, Martín Giménez, considera que “hay mucha gente que se calla por verguënza y paga, pero es muy grave lo que está ocurriendo y lo mismo el impuesto de donaciones que hay que tributar el 26%, es decir todo el esfuerzo de nuestros padres se lo queda la Junta”.

Diferencia de valores
El pasado mes de marzo, la Junta anunció unservicio de atención ciudadana y la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, explicaba que por debajo de 250.000 euros de herencia no se paga nada.
Giménez replica a este argumento manifestando que “para calcular el valor de la herencia, la Junta deandalucía no aplica el valor de mercado sino el valor catastral más un multiplicador por tres de ese valor”.

Más información en: http://www.lavozdealmeria.es/Noticias/130279/4/Un-millar-de-almerienses-renuncia-a-su-herencia

Martín Giménez en Onda Cero Almería

Martín Giménez hace un llamamiento a la ciudadanía Almeriense para la próxima manifestación del día 3 de Junio a las 12 de la mañana en Puerta Purchena.
Será conjuntamente con las asociaciones STOP Sucesiones y PACIS.

 

 

José: «Estoy a punto de perder mi vivienda por una herencia»

Poco imaginaba José (nombre ficticio) que una herencia le iba a colocar al borde de la ruina con poco más de veinte años. Cuando debería estar estudiando una carrera, ha tenido que renunciar a sus estudios y ponerse a trabajar de teleoperador para pagar lo que le reclama la Administración. No duerme por las noches pensando que su propia casa ha salido a subasta y que está a punto de perderlo todo.

VIENE DE

Sus problemas empezaron al fallecer su tía. Su madre, único familiar directo de la fallecida, era la heredera de su vivienda habitual, de un local en un pueblo de Sevilla y de la mitad de una parcela donde la familia solía pasar los días de asueto. El joven ni siquiera sabía de la existencia de un impuesto de sucesiones que ha caído como una losa sobre la familia, ya que penaliza la herencia entre hermanos.

La Junta valora el patrimonio heredado en cerca de 600.000 euros. «Pero está todo sobrevalorado porque difícilmente encuentro a alguien dispuesto a pagar ese dinero». En base a ese cálculo y con los intereses que ha ido acumulando, la deuda asciende ya a más de 200.000 euros, una suma que se antoja astronómica para una familia que se mantiene gracias al trabajo del padre en un taller y al exiguo sueldo que cobra el hijo por su primer empleo.

A José se le acumulan los problemas. Por si la deuda que ha provocado el embargo de la vivienda familiar fuera poco, tiene que cuidar de su madre enferma, que depende de sesiones de diálisis. Su sueño de estudiar Administración y Dirección de Empresas se esfumó precisamente al heredar. «Para la Junta tengo exceso de patrimonio y no me conceden becas». Si pudiera rebobinar, no duda en que renunciaría a la herencia, «a pesar del cariño con el que mi tía nos dejó todo lo que tenía».

Más información en: http://www.diariosur.es/economia/201701/22/jose-estoy-punto-perder-20170122234917.html?utm_source=torrent&utm_medium=social&utm_campaign=AVOE