smartphone-1987212_1920.jpg

Saludo

Juan Carlos Valverde - Presidente Asociación STOP Impuesto Sucesiones.

Juan Carlos Valverde - Presidente Asociación STOP Impuesto Sucesiones.

BIENVENIDO A NUESTRA ASOCIACIÓN.

En STOP Impuesto Sucesiones, jamás se tomará por bandera otra causa que la justicia social. Nunca consentiremos que nos manipulen en función de intereses partidistas, ni toleraremos nos identifiquen con ellos. Nunca nos cansaremos de llamar una y otra vez a las puertas de quienes son responsables de este drama y en su mano tienen acabar con toda esta injusticia. Lo haremos con todas nuestras fuerzas y energías y cuando nos sangren los nudillos de una mano emplearemos la otra y si ésta también se destroza en el intento, otros vendrán a relevarnos.

No cejaremos en nuestro empeño por más que una maquinaria de poder bien engrasada quiera impedírnoslo. Al final del camino abriremos la puerta a la justicia acabando con tanto sufrimiento o esta será derribada a fuerza de tanto llamar sin respuesta.

Dos peticiones concretas a los políticos Autonómicos y Nacionales, la primera es obligada y consiste en bonificar al  99,9 %  este tributo en las autonomías y su posterior derogación nacional  terminando  con el suplicio y la injusticia que están  generando; la segunda es que desciendan del pedestal y se acerquen al pueblo, que conozcan los casos de injusticia y sufrimiento que ellos están provocando y que dialoguen con las víctimas, como hacemos nosotros cada día. Es seguro que, si lo hacen, ese impuesto brutal dejara pronto de existir.

Que nadie se confunda. Nacimos con un único objetivo y cuando se logre nos marcharemos con la misma entereza y serenidad de nuestros comienzos, sin otro bagaje que la satisfacción de quien alcanza una justa meta, acompañados por la amistad de quienes la hicieron posible.

TELÉFONO

666361871

sEVILLA

STOP Impuesto Sucesiones- Apartado de correos 20010. CP: 41080 Sevilla.

REGISTRO

Registro Nacional de Asociaciones
Sección 1ª Numero Nacional: 612692
N.I.F: G90307026

HORARIO

L-V 16pm–21pm
S-D 9am–14pm
 

¿Qué es el Impuesto de Sucesiones?

Es un tributo mediante el cual se grava, es decir: "se castiga", los bienes que uno recibe de forma no onerosa, o en otras palabras: "gratuita".
Si compro un piso pago el impuesto de Transmisiones patrimoniales, si me regalan un piso en vida o si lo heredo tras la muerte de un familiar hay que pagar el impuesto de sucesiones y donaciones.

¿Cuál es la justificación política para convencer a la sociedad de la necesidad de este impuesto?

La misma que para todos los tributos: "la financiación de la sanidad, la educación y las políticas sociales". Parece una broma de mal gusto que en la época de mayores recortes sanitarios, educativos y sociales, se pueda exigir un impuesto por recibir un regalo.

¿Cuál es la justificación tributaria de este impuesto?

Ninguna. Sólo el afán recaudatorio. No hay argumentos que puedan explicarlo de otro modo, en el momento que se debe pagar un precio por un bien que te están regalando.

¿Quién debe pagarlo?

Todo aquél que recibe de forma gratuita un bien, en función de variables como el parentesco, se su patrimonio previo, del valor que desde la administración se conceda el bien.

El valor se calcula con una complicada fórmula donde se ponen en relación el valor catastral y unos valores fijos que se establecen para cada município desde la administración autonómica. En este caso, desde la Junta de Andalucía.

El problema aparece cuando el valor catastral está fijado desde antes de la crisis y tenemos viviendas sobre valoradas... Por lo que la persona supera fácilmente los 250 000 euros a partir de los cuales, debe abonar el impuesto.

Verdades del Impuesto de Sucesiones

Es injusto pues fomenta la desigualdad entre españoles, vulnerando principios constitucionales y de la Unión europea.

Es discriminatorio, cebándose unicamente con la clase trabajadora, los “ricos” tienen los instrumentos fiscales y medios proporcionados por el propio gobierno para evadirlo o reducirlo al máximo.

Es inútil, al no cumplir por tanto el fin para el que fue creado “la teórica redistribución de la riqueza”.

Es marginal, ya que tan solo supone una media del 1.3 % de los recursos no financieros que manejan las regiones.

Es confiscatorio, expoliándote a la fuerza lo que legítimamente por derecho te pertenece.

Es abusivo, tributando una vez más por lo ya tributado gravado y pagado varias veces a lo largo de una vida de esfuerzo. - Es cruel, riéndose de la voluntad de tus difuntos que lucharon por darte una vida mejor.

Es desproporcionado, frente al resto de tributos aprovechándose de la fuerte carga emocional que comportan los bienes sobre los que recae.

Es corrupto, en su base de calculo inflando los coeficientes para asegurar la “mordida”.

Es desalmado, pues no tiene en cuenta la situación real del heredero, exigiendo un pago por adelantado para liberar unos bienes legítimamente suyos.

Es despiadado, al no aceptar la renuncia posterior, la dacción en pago, o la fragmentación de la herencia.

Es contrario a la familia, al ser la unidad familiar en su conjunto quien asume y sufre los sacrificios para crear el legado que después le es despiadadamente arrebatado.

Es inhumano, sumiendo a la familia en la mas absoluta indefensión y ruina ante el desproporcionado abuso de poder de la administración publica cuyo deber debería ser defender el bien común y procurar en todo momento la felicidad de los administrados.

Es indigno, privándote de tu pasado, robándote el presente e hipotecando el futuro de tu familia. - Es un ataque directo al ahorro, y por tanto a la inversión lo que se traduce en perdida de empleo y riqueza.

Es devastador fomentando la fuga de empresas y capitales empobreciendo con ello a nuestra tierra, estando ya Andalucía en el umbral del 35,4% de pobreza, trece puntos por encima de la media nacional.

Es anti social, Con la desinversión crece igualmente el paro, estando Andalucía cercana al 30%, el mayor de España.

Es despótico provocando la renuncias de las familias al no poder disponer del bien ni acceder al crédito para liquidar el impuesto. Desde 2007 año del comienzo de la crisis, Según datos del colegio oficial del notariado el número de renuncias aumento en un 420%, cerrando el 2016 en el 13,1% más de 20 diarias.

 Es un bandolerismo institucional, robando al pobre para dárselo al rico, embargando a la clase trabajadora unos bienes que son malvendidos a quienes realmente tienen capital sobrado para su compra.

Es usurero, pues una vez subastados tus bienes por un valor muy inferior al reclamado sigues debiendo el diferencial a la Junta quien ademas aplica sanciones económicas e intereses desproporcionados.

Es inmoral, un tributo denostado y marcado como injusto en su aplicación por el defensor del pueblo Andaluz y Nacional, el tribunal constitucional, tribunal Supremo e incluso el mismo tribunal Europeo.

Es un desacato de la clase política a los preceptos de nuestra constitución, creada para y por la defensa igualdad y bienestar de todos los españoles.

Es un engaño continuo al pueblo por parte de egolatras políticos egoístas que traicionan con total descaro e impunidad sus programas electorales en beneficio propio.

Es un abuso canalla del poder, la Señora Susana Diaz y sus socios de gobierno desde su prepotencia política consienten todo lo anterior dando la espalda al pueblo a quien dicen representar, dilapidan fondos públicos tratando de ocultar la sangrante realidad, mientras amparan y promueven este incuestionable drama social, haciendo caso omiso del clamor popular y llamamientos de todos los sectores y colectivos de nuestra tierra para acabar con tanta injusticia y sufrimiento estéril.

Finalmente todo el sudor, trabajo, esfuerzo y esperanzas de quienes tan solo querían legarnos un futuro mejor sirve unicamente para pagar la mala gestión, corruptelas, despropósitos, pesebrismo y perpetuación de un régimen clientelar, una misera dedocracia señalada por la Unión Europea como la mas corrupta del país, que ostenta la vergüenza añadida de batir todos los indicadores de pobreza, paro e ignorancia.

Las Mentiras de las Junta "No te dejes Manipular"

Luchar contra el Impuesto de Sucesiones y Donaciones no consiste sólo en protestar, manifestarse y gritar contra la injusticia de ese tributo. Es necesario, también, desmontar las mentiras y falsos argumentos de la Junta de Andalucía para justificar ese expolio. Es lo que pretendo hacer con este texto.

La Junta de Andalucía, ante el incuestionable drama social de miles de familias trabajadoras afectadas por el cobro de un tributo injusto y desproporcionado, que acarrea la ruina económica, impotencia y desesperación de aquellos a quienes dice representar y proteger, quiere acallar la voz del pueblo con una campaña, pagada con los fondos aportados por el contribuyente, cuyos únicos fines son frenar la justa rebelión popular con el tributo más injusto de España y ocultar una realidad que refleja vicios como el abuso de poder, la burla a los muertos, la humillación de miles de familias y el desacato a los mandatos de la Constitución.

Muchos andaluces nos sentimos sorprendidos de que la Junta no dude ni le tiemble el pulso a la hora de mantener la injusticia y enfrentarse a sus propios ciudadanos con tal de alcanzar el que siempre es su gran objetivo egoísta: mantenerse en el poder.

Primera Mentira: “Es un impuesto para los ricos”.

Completamente falso porque lo dicen las estadísticas y porque las personas con sobrados recursos económicos tienen la capacidad, asesorados por gabinetes de especialistas, para crear sociedades instrumentales y adquirir productos financieros que eluden el impuesto, recursos que no están al alcance de las familias trabajadoras, que son las que sufren el expolio que ese impuesto conlleva. Es sobre el ahorro y esfuerzo de la clase trabajadora sobre quien recae este injusto tributo, privándola de su pasado, expoliando su presente e hipotecando su futuro.

Segunda Mentira: “En Andalucía este impuesto solo afecta al 7%”.

Esas cifras hacen referencia únicamente a las personas que pasan por “caja”, una gran parte de ellas endeudándose para pagar nuevamente por lo ya pagado y tributado. La Junta de Andalucía no cita las renuncias que se producen cuando las familias no pueden acceder a créditos, que les permitan liquidar el impuesto, prueba de ello el dato del último informe 2016 del Colegio Notarial que cifra un aumento del 420% de las renuncias en Andalucía desde el comienzo de la crisis. Más de 7.000 familias andaluzas se vieron afectadas el último año por este motivo.

Tercera Mentira: “Las renuncias lo son por deudas acumuladas del difunto”.

Por norma, las personas fallecen a edad avanzada, justo en el momento de la vida en el que ya cuentan con un capital consolidado y libre de cargas. Los casos de ciudadanos que fallecen a edad temprana y por tanto con “cargas”, son la excepción a dicha norma. Este dato se mantiene con leves oscilaciones a lo largo del tiempo, y prueba de ello es lo reflejado en el punto anterior. Antes de la crisis había un número similar de “herencias con cargas”, y es la ausencia de acceso al crédito lo que obliga a renunciar al no poder satisfacer en modo alguno el impuesto, perdiendo así todo por cuanto luchó tu familia para darte un futuro mejor.

Cuarta Mentira: “La vivienda habitual del difunto no tributa”.

La máxima bonificación requiere que el heredero viviese al menos los dos años anteriores en la vivienda del difunto. Además, el importe de dicha bonificación queda anulado si la masa hereditaria total supera los 250.000€, pues en ese caso se pagaría desde el primer euro heredado.

Quinta Mentira: “En una familia con dos hijos, estos no pagaría nada”.

Es uno de los ejemplos más expuestos por la Junta de Andalucía. En este supuesto no hablan de los valores del capital preexistente, es decir, el capital financiero e inmobiliario que el heredero ya pudiera tener previamente y que se tendrá en cuenta reduciendo las posibles bonificaciones que pudieran aplicarse, esto sin contar que la media de natalidad esta en 1,5 hijos por familia.

Sexta Mentira: “Se tributa por el valor real de los bienes inmobiliarios heredados”.

Es la mayor y más sangrante de las mentiras difundidas. La Junta de Andalucía aplica a los bienes inmuebles una fórmula resultante de aplicar al valor catastral un coeficiente multiplicador específico para cada localidad, añadiendo además para asegurarse el cobro del tributo un 3% de ajuar, dando igual que se trate de una vivienda vacía, local o campo. Esto provoca una sobre tasación de los bienes que multiplica varias veces su valor real de mercado, obligando así al pago del tributo. Lo anterior es tan prepotente y descarado que la Junta de Andalucía fue apercibida en el informe anual del defensor del pueblo andaluz, de 2015, y también del defensor del pueblo español, de 2016. Igualmente, hay sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo que cuestionan el método de cálculo empleado sobre los valores catastrales, por colocar a las familias andaluzas en una completa indefensión ante el voraz injusto y desmedido afán recaudatorio de sus gobernantes.

Séptima Mentira: “El gobierno de la nación es quien debe de dar solución”.

El impuesto de sucesiones y donaciones, pese a estar siendo eliminado en toda Europa, fue revisado e implantado en España en 1987 por el gobierno socialista de Felipe González, transfiriéndose plenamente su gestión a las autonomías con el de Zapatero, en el marco de la financiación autonómica. La Ley estatal únicamente establece cómo calcular la base imponible del impuesto. Sin embargo, el cálculo de la base liquidable (coeficientes multiplicadores) y la tarifa aplicable (deducciones) depende de cada Comunidad Autónoma. Es precisamente esta facultad legislativa la que provoca las enormes diferencias entre comunidades autónomas llevando en la práctica a que un ciudadano andaluz tenga que pagar cien veces más que un madrileño, o mil veces más, en algunos casos concretos, que un residente en Canarias. La Junta de Andalucía, tras la revisión a la baja realizada por otras comunidades autónomas, es la que mantiene en la actualidad los tipos mas altos de este injusto y desproporcionado tributo, provocando con ello un manifiesto daño moral y económico en miles de familias andaluzas, llevadas al límite de la desesperación e impotencia. Bastaría un simple cambio de la norma tributaria andaluza para acabar con tanto dolor y sufrimiento innecesario.

Octava Mentira: “Devolvemos al gobierno central este impuesto”.

Esa frase, repetida hasta la saciedad, es únicamente “un brindis al sol”; además su sólo planteamiento es una afrenta a nuestro estatuto de autonomía y un reconocimiento intrínseco de la alarma social suscitada y el fracaso de su modelo de gestión. Se trata simplemente de un intento a la desesperada de echar balones fuera, aún a sabiendas que dicho planteamiento es inadmisible, pues requeriría de una renegociación del modelo de financiación autonómico con el consiguiente consenso del resto del Estado español. Un gobierno democrático y decente no debería convertir en juego político el dolor y el sufrimiento de parte de sus ciudadanos. La catadura moral que ello conlleva invita a una profunda reflexión sobre la calidad democrática y ética de nuestros gobernantes.

Novena Mentira: “Con este impuesto pagamos la sanidad y educación”.

Es una vieja y rancia variante de aquel: “con esto pagamos las pensiones”, un trasnochado y caduco recurso al miedo, propio sólo de quienes no tienen otro argumento que esgrimir. La sanidad y educación son servicios básicos obligatorios para el Estado que se prestan en el resto de las autonomías, incluso en aquellas que tienen bonificado este impuesto al 99%. En algunas de ellas, la calidad de esos servicios son muy superiores. La Junta de Andalucía no ofrece por tanto, nada que justifique la desproporcionalidad de este tributo que para más vergüenza, es una ínfima parte de la recaudación total en comparación con el gasto que intentan justificar.

Décima Mentira: “Todo esto son maniobras partidistas”.

Cuando todo lo demás falla, el victimismo es el más usado de los recursos, sólo que en esta ocasión se pone en duda la integridad de una sociedad andaluza que ha decidido decir "basta" y de una asociación sin ánimo de lucro ni color político alguno, nacida por y para defender y apoyar a los afectados, dando a conocer una aplastante realidad largo tiempo e intencionadamente ocultada, aprovechándose para ello del drama, indefensión y sensación de aislamiento que hasta ahora provocaba en quienes lo padecían. Durante demasiado tiempo se estuvo vertiendo pólvora sobre el camino y bastó la chispa de unos pocos indignados ante el abuso para que la realidad de un drama injustificable, auspiciado por la codicia del poder, prendiera con fuerza en el corazón de la sociedad andaluza.

 

STOP IMPUESTO SUCESIONES

Jamás tomará por bandera otra causa que la justicia social. Nunca consentiremos que nos manipulen en función de intereses partidistas, ni toleraremos nos identifiquen con ellos. Nunca nos cansaremos de llamar una y otra vez a las puertas de quienes son responsables de este drama y en su mano tienen acabar con toda esta injusticia. Lo haremos con todas nuestras fuerzas y energías y cuando nos sangren los nudillos de una mano emplearemos la otra y si ésta también se destroza en el intento, otros vendrán a relevarnos. No cejaremos en nuestro empeño por más que una maquinaria de poder bien engrasada quiera impedírnoslo. Al final del camino abriremos la puerta a la justicia acabando con tanto sufrimiento o esta será derribada a fuerza de tanto llamar sin respuesta.

Dos peticiones concretas a los políticos andaluces: la primera es obligada y consiste en que bonifiquen al máximo ese impuesto y terminen con el suplicio y la injusticia que están  generando; la segunda es que desciendan del pedestal y se acerquen al pueblo, que conozcan los casos de injusticia y sufrimiento que ellos están provocando y que dialoguen con las víctimas, como hacemos nosotros cada día. Es seguro que, si lo hacen, ese impuesto brutal dejara pronto de existir.

Que nadie se confunda. Nacimos con un único objetivo y cuando se logre nos marcharemos con la misma entereza y serenidad de nuestros comienzos, sin otro bagaje que la satisfacción de quien alcanza una justa meta, acompañados por la amistad de quienes la hicieron posible.

 

Juan Carlos Valverde Presidente de la Asociación STOP Impuesto Sucesiones.

Recogida de firmas

C_aM8cPXkAEIs1K.jpg

Continuamos recogiendo firmas. Si desea colaborar con nuestra asociación puede ayudarnos distribuyendo nuestra hoja de recogida de firmas y remitiéndonos la misma una vez cumplimentada al apartado postal 20010 de Sevilla.

Una vez finalizada la campaña presentaremos las mismas a la mesa del congreso de los diputados.
Modelo de sobre para enviar las firmas tal cual se visualiza en la imagen:

ÚLTIMAS NOTICIAS

Donaciones

STOP IMPUESTO SUCESIONES es una asociación sin animo de lucro, nacida por y  para dar soporte jurídico y emocional de manera altruista y gratuita a los afectados por este injusto, desproporcionado y discriminatorio impuesto que tanto daño esta causando a miles de familias andaluzas, dando a conocer públicamente el drama social al que se ven abocadas. Nuestros ingresos proceden unicamente de las aportaciones voluntarias de quienes desean colaborar de esa forma con nuestra asociación. 

El Banco Santander S.A. a través de sus apoderados de la sucursal nº 4290 ubicada en la dirección: Avenida de Utrera Molina 1 41007 Sevilla. Acreditan la titularidad de la siguiente cuenta corriente.

Si deseas colaborar en sufragar los gastos de esta lucha contra el Impuesto de Sucesiones, puedes ingresar tu aportación en:

IBAN: ES8800494290022914029886

Nuestra plataforma actúa, en todo momento, bajo las más estrictas normas de control de ingresos y gastos. Contamos para ello con una auditoría profesional que certifica nuestros movimientos que podrán ser consultados en registro publico.

 

Formulario de contacto general

Si desea contactar con nuestra asociación vía cumplimente el siguiente formulario de contacto:

Nombre *
Nombre

Teléfono: 666361871 Asociación STOP Impuesto Sucesiones.

ayuda@stopimpuestosucesiones.org
info@stopimpuestosucesiones.org

prensa@stopimpuestosucesiones.org

Si desea mandarnos correo tradicional puede hacerlo al apartado Postal 20010 - Sevilla
Si necesita asesoramiento legal por favor contacte mediante nuestro formulario