¡Algo más que impuestos!

Se ha anunciado recientemente la eliminación del impuesto de sucesiones para todos los murcianos en 2018, lo cual me parece, si no la mejor, de las mejores medidas que un Gobierno puede poner en marcha pensando en las futuras generaciones.

Merece la pena vivir la vida, como merece la pena y hasta puede constituir un motivo de orgullo poder dejar a nuestros hijos lo que en la vida hemos logrado. De este modo se estrechan lazos familiares, se enriquecen las generaciones y, en última instancia, la sociedad que es así fertilizada. Nada impide que nuestros valores, los proyectos culturales o intelectuales en los que nos hayamos empeñado, pasen a nuestros hijos y enriquezcan la sociedad. Pero lo que está en cuestión ahora es que también los logros materiales puedan ser disfrutados por la siguiente generación.

La eliminación del impuesto de sucesiones reconoce e intenta paliar una situación que afectaba a un número creciente de familias que se veían obligadas a renunciar a herencias por no estar en condiciones de asumir los impuestos generados por la herencia recibida. Y así seguirá mientras no entre en vigor la nueva normativa: obligados a abandonar sus recuerdos de niñez, la casa en la que crecieron y que tanto costó levantar a sus padres, porque no tienen dinero con el que pagar los impuestos. Esto, como es obvio, no debe ser catalogado de problema simplemente económico, no es tampoco una cuestión exclusivamente fiscal; es una aberración social. Y digo esto porque, aunque la medida anunciada apunta a suprimirlo en Murcia, ni ocurre así en el resto de España ni, y es lo preocupante, es imposible que se reponga.

La gestión de lo público, la política y los políticos, deben actuar y tomar decisiones de manera holística, teniendo en cuenta, no digo ya los intereses generales, ya que nadie sabe cuáles son ni quien los determina, sino teniendo en cuenta que cualquier decisión que tomen afecta y afectará de manera más o menos exponencial al resto de variables sociales y a las futuras generaciones. A lo largo de los últimos años hemos podido observar determinadas prácticas por parte de esos de «Hacienda somos todos» que parecen irrelevantes pero que a la larga no favorecen el establecimiento de un Estado verdaderamente social. En estos últimos años algunos vecinos han recibido una notificación del catastro con carta de liquidación de 60 euros por regularización catastral. Muchos vecinos han pensado que no merecía la pena hacer reclamación por 60 euros y directamente han pagado. Otros vecinos, muchos, han visto como su recibo de contribución ha subido un año, y otro también, a razón de un 1%, bajo pretexto de no ser una subida de impuestos sino una mera actualización. Y luego, ante estas ´irrelevancias´ vemos que, en el impuesto de la renta, como nos han subido las valoraciones de rentas imputadas por posesión de inmuebles, aunque anuncien que han bajado los impuestos, resulta que ahora te sale a pagar la renta dado que las bases imponibles son sustancialmente más elevadas que antes de las regularizaciones. Un dislate con perjuicio generado en una única dirección: los contribuyentes, las familias.

Pero las cuentas tienen que cuadrar y los acontecimientos invitan a pensar que igual que nos van a quitar el impuesto para el 2018, poco tiempo pasará para tener que volver a pagarlo. Teniendo en cuenta que, aun estando cedido a las Comunidades autónomas, el impuesto de sucesiones es de competencia estatal y que el comité de expertos designado para el diseño de un nuevo sistema de financiación autonómica propuso que se estableciera un mínimo general para todas las Comunidades autónomas y, además, a la vista de que toda esa urgencia que teníamos por aprobar un nuevo modelo de financiación autonómica que corrija la infrafinanciación de la Región de Murcia ya no es tan urgente porque hay que arreglar primero el dislate catalanista (y todo parece indicar que se arreglará con mayores fondos para Cataluña en detrimento del resto de Comunidades autónomas) mucho me temo que después de las elecciones municipales y autonómicas de 2019, para que las cuentas cuadren, nos veremos obligados a volver a pagar el impuesto de sucesiones.

La configuración actual de muchos impuestos no constituye un verdadero mecanismo de redistribución de renta sino meras herramientas recaudatorias. Por esta razón y porque una verdadera actualización es algo más que actualizarnos las bases imponibles (es decir, subirnos los impuestos) deberían reconsiderar la configuración global de los impuestos que pagamos, ajustando debidamente su verdadera razón de ser y pensar que cualquier decisión que se tome pone en riesgo la sostenibilidad de muchas familias, el mantenimiento de nuestro sistema de convivencia y sobre todo, lo que es más importante, nuestra cultura. Miren Cataluña.

Más información en: http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2017/11/17/impuestos/875787.html

Stop Impuesto de Sucesiones pide a la Junta una ley de transitoriedad para paralizar los embargos

La Asociación Stop Impuesto de Sucesiones y Donaciones ha pedido este miércoles a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, una ley de transitoriedad con el objetivo de paralizar los embargos que pesan sobre las familias herederas.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a los medios a las puertas del Parlamento andaluz el presidente de la asociación, Juan Carlos Valverde,quien ha lamentado que la Junta y su socio de Gobierno, Ciudadanos, han hecho «un pacto de cara a acallar a la opinión pública» con el impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía.

Según Valverde, se trata de una modificación que además «no es un proyecto de ley» como había recomendado el Consejo Consultivo, pero «no han querido». Así las cosas, ha dicho que «las familias se encuentran ahora sujetas a embargo para perder sus casas y todos los bienes que tienen, no sólo los heredados -que ya es una injusticia- sino también los suyos propios porque responden con los bienes privativos».

Paralizar hasta que los jueces dictaminen

En este sentido, ha insistido en que estas familias están «a punto» de perder su propia vivienda, por lo que lo «único» que piden a la Administración andaluza es que promulgue una ley de transitoriedad con el objetivo de paralizar los embargos en tanto los jueces no dictaminen.

«Los jueces desde que el Tribunal Supremo (TS) dio como nulo el cálculo que empleaba la Junta para las multas y los intereses, para las viviendas y para pagar, en definitiva, el impuesto están dictaminando en cascada las sentencias negativas a la Administración», ha manifestado.

Por tanto, ha insistido en la paralización de este impuesto por parte de la Junta y su socio de Gobierno hasta que la Justicia decida. «Si la familia pierde que haga frente a las consecuencias por muy injusta que sea la ley pero si la familia gana, como está sucediendo, que no pierdan sus bienes y que les devuelvan por supuesto todo lo que le han robado», ha dicho.

«Igual que los madrileños»

De hecho, ha rehusado entrar a valorar «la quimera» del millón de euros y los valores catastrales. Por el contrario, ha hecho hincapié en la bonificación porque, a su juicio, los andaluces no son «ciudadanos de tercera». «Queremos ser igual que los madrileños o los canarios; queremos ser igual que Extremadura, que no es una potencia dentro de España pero ha bonificado este impuesto al 99 por ciento; o Murcia», ha instado. Sin embargo, ha añadido que «Andalucía se está quedando sola en esta guerra y es un pulso de la Junta con el pueblo».

Sobre las donaciones, Valverde ha criticado «el bloqueo» que ha llevado a cabo el Gobierno de Díaz, que «a futuro quiere regresar al modelo anterior», siendo «un elemento fundamental» para que muchas familias salgan del «atolladero» en el que están inmersas. Por tanto, han solicitado igualmente las donaciones libres mediante un traspaso generacional, «pero (la administración) no tendrían donde hincar el diente».

Por último, ha comentado que «según Díaz y Marín se ha hecho justicia», si bien ha añadido que «estas familias se van a ver en la calle y ellos están pasando por encima de su pueblo y están legislando de espaldas al mismo».

Por su parte, una de las afectadas por este impuesto, Maribel Pires, ha pedido encadenada a las puertas del Parlamento andaluz que los políticos escuchen y dejen de robar a las familias andaluzas. «Se ha mentido, han dicho que se ha reformado pero lo que se ha reformado es una migaja pero qué pasa con las familias afectadas que nos dejan tiradas en la cuneta como si fuéramos una vulgar colilla», se ha preguntado para añadir visiblemente indignada que «no». «Los políticos nos tienen que buscar soluciones a todas las familias afectadas», ha concluido.

Más información: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-stop-impuesto-sucesiones-pide-junta-ley-transitoriedad-para-paralizar-embargos-201711152032_noticia.html

Feragua pide la supresión total del impuesto de sucesiones, "que pone en peligro el relevo generacional en el sector"

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) ha mantenido este miércoles una reunión con la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones en la que ha mostrado su apoyo y colaboración para solicitar a la Junta de Andalucía la supresión total al impuesto de sucesiones, una iniciativa promovida por esta asociación y que está siendo secundada por distintas organizaciones de la sociedad civil andaluza.

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) ha mantenido este miércoles una reunión con la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones en la que ha mostrado su apoyo y colaboración para solicitar a la Junta de Andalucía la supresión total al impuesto de sucesiones, una iniciativa promovida por esta asociación y que está siendo secundada por distintas organizaciones de la sociedad civil andaluza.

La reunión, mantenida entre el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, y el presidente de la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones, Juan Carlos Valverde, ha servido para formalizar su acuerdo de colaboración y analizar posibles acciones comunes con el fin de reclamar la eliminación íntegra de este impuesto, según ha informado Feragua en un comunicado.

Para la organización, este tributo pone en peligro la continuidad de las explotaciones de regadío y supone una amenaza para el relevo generacional en este sector, precisamente cuando lo que se está impulsando es que las nuevas generaciones de regantes y agricultores continúen desarrollando esta importante actividad productiva en nuestra comunidad.

"Una actividad económica fundamental en Andalucía, que supone el 60 por ciento del PIB agrario, más de 180.000 empleos y un volumen de facturación anual superior a los de 6.000 millones de euros, con beneficios directos para el medio ambiente, el equilibrio demográfico y el sostenimiento del medio rural", ha señalado José Manuel Cepeda, presidente de Feragua.

Feragua considera además que el mantenimiento de este impuesto supone un injusto agravio comparativo con los regantes de otras comunidades autónomas españolas y una clara situación de situación de desigualdad que reduce de manera seria las posibilidades de desarrollo de la agricultura de riego andaluza en relación con la del resto del país y de Europa.

"Los regantes andaluces ya tenemos una fuerte carga impositiva y con este impuesto se hace cada vez más complicada y pesada la actividad empresarial en el sector agrícola, poniendo en peligro el desarrollo sostenible del regadío y, lo que es más importante, el empleo actual y de futuro asociado a este ámbito", ha afirmado Cepeda.

Tras la reunión mantenida, Feragua ha manifestado que se sumará apoyando las nuevas acciones y manifestaciones que la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones tiene previsto poner en marcha en las próximas semanas con el fin de lograr la eliminación íntegra de este tributo y la paralización de los expedientes de los afectados.

Según ha señalado el presidente de la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones, Juan Carlos Valverde, "la nueva normativa aprobada en los presupuestos andaluces tiene trampa, es provisional y no garantiza que se mantenga en el futuro". "Dejará exentas de tributación las herencias inferiores al millón de euros, pero sólo en el caso de herederos directos y no en caso de otros familiares cercanos", ha apuntado.

Además, según ha indicado Valverde, no afecta en el caso de las donaciones y no se aplica con retroactividad, "por lo que no da ninguna solución a todos aquellos afectados que actualmente tienen causas abiertas o embargos de la administración por la fiscalización de este impuesto".

Más información en:

http://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20171108/432720986775/feragua-pide-la-supresion-total-del-impuesto-de-sucesiones-que-pone-en-peligro-el-relevo-generacional-en-el-sector.html

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-feragua-pide-supresion-total-impuesto-sucesiones-pone-peligro-relevo-generacional-sector-20171108150213.html

http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/8731274/11/17/Feragua-pide-la-supresion-total-del-impuesto-de-sucesiones-que-pone-en-peligro-el-relevo-generacional-en-el-sector.html

Nuestra directiva #STOPImpuestoSucesiones ante la Comisión de Hacienda y Administración Pública

Comparecencia de los agentes sociales y organizaciones que pudieran estar interesados en la regulación del Proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para el año 2018.

¿Cuánto pagan los andaluces por el impuesto de sucesiones y donaciones?

Todos los españoles son iguales ante la ley, menos a la hora de pagar impuestos. El Estado de las Autonomías ha generado disparidades que son especialmente sangrantes en el caso del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que a partir de 2018 experimentará su segunda reforma en lo que va de legislatura en Andalucía. Como consecuencia de las distintas exenciones, deducciones y tipos de gravamen que aplica cada región, un andaluz que herede de su padre puede llegar a pagar hasta cien veces más que un madrileño y 1.200 veces más que un contribuyente de Canarias.

El ejemplo está sacado de un estudio (el Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017) que compara la cuota que se pagaría en cada comunidad autónoma por una persona soltera de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden al valor de la vivienda del fallecido. En Andalucía tendría que abonar 164.049,35 euros, frente a los 1.586,04 euros que pagaría si el mismo contribuyente viviese en Madrid, 1.486,68 euros si se trasladara a Cantabria, y sólo 134,23 euros si su domicilio estuviera en Canarias.

Esta es la poca favorecedora foto que arroja el impuesto de sucesiones en estos momentos. A partir de enero, este contribuyente no pagaría el tributo al declararse exentos los familiares directos que reciban hasta un millón de euros en herencia. La rebaja es fruto de una reforma pactada entre Ciudadanos y el PSOE ante la clamor social en contra de este tributo cedido a las autonomías por el Estado.

ABC hace una radiografía de cómo funciona en Andalucía el impuesto más odiado del sistema tributario español en la actualidad.

¿Quién está exento de pagar el tributo?

Desde el 1 de enero de 2017, el mínimo exento de tributación para las herencias que dejan los parientes directos está en los 250.000 euros. Para bases imponibles de entre 250.000 y 350.000 euros, los 200.000 primeros euros están libres de impuesto y se pagará por todo lo que exceda de esa cantidad. Por ejemplo, si la herencia está valorada en 280.000 euros, la base para calcular el tributo serán 80.000 euros.

 

Pero si ésta supera los 350.000 euros (lo que no es tan extraño tras pasar por el filtro de los coeficientes multiplicadores), la factura aumenta de forma exponencial. Un hijo soltero mayor de 21 años que hereda de su padre bienes valorados en 350.000 euros paga 21.262 euros a Hacienda, mientras que si éstos suman 350.001 euros, ese euro de más triplica la factura en la actualidad: 68.217 euros. La exención tiene sus condicionantes. El heredero de un inmueble está obligado a mantenerlo durante al menos tres años (hasta hace unos meses eran diez). Pasado este plazo, podrá venderlo sin perder la reducción en el tributo.

¿Se puede aplazar el pago del tributo?

Sí. El plazo máximo para pasar por caja es de seis meses desde el fallecimiento. Pasado ese período, Hacienda cobra un recargo estipulado por ley. Lo que pocos saben es que el aplazamiento debe solicitarse en el quinto mes. Para ello debe presentar un aval bancario por el importe de lo que debe y no siempre es fácil obtenerlo. Fraccionar el pago puede ser una alternativa, ya que los intereses son inferiores a los que ofertan las entidades financieras.

¿Cómo se calcula el valor de las herencias?

Al recibir una herencia se tienen en cuenta tanto el patrimonio preexistente que tienen los herederos como el valor de los bienes que se reciben. Para calcular la base imponible se multiplica el valor catastral de la vivienda o local por unos coeficientes que la Junta de Andalucía actualiza cada año y que aumentan la cuota teóricamente con el fin de acercarse al valor real en el mercado en el momento del fallecimiento.

Sin embargo, los detractores del tributo, entre los que se encuentran afectados, abogados y notarios, afirman que los valores están inflados y no se compadecen con la realidad. Así, por ejemplo, en Sevilla un piso valorado por el Catastro en 100.000 se multiplica por 2,55, por lo que pasa a tasarse en 255.000 euros por parte de la Agencia Tributaria. La crisis agrandó las diferencias entre el valor asignado por la Junta y el real. Los expertos en tramitación de herencias recomiendan buscar a un tasador porque no hay que fiarse de lo que marca la Administración.

¿Qué gastos se puede uno deducir en el tributo?

Son gastos deducibles en el impuesto los del entierro y funeral, los derivados de los pleitos que pueda originar una herencia, así como los denominados «gastos de última enfermedad». Por ejemplo, los gastos de cuidados en el caso de que el causante esté diagnosticado como dependiente. Pero para ello hay que guardar siempre las facturas.

¿La reforma beneficiará a todos los herederos?

No. Desde el 1 de enero se librarán de pagar los andaluces que hereden de familiares directos hasta un millón de euros. Son considerados familiares directos los hijos, padres, nietos y cónyuges. Ni los hermanos ni los sobrinos, por mucho apego que se tengan, se podrán beneficiar de la reforma. Para ellos, que están encuadrados en el grupo III, la situación permanece invariable.

La Junta de Andalucía establece una reducción de 7.993,46 euros en general y otra del 95% en el caso de la vivienda habitual heredada entre hermanos mayores de 65 años. En otras comunidades hay más ventajas, pero lo cierto es que las diferencias son menores a medida que los lazos de parentesco son más lejanos. En Vizcaya, en las herencias entre hermanos están exentos los primeros 40.000 euros y los primeros 20.000 euros en el caso de los tíos y sobrinos. En Canarias, en cambio, se bonifican 9.300 euros, mientras que Madrid, Galicia y Cataluña tienen la misma reducción que Andalucía.

La reforma tampoco afecta a los expedientes que están en trámite y a herederos estén inmersos en procesos de embargo por impago del tributo. STOP Impuesto Sucesiones pide que se aplique la reforma con retroactividad, pero su demanda no ha sido atendida por la Junta.

¿Cuánto recauda la Junta por este impuesto?

Durante 2016, el último ejercicio liquidado, la Junta de Andalucía recaudó 340,85 millones de euros a través del impuesto de sucesiones y donaciones. Según los datos de la Administración, de 255.009 autoliquidaciones por sucesiones tuvieron que realizar un ingreso 19.136.

Más información en: http://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-cuanto-pagan-andaluces-impuesto-sucesiones-y-donaciones-201710242249_noticia.html

Daniel Lacalle y Juan Carlos Valverde en exclusividad para #STOPImpuestoSucesiones

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es uno de los economistas con más tirón mediático de España. Reputado gestor de fondos en la City de Londres y embajador de la Comunidad de Madrid en la capital británica por la Cámara de Comercio, es capaz de traducir un sesudo análisis sobre los mercados y desentrañar los misterios de la crisis con palabras que todo el mundo entiende.

La pizarra de este gurú liberal lo mismo disecciona el impuesto con peor fama del sistema tributario español que la tormenta financiera desatada por la posible declaración de independencia en Cataluña. El economista conversa con Juan Carlos Valverde donde ha compartido mesa y mantel con miembros de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones.