Stop Impuesto Sucesiones avisa: «La exención del millón de euros sólo tiene validez durante 2018»

La plataforma ciudadana Stop Impuesto Sucesiones no está dispuesta a tirar la toalla tras la rebaja del tributo pactada por el PSOE y Ciudadanos dentro del acuerdo de presupuestos para 2018. Considera que la exención del impuesto para parientes directos que hereden hasta un millón de euros es «hito logrado gracias a las protestas populares», pero no resuelve el problema. Por ello ha iniciado una ronda de entrevistas con tres partidos de la oposición (Ciudadanos, Podemos y PP) con el objetivo de presentar una proposición no de ley que escenifique el apoyo del Parlamento a las familias que no pueden hacer frente a su pago.

La plataforma solicita paralizar los expedientes en curso de las familias por este impuesto en tanto no existan resoluciones judiciales definitivas, que, según esta asociación, están siendo ya favorables para los afectados.

Stop avisa de que la exención del primer millón «sólo tiene validez para el año 2018 y no afecta nada más que a los herederos directos (hijos, cónyuges, padres y nietos), sin contemplar las donaciones». «El objetivo no estará satisfecho hasta que se consiga la supresión completa de ese impuesto o su bonificación máxima, en un 99,9 por ciento», afirma.

La asociación que preside Juan Carlos Valverde retoma así su actividad reivindicativa ante el «clamor de muchas familias» afectadas por procesos de embargo, multas e intereses por no poder pagar el impuesto de sucesiones. En esta difícil tesitura se encuentra Ana Pérez, la pensionista de El Ejido que, como publicó ayer ABC, se enfrenta a una amenaza de embargo por una herencia de su hermana ante la imposibilidad de pagar 68.833 euros a la Junta en concepto de impuesto de sucesiones y 70.000 euros como plusvalía al Ayuntamiento almeriense.

Según expone la plataforma en una nota de prensa, representantes de Podemos, Ciudadanos y del PP se han mostrado dispuestos a «luchar en el Parlamento por la protección de las familias afectadas por el impuesto de sucesiones, entre las que hay algunas desesperadas por procesos de embargo, por los intereses que les cobra la Junta, obligadas a cerrar negocios y con deudas debido a las elevadas cantidades que deben abonar por haber heredado».

Proposición parlamentaria

El Parlamento andaluz ya rechazó una proposición no de ley similar, que contó con el único voto a favor del PP, si bien ahora Podemos, PP y Ciudadanos se han comprometido a «presentar y apoyar de nuevo esa propuesta, una vez consensuada, cuando próximamente se someta a votación», señaló Stop Impuesto Sucesiones.

Aunque la propuesta no sea vinculante, Stop cree que el «PSOE se sentirá aislado y enfrentado a su pueblo y al bien común si es el único partido que se niega a reparar esas injusticias familiares generadas por el brutal tributo a las herencias». A la vuelta de la Navidad, Valverde reanudará la ronda de entrevistas con PP, Podemos y Cs para ultimar la proposición.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-stop-impuesto-sucesiones-avisa-exencion-millon-euros-solo-tiene-validez-durante-2018-201801042316_noticia.html

El impuesto de sucesiones irrumpe con fuerza en la agenda política de Andalucía

El PP andaluz ha acusado tanto a la presidenta de la Junta andaluza, Susana Díaz, como al presidente y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín, de ser los protagonistas del «engaño masivo» que el PSOE-A y la formación naranja han perpetrado respecto al impuesto de sucesiones y donaciones, que «sigue vigente» y que en 2018 «va a estar más vivo que nunca».

La vicesecretaria de Política Municipal y Desarrollo Rural del PP-A, Maribel Lozano, afirmó en rueda de prensa que con la entrada en vigor del presupuesto autonómico «se ha constatado que el PSOE-A y Cs llevan meses engañando a los andaluces al decir que el referido impuesto se ha eliminado». Así, recordó que estos días, a pesar de la puesta en marcha de la reforma, «se mantienen las denuncias de afectados» que tienen que pagar por este impuesto en Andalucía.

Con todo, garantizó que los populares andaluces van a seguir trabajando para que el impuesto de sucesiones y donaciones sea bonificado al 99 por ciento porque, como recalcó, «no se puede gravar la muerte».

Tras incidir en que «es un insulto a la inteligencia» de los andaluces que ambos partidos digan que el tributo «ha pasado a la historia», la portavoz popular apuntó que el impuesto de sucesiones y donaciones «sigue vigente a día de hoy ya que solo se ha reformado».

Afectados «en el limbo»

Del mismo modo, Lozano advirtió de que la medida «deja en el limbo» a todos los andaluces que a fecha de 31 de diciembre eran beneficiarios de una herencia, de ahí que haya reclamado tanto a Susana Díaz como a Cs que aclaren qué van a hacer, «si los van a dejar desamparados o van a hacer algo al respecto».

Aunque defendió que la reforma del impuesto ha sido «un gran triunfo» de los andaluces que se han movilizado y que el PP-A tambiénha colaborado mediante iniciativas en el Parlamento y con la recogida de firmas, la vicesecretaria de Política Municipal insistió en que Cs «engaña cuando dice que este impuesto se ha eliminado».

La dirigente popular también incidió en que ese «engaño» se demuestra en que los Presupuestos andaluces, en la partida de ingresos, prevé recaudar 380 millones por el impuesto de sucesiones y donaciones. «¿Cómo se prevé esa cantidad cuando se ha dicho que ha pasado a la historia?», se preguntó Lozano.

La plataforma ciudadana Stop Impuesto Sucesiones ha iniciado una ronda de contactos con tres partidos de la oposición (Ciudadanos, Podemos y PP) con el objetivo de presentar una proposición no de ley para que el Parlamento andaluz apoye a las familias que no pueden hacer frente a su pago.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-impuesto-sucesiones-irrumpe-fuerza-agenda-politica-andalucia-201801060858_noticia.html

La letra pequeña de la reforma del impuesto de sucesiones en Andalucía vigente desde el 1 de enero

Las doce uvas de la suerte han venido acompañadas este año de una buena noticia. Desde el pasado 1 de enero las herencias inferiores al millón de euros están exentas de pago en Andalucía gracias a la presión social ejercida y al empeño de Ciudadanos, que forzó esta reforma fiscal a cambio de dar su apoyo a los presupuestos de la Junta para 2018. Pero la rebaja tiene una letra pequeña que conviene leer con detenimiento porque la regla general tiene limitaciones en el tiempo (no se aplica con carácter retroactivo) y en el parentesco.

¿A qué herederos afecta?

Se eleva hasta un millón de euros el listón de las herencias que no abonan el impuesto de sucesiones y donaciones. Hasta entonces el mínimo exento era de 250.000 euros. Solo afecta a parientes directos del fallecido: hijos, cónyuges y nietos. Los hermanos, sobrinos, tíos y primos que reciban herencias deberán pagar lo mismo que antes por los bienes del difunto, que pueden ser viviendas, vehículos, dinero en cuentas, acciones y seguros de vida.

Rafael Moya, abogado de la plataforma online Easyoffer, del bufete MFC en Sevilla, considera que los efectos de la modificación son insuficientes: «Esta norma beneficia al heredero de clase media, pero está muy limitada por el parentesco. Por un lado, hay un efecto positivo porque aumenta la cuantía de la base imponible para tributar, pero no es suficiente porque las modificaciones están muy limitadas por el parentesco, a las líneas 1 y 2 de descendencia. Hay muchos ciudadanos en Andalucía que heredan fuera de ese vínculo y que seguirán tributanto el impuesto completo».

¿El patrimonio cuenta?

Para aplicarse la bonificación máxima es preciso que el patrimonio preexistente del heredero en el momento de tramitar la herencia y recibir los bienes no supere el millón de euros.

¿Qué ocurre si fallece antes de 2018?

La reforma fiscal no tiene carácter retroactivo, por lo que no afecta a las herencias de los fallecidos antes del 1 de enero. Hay personas pendientes de abonar el tributo que quedarían exentos de pagar si se les aplicara la modificación. Lo que cuenta es la fecha de la muerte del causante. Aquellos que recientemente renunciaron a su herencia o tienen expedientes sancionadores por impago del impuesto no se beneficiarán de esta rebaja.

La retroactividad de la medida es, sin embargo, uno de los caballos de batalla de los afectados agrupados en la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones, que hubiese preferido una bonificación del 99,9%.

¿Es mejor donar en vida?

Depende otra vez del parentesco y del destino que tenga esa donación. El cambio aplicado en Andalucía afecta a las donaciones inter vivos porque se aumenta la cantidad exenta de tributar pero con restricciones. Los hijos y descendientes menores de 35 años o que tengan una discapacidad sólo pagarán un 1% por una donación de dinero de su padre siempre que el cien por cien de la cuantía donada se destine a comprar una vivienda.

Si la cantidad donada se dedica a crear o ampliar una empresa también se eleva el mínimo exento hasta el millón de euros. Eso sí, la empresa debe mantenerse activa durante los cinco años siguientes a la fecha de la escritura pública de la donación. De lo contrario, hay que pasar por caja.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-letra-pequena-reforma-impuesto-sucesiones-andalucia-vigente-desde-1-enero-201801040724_noticia.html

Stop Impuesto Sucesiones lamenta que la Junta "esté en el 'pimpampum' político y juegue con el drama de las familias"

La Asociación Stop Impuesto Sucesiones de Andalucía ha lamentado que la Junta de Andalucía "se centre en el 'pimpampum' político y siga jugando con el drama de las familias", en vez de insistir en la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de Stop Impuesto Sucesiones de Andalucía, Juan Carlos Valverde, ha rechazado que no se quiera aplicar la retroactividad de la medida "cuando hasta a los delincuentes y terroristas se les aplica la retroactividad".

Valverde ha precisado que "no pedimos ampliar la retroactividad, sino que se paralicen los expedientes mientras que los jueces no se pronuncien", recordando que "los jueces, cuando piden en cada una de las vistas pruebas contrapericiales, sistemáticamente está dando la razón a las familias".

"Nuestro argumento es sencillo, que las comunidades autónomas puedan bonificarlo al 99 por ciento y acabar con el sufrimiento de las familias en el corto plazo, y posteriormente iremos al Gobierno central a pedir que se suprima", ha aseverado Valverde, quien ha criticado que la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, "se limita a ceder la patata caliente al Gobierno y convierte el asunto en un 'pimpampum' político, y ello supone jugar con el drama de las familias".

Considera que "la supresión de este impuesto es una cuestión política, y se deben arbitrar los medios necesarios para que los discursos de los políticos se conviertan en realidad", ya que, ha lamentado que "no se hace casi nada y, por ejemplo, no se aplica la Ley de Plazos".

Ha recordado además que la asociación ha emprendido una ronda de conversaciones con los grupos políticos en el Parlamento andaluz, empezando por Podemos, "para obligar a presentar alguna iniciativa parlamentaria para promover esa protección a las familias".

Asimismo, ha precisado que se mantiene la idea de acometer acciones conjuntas las plataformas de Andalucía, Asturias y Aragón, "pero al llegar las fechas navideñas y paralizarse las administraciones, es difícil hacer un planteamiento serio".

Tras recordar que este impuesto "en Europa está denostado" y añadir que países como Francia "lo van a quitar", ha precisado que a la asociación "llegan más de 2.000 personas con procesos empezados y que piden consejo, pese a que ya esté judicializado, a las que se suman otras más de 1.000 en pleno proceso judicial".

La asociación reclama la supresión total del impuesto, de forma que "todo lo que no sea la eliminación total del impuesto, pasando por la bonificación, no nos conformará; no nos van a callar".

Más información en: http://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20171207/433474961723/stop-impuesto-sucesiones-lamenta-que-la-junta-este-en-el-pimpampum-politico-y-juegue-con-el-drama-de-las-familias.html

Sucesiones de nuevo

Alrededor del impuesto de sucesiones, especialmente en Andalucía, existen una serie de leyendas urbanas que algunos políticos, de manera poco responsable, con ánimo electoral y el simple objetivo de desgastar al rival, se han ocupado de propalar a los cuatro vientos. Desde la tan falsa como célebre afirmación de que ese impuesto pretende gravar sólo a ricos (¿qué entenderán por ricos estos señores?), de uso generalizado entre buena parte de nuestra izquierda, hasta los dos inveraces grandes éxitos entre la oposición al susanismo según los cuales, primero, los andaluces no cesan de renunciar a sus herencias por no poder pagar el impuesto y, segundo, allí donde gobiernan la gente no paga por heredar.

Seamos serios. No es un impuesto para lo que llaman con evidente ánimo peyorativo ricos, sino para las clases medias, que han sufrido la injusticia del impuesto en su configuración actual. Tampoco en Andalucía se repudian las herencias por su causa -desgraciadamente, la crisis ha sido tan intensa que mucha más gente de la que imaginamos fallece sin nada más que repartir que deudas- ni allí donde gobierna el PP en el ámbito municipal han dejado de pagarse impuestos (la plusvalía) al fallecimiento del propietario de bienes urbanos. Estas son las verdades que unos y otros esconden para situar el debate sobre el Impuesto en el centro de un debate trucado.

En estos días se ha aprobado una importante reforma del impuesto en Andalucía, según la cual no lo pagarán quienes hereden a sus ascendientes, descendientes o cónyuge menos de un millón de euros y siempre y cuando su patrimonio preexistente -el de quien hereda- sea inferior a esa cifra. Esta reforma es un parche, insuficiente, poco generosa, no aborda algunas cuestiones centrales (¿por qué no extender ese beneficio fiscal a las transmisiones en vida?, por ejemplo), pero indudablemente constituye un avance respecto a lo anterior. Por supuesto, hay un nutrido grupo de políticos que reclaman la paternidad del mérito: más medias verdades. Si el mérito es de alguien es de la sociedad civil, de organizaciones como Asaja, Stop Impuesto de Sucesiones, confederaciones empresariales que han empujado a los políticos, reacios, a aprobar esta reforma a través de campañas y movilizaciones en toda Andalucía. Si alguien tiene el mérito, son ellos.

¿Qué hacer? Si la supresión no es una opción, hagan lo sensato. Señores políticos: tengan un discurso único para toda España, armonicen a nivel nacional (no más ciudadanos de segunda), simplifiquen el tributo y establezcan tipos no confiscatorios. No parece tan complicado.

Fuente: http://www.eldiadecordoba.es/opinion/articulos/Sucesiones-nuevo_0_1198680509.html

De obligada lectura: Sucesiones, plusvalía, hipotecas... las renuncias de herencias se disparan

En 2016, se produjeron en España 384.633 herencias. Poco más del 10%, es decir, casi 38.800 fueron rechazadas por los legítimos herederos. Las cifras en sí mismas no dicen mucho, pero si las comparamos, por ejemplo, con las de 2007, año del estallido de la crisis, adquieren mayor sentido. Hace una década se produjeron en España 323.411 herencias, casi un 20% menos que en 2016, mientras que las renuncias se han multiplicado por tres. Hace diez años se ejercía este derecho en 3,4 herencias de cada cien. El año pasado, la cifra aumentó a diez, según datos del Consejo General del Notariado.

Más información en el siguiente enlace:

https://www.elconfidencial.com/vivienda/2017-12-10/herencia-casa-impuestos-donaciones-precios_1478729/?utm_campaign=BotoneraWebapp&utm_source=whatsapp&utm_medium=social

Hacienda exige 600.000 euros a cinco herederos por el recargo del impuesto de sucesiones

La Agencia Tributaria de Andalucía ha reclamado, por tercera vez, 120.000 euros a cada uno de los cinco hijos de un matrimonio fallecido como recargo del impuesto de sucesiones abonado pese a que el Tribunal Económico Administrativo de Andalucía ha anulado dos veces sus cálculos de la liquidación.

Los herederos abonaron en 2007 el impuesto de sucesiones por bienes heredados al fallecer su padre perorecurrieron la revisión de la liquidación hecha por la Agencia Tributaria por desacuerdo con el valor fijado para una finca y el Tribunal Económico Administrativo Regional les dio la razón en 2013, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, ordenando a la Agencia Tribunal devolver a los herederos unos 70.000 euros.

En 2011 falleció la madre y los herederos abonaron de nuevo el impuesto de sucesiones correspondiente por bienes heredados incluida la consolidación del dominio de aquellos que hasta entonces disfrutaba su madre en usufructo, si bien de nuevo la Agencia Tributaria de Andalucía revisó la liquidación de los herederos y les reclamó una cuantía adicional a lo abonado de unos 120.000 euros a cada uno de ellos, que estos recurrieron.

En dos sentencias de abril de 2017, a las que ha tenido acceso Efe, el Tribunal Económico Administrativo Regional de Andalucía estima parcialmente sus recurso por un defecto de forma al considerar que la Agencia Tributaria no informó convenientemente a los herederos del inicio de dicha revisión y nueva liquidación.

Por ello ordena retrotraer el proceso al inicio, si bien rechazó las medidas cautelares solicitadas por el abogado de los cinco herederos, que en este tiempo han tenido que hacer frente al pago fraccionado de esos 120.000 euros por cabeza llegando a tener que «vender parte de lo heredado» y sufrir «embargos», según ha relatado a Efe uno de los hijos, Gabriel Ramírez.

En julio la Agencia Tributaria remitió a los herederos la nueva liquidación, está vez cumpliendo con la información previa necesaria, de la que tan sólo restan los intereses de demora sumados en la anterior si bien los han vuelto a recurrir por considerar que ha prescrito la liquidación complementaria del impuesto de sucesiones por ambas herencias, un recurso que está aún pendiente de resolución.

El abogado de la familia, Germán Saldaña, ha explicado a Efe que desde que los herederos realizan la liquidación voluntaria del impuesto de sucesiones sobre una herencia, la Agencia Tributaria tiene cuatro años para revisar dicha liquidación y reclamar los pagos adicionales que estime, a los que los herederos a su vez pueden presentar alegaciones que interrumpen el plazo.

Sin embargo, los herederos entienden que al anular el Tribunal Económico Administrativo Regional la liquidación complementaria inicial, que sí se hizo en plazo, por un defecto de forma, supone que la misma «no ha existido» por lo que la Agencia Tributaria debe iniciar el procedimiento desde el principio si bien ya se han superado los cuatro años desde el fallecimiento de ambos progenitores y el pago del impuesto de sucesiones por los herederos, por lo que considera prescrita la posibilidad de Hacienda de insistir en la reclamación complementaria.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-hacienda-exige-600000-euros-cinco-herederos-pese-recargo-impuesto-sucesiones-201711211900_noticia.html

¡Algo más que impuestos!

Se ha anunciado recientemente la eliminación del impuesto de sucesiones para todos los murcianos en 2018, lo cual me parece, si no la mejor, de las mejores medidas que un Gobierno puede poner en marcha pensando en las futuras generaciones.

Merece la pena vivir la vida, como merece la pena y hasta puede constituir un motivo de orgullo poder dejar a nuestros hijos lo que en la vida hemos logrado. De este modo se estrechan lazos familiares, se enriquecen las generaciones y, en última instancia, la sociedad que es así fertilizada. Nada impide que nuestros valores, los proyectos culturales o intelectuales en los que nos hayamos empeñado, pasen a nuestros hijos y enriquezcan la sociedad. Pero lo que está en cuestión ahora es que también los logros materiales puedan ser disfrutados por la siguiente generación.

La eliminación del impuesto de sucesiones reconoce e intenta paliar una situación que afectaba a un número creciente de familias que se veían obligadas a renunciar a herencias por no estar en condiciones de asumir los impuestos generados por la herencia recibida. Y así seguirá mientras no entre en vigor la nueva normativa: obligados a abandonar sus recuerdos de niñez, la casa en la que crecieron y que tanto costó levantar a sus padres, porque no tienen dinero con el que pagar los impuestos. Esto, como es obvio, no debe ser catalogado de problema simplemente económico, no es tampoco una cuestión exclusivamente fiscal; es una aberración social. Y digo esto porque, aunque la medida anunciada apunta a suprimirlo en Murcia, ni ocurre así en el resto de España ni, y es lo preocupante, es imposible que se reponga.

La gestión de lo público, la política y los políticos, deben actuar y tomar decisiones de manera holística, teniendo en cuenta, no digo ya los intereses generales, ya que nadie sabe cuáles son ni quien los determina, sino teniendo en cuenta que cualquier decisión que tomen afecta y afectará de manera más o menos exponencial al resto de variables sociales y a las futuras generaciones. A lo largo de los últimos años hemos podido observar determinadas prácticas por parte de esos de «Hacienda somos todos» que parecen irrelevantes pero que a la larga no favorecen el establecimiento de un Estado verdaderamente social. En estos últimos años algunos vecinos han recibido una notificación del catastro con carta de liquidación de 60 euros por regularización catastral. Muchos vecinos han pensado que no merecía la pena hacer reclamación por 60 euros y directamente han pagado. Otros vecinos, muchos, han visto como su recibo de contribución ha subido un año, y otro también, a razón de un 1%, bajo pretexto de no ser una subida de impuestos sino una mera actualización. Y luego, ante estas ´irrelevancias´ vemos que, en el impuesto de la renta, como nos han subido las valoraciones de rentas imputadas por posesión de inmuebles, aunque anuncien que han bajado los impuestos, resulta que ahora te sale a pagar la renta dado que las bases imponibles son sustancialmente más elevadas que antes de las regularizaciones. Un dislate con perjuicio generado en una única dirección: los contribuyentes, las familias.

Pero las cuentas tienen que cuadrar y los acontecimientos invitan a pensar que igual que nos van a quitar el impuesto para el 2018, poco tiempo pasará para tener que volver a pagarlo. Teniendo en cuenta que, aun estando cedido a las Comunidades autónomas, el impuesto de sucesiones es de competencia estatal y que el comité de expertos designado para el diseño de un nuevo sistema de financiación autonómica propuso que se estableciera un mínimo general para todas las Comunidades autónomas y, además, a la vista de que toda esa urgencia que teníamos por aprobar un nuevo modelo de financiación autonómica que corrija la infrafinanciación de la Región de Murcia ya no es tan urgente porque hay que arreglar primero el dislate catalanista (y todo parece indicar que se arreglará con mayores fondos para Cataluña en detrimento del resto de Comunidades autónomas) mucho me temo que después de las elecciones municipales y autonómicas de 2019, para que las cuentas cuadren, nos veremos obligados a volver a pagar el impuesto de sucesiones.

La configuración actual de muchos impuestos no constituye un verdadero mecanismo de redistribución de renta sino meras herramientas recaudatorias. Por esta razón y porque una verdadera actualización es algo más que actualizarnos las bases imponibles (es decir, subirnos los impuestos) deberían reconsiderar la configuración global de los impuestos que pagamos, ajustando debidamente su verdadera razón de ser y pensar que cualquier decisión que se tome pone en riesgo la sostenibilidad de muchas familias, el mantenimiento de nuestro sistema de convivencia y sobre todo, lo que es más importante, nuestra cultura. Miren Cataluña.

Más información en: http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2017/11/17/impuestos/875787.html